Outlander: cerró su tercera temporada con un final feliz, pero después de mucho sufrimiento

Caitriona Balfe, en Outlander
Caitriona Balfe, en Outlander
La serie se despidió por este año de la pantalla desde la pantalla de FOX Premium con más aventuras y obstáculos para los protagonistas
Laura Marajofsky
(0)
12 de diciembre de 2017  • 10:43

Después de un secuestro, una plaga a bordo, otro secuestro, un escape a través de la selva con ciertas reminiscencias a lo Náufrago, y varios reencuentros inesperados (Jamie y Claire luego de que ésta escapara y el barco de Jamie se averiará, Jamie y John Grey una vez más, Geillis y Claire, etc), Outlander finalmente nos da lo que nos ha venido negando por tres temporadas: un final feliz. Aunque para algunos fue una temporada desigual y no siempre narrativamente sólida o con un desarrollo satisfactorio de los personajes secundarios (todos queríamos ver más de Fergus y Willoughby), para otros fans fue un consuelo luego de tanto sufrimiento frente a la TV. El episodio que comienza como muchos otros, con una imagen que no es lo que parece y una gran elipsis, nos muestra a Claire flotando en el agua, su cuerpo hundiéndose y la voz en off de Caitriona Balfe contando que estaba muerta. Pero antes de sumergirnos nosotros en el repaso de lo que fue este último episodio de la temporada, una advertencia: si no lo viste no leas ya que hay spoilers.

Si nos parecía que Jamie y Claire ya habían soportado suficiente esta temporada, en especial la protagonista con un secuestro por parte del nuevo y fastidioso Capitán Leonard, una peste a bordo y luego una aventura en la selva -incluídas serpientes y sacerdotes locos-, pues, piensen de nuevo. Una vez reunidos y recién llegados a Jamaica, la mala suerte de la pareja continúa mientras que la reaparición de Geillis como la responsable del secuestro del sobrino de Jamie se termina de develar. La ex-bruja (¿y ex amiga?) está viviendo en la isla y tiene piratas trabajando para ella en busca del cofre con piedras preciosas, que según ella tienen el poder para descifrar la profecía y “restaurar al legítimo rey de Escocia”. Sí, acá el argumento se conecta con lo que vimos a comienzo de temporada, en los 60, con una Geillis hablando apasionada en una asamblea en donde se debate la independencia de Escocia de los Ingleses. De hecho, ahí conoce casualmente a Brianna la hija de Claire y Jamie, y hasta comparte una cerveza con ella. Luego, tanto Claire como “Brie” se dan cuenta que Geillis se ha obsesionado con la causa, ha matado a su esposo y vuelto a atravesar las piedras para volver al pasado.

Pero volviendo al presente en el pasado, no sólo encontramos que Geillis regresó y está viviendo en la isla, también reaparecen dos personajes que Claire se cruzó en Escocia, la vidente Margaret Campbell y su hermano. Ambos trabajan para Geillis, leyendo el futuro y contándole cuándo y dónde es que este nuevo heredero al trono de Escocia aparecerá. Como han señalado varios críticos, la reaparición de Geillis (encarnada por la genial Lotte Verbeek) puede sentirse a esta altura y en una temporada con muchos altos y bajos, un tanto forzada. Lo cierto es que mientras que toda la primera parte nos hizo añorar la reunión de los protagonistas y le dio una despedida digna al personaje de Frank (con una atinada introducción de Brie), y la segunda tuvo algunos momentos interesantes y bastante aventura marítima, para variar un poco el paisaje (fue filmada en su mayor parte en Sudáfrica), lo que faltó fue un antagonista fuerte (el Capitán Leonard es más gracioso que temible). Puestos a encontrar un enemigo factible, los guionistas se empecinaron con la vuelta de esta fanática nacionalista, que no funcionó tan bien.

