Se dilata el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur

Pese a los avances, no hubo entendimiento con los enviados europeos; en el mejor de los casos, el tratado se cerrará en enero próximo y tardaría en implementarse
Francisco Jueguen
(0)
13 de diciembre de 2017  

Por las expectativas elevadas que había generado el Gobierno