0

Las familias ven que la búsqueda se desinfla y acuden al Congreso

Dicen que el rastrillaje ya no es el mismo; hoy los recibe un diputado; harán un acto el viernes
Darío Palavecino
0
13 de diciembre de 2017  

MAR DEL PLATA.- Son varios los que cortarán la rutina de las últimas cuatro semanas, con escalas diarias y tempranas en la Base Naval Mar del Plata a la espera de novedades que, a pesar del tiempo transcurrido, no aportaron un solo dato alentador. Un grupo importante de familiares de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan pedirán hoy apoyo y respuestas en el Congreso, decididos a que la búsqueda no se relaje y, mucho menos, se suspenda.

Fuente: Télam

Ayer anduvieron en gestiones por movilidad -al final, se costearán ellos el viaje- que les aseguren estar esta mañana, desde las 11, ante legisladores nacionales con los que por primera vez tomarán contacto luego de este tiempo en el que se limitaron a escuchar y confiar -ahora cada vez menos- en jefes navales, desencantarse dos veces del ministro de Defensa, Oscar Aguad, y esperar de Mauricio Macri algo más que aquella breve visita con promesas de dar todo por rescatar sobrevivientes.

En el Congreso los espera Guillermo Carmona, diputado por Mendoza. Al cabo de la reunión, regresarán a Mar del Plata porque para este viernes, cuando se cumpla un mes del último mensaje emitido por el comandante del submarino, programan una nueva movilización. Dejarán encendidas 44 velas frente a la base naval y luego marcharán -como hace diez días- por la costa hasta la Catedral de los Santos Pedro y Cecilia.

Divididos en sus emociones, con un sector que transita ya la ruta del duelo y otro que a fuerza de fe no se resigna a un desenlace fatal para este caso, empiezan a advertir que el esfuerzo en la zona de rastrillaje ya no es el mismo. No les cae en gracia que cada vez haya menos embarcaciones, muy lejos de aquellas casi 30 unidades que por aire y mar se desplegaron hasta fines del mes último.

Luis Tagliapietra, padre de un tripulante:

9:30
Video

En las últimas horas se entusiasmaron con la propuesta de un capitán de pesca que ofreció buques de esa actividad para ampliar el radio de rastrillaje.

Ayer, por primera vez, se fueron de la base naval con las manos vacías. No recibieron ningún informe. Quedaron preocupados por el desplazamiento del contraalmirante Luis López Mazzeo, que sigue el camino que se tomó con el contraalmirante Gabriel González, jefe de la unidad militar marplatense que pasó a retiro.

"Queremos que la búsqueda siga, que no se detenga ni se diluya, porque nosotros todavía creemos que aunque sea uno de los tripulantes puede estar con vida y hay que hacer todo por encontrarlos", comentaron ayer a LA NACION esposas y madres de marinos.

La convivencia entre ellos no es fácil. Han tenido chisporroteos desde la primera reacción frente al comunicado que confirmaba una explosión. En estos días se acentuaron diferencias con algún pariente de ánimos encendidos que genera incomodidad.

Los familiares oriundos de otras provincias siguen alojados en hoteles a costa del Instituto de Obra Social de las Fuerzas Armadas (Iosfa). "El gerente nos aseguró que la estadía no tiene límites", cuenta Yolanda Mendiola, madre del suboficial Leandro Cisneros. Está dispuesta a seguir aquí hasta que se sepa qué pasó con su hijo. "Si es necesario, saldremos con un reclamo más fuerte a la calle, pero la búsqueda no puede ni debe detenerse", dijo a LA NACION.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.