Outlander, imágenes del final de la tercera temporada

2:51
Video

Mientras tanto el comienzo del episodio encuentra a Claire volviendo sola hacia la casa de Geillis para rescatar a Ian, luego de que apresaran a Jamie (y ya van...), no sin antes cambiarse y dejarles una nota a Fergus y su flamante nueva esposa Marsali, que saben precisamente qué hacer para liberar a Jamie. Esto desemboca en lo que puede ser una de las escenas más divertidas de la temporada con el correcto y muy británico John Grey enrostrándole al presumido Capitán Leonard que no tiene la menor idea de cómo arrestar a alguien, y que sin una orden no puede privar a Jamie de su libertad. Al tiempo que estos dos hombres se baten en un jocoso duelo verbal, podemos ver la cara divertida de Jamie, y también adivinar el orgullo que le da a Grey salvar, una vez más, el pellejo de quien sabemos es su amor imposible. El personaje de Grey, que ha criado al hijo de Jamie y que esperamos volver a ver, se despide.

En la hacienda de Geillis, ésta y Claire dejan las caretas de lado y se enfrentan. Claire es sospechada y acusada de querer apropiarse el zafiro para ella, pretender interponerse entre Gelllis y su misión y otras tantas cosas. Nuestra heroína que claramente no entiende de qué esta hablando su ex amiga, se da cuenta de lo loca que está. Geillis no le cree que viajó en el tiempo nuevamente y no le sucedió nada, o que no necesitó de sacrificios humanos, y se sorprende al escuchar que abandonó por motus propio a Jamie porque estaba embarazada. Claire tiene que sacar las fotos del siglo XX de Brianna para probarlo. En ese momento la bruja entiende la profecía de la cual Margaret Campbell le hablaba en donde se mencionaba, para confusión de todos, “un bebé de 200 años”. Geillis se esconde una foto de Brie, le devuelve el resto a Claire, hace falsamente las paces con ella y la invita a quedarse en su propiedad el tiempo que quiera. Pero para ese momento todos sabemos y tememos lo que en realidad trama...

A todo esto llega Jamie, quien luego de liberar a Claire, sale en rescate de Ian, que fue llevado a la fuerza fuera de la hacienda. Cuando ambos lo buscan dan con un grupo de esclavos realizando rituales de vodoo y sacrificios con animales. Entre la multitud se encuentran Margaret y Mr. Willoughby, quienes están leyendo la mano de los esclavos que están por ahí, y que quieren escaparse juntos a Martinica para vivir felices. Esta escena aparte de ser muy criticada por la prensa por la manera en que muestra a la población local y a los esclavos, fue muy comentada en las redes ya que muestra cierta insensibilidad de parte de Jamie con un personaje muy querido como es Mr. Willoughby. Cuando éste le confiesa sus planes futuros, Jamie no le da mayor importancia y sigue buscando a Ian. Podemos suponer que tratar de atar tantos cabos y darle igual relevancia a todos los personajes secundarios fue una tarea demasiado costosa para los guionistas, teniendo que comprimir tantos eventos en 60 minutos. De todos modos, la trama de Mr. Willoughby, queda bastante desdibujado.

Mr. Willoughby defiende a Margaret matando a su hermano y los esclavos siguen con sus rituales y bailes, Claire tiene un flashback de las piedras sagradas en Escocia y los bailes tradicionales que vio aquella primera vez que desapareció en la primera temporada. Cuando le preguntan a Margaret por Ian y Geillis, la mujer tiene un episodio en el que encarna momentáneamente a la hija de ambos, y menciona a la cueva Abandawe (ya lo había hecho a comienzo de temporada y nuevamente el sacerdote que salva a Claire también habló de ella). Es entonces cuando Claire se da cuenta que Abandawe más que una cueva misteriosa que se traga a la gente, es nada más y nada menos que un portal que, al igual que las piedras sagradas, permite viajar en el tiempo. Cuando llegan a la cueva, la bruja Geillis está haciendo un ritual, con una foto de Brie en el medio y dispuesta a sacrificar al pobre Ian para viajar del otro lado del portal y matar a la hija de los Fraser. Como la supuesta profecía en la que ésta cree dicta que hay que hacer.

Jamie y Claire, en Sudáfrica
Jamie y Claire, en Sudáfrica

“Una vida por una vida”, le dice Geillis a Claire, argumentando que ella perdió a su hijo por la causa y ahora ella debe perder la suya. Pero cuando va a saltar al agua, que en este caso es el portal, Claire agarra un sable y la degüella sin titubear. A partir de acá, la serie sigue tratando de atar cabos, y entonces Claire conmocionada luego de verse tentada a saltar ella misma a través del portal -algo que llama la atención y que seguro se retomará más adelante-, recuerda cuando en Boston y analizando los restos de una mujer que murió en las cuevas de Jamaica diagnostican una muerte idéntica a la que ella acaba de darle a Geillis. Luego los tres abandonan la cueva y se abrazan a la luz del día. Hay que decir que lamentamos un poquito el final de Geillis, quien hubiera sido una excelente villana (o al menos una buena frenemie) con más tiempo.

Claro que el episodio no puede terminar así, y entonces sabemos que nos espera algo peor. De vuelta en el barco, Jamie y Claire fantasean con lo que harán cuando regresen a tierra y no tengan que compartir espacio con otros. Pero, después de la calma viene la tormenta, y luego de acostarse juntos el barco empieza a moverse inquieto a causa de un gran temporal que se avecina. Vemos olas inmensas y hombres que salen disparados al agua, y sucede que lo todos imaginamos. Claire sale a buscar a Jamie, se encuentra auxiliando a un hombre que se quiebra una piernas y ambos son separados por una gran ola que arroja a Claire fuera del barco. Corte a bellísimas tomas bajo el agua con la protagonista flotando, que nos llevan de nuevo al comienzo. Jamie grita desesperadamente en busca de Claire y cuando se da cuenta que cayó al agua, se tira a rescatarla, una vez que la encuentra nada hacia los restos flotantes del navío y ambos flotan hacia la costa.

Amanecen tirados en una playa desconocida. Jamie se arrastra hasta el cuerpo de su mujer, aparentemente inerte y llora. Hasta que finalmente Claire escupe agua y Jamie entiende que no está muerta. Una pareja con una nena se acercan a ver a los náufragos, comunicarles que aunque el barco no sobrevivió sí lo hizo el resto de la tripulación, y que están en America. Claire y Jamie respiran aliviados, ya que caer en cualquier otro destino como una colonia Inglesa podía significar un peligro para Jamie, todavía prófugo. De este modo, la cámara sobrevuela lo que es una inmensa playa, rodeada de verde salvaje, las orillas de Georgia en Norteamérica, un nuevo comienzo, un nuevo territorio, nuevas aventuras. Insólito pero real, la tercera temporada de Outlander llega a su fin, y por fin podemos despedirnos de Jame y Claire, reunidos, sanos y salvos. Al menos por ahora.

El teaser de la temporada 4 de Outlander

0:20
Video

Adelanto: nueva temporada. Habrá que esperar hasta 2018 para saber qué aventuras y peligros le depara el nuevo mundo a nuestros héroes. Sin embargo, un teaser revela que comenzarán su nueva vida en los EE.UU. Asimismo, la cuarta temporada de la serie ya se encuentra en rodaje en Escocia y contará con dos nuevos roles principales: Maria Doyle Kennedy será Jocasta, la tenaz tía de Jamie, y Ed Speleers interpretará al irlandés Stephen Bonnet, un pirata y contrabandista. Esta nueva entrega tendrá 13 nuevos episodios y estará basada en Drums of Autumm (Cosechas de Otoño), el cuarto libro de la saga de Gabaldon.

¿Dónde verla? Los episodios de la tercera temporada de Outlander se pueden ver en el acceso Premium de la App de Fox y en el servicio on demand de Flow.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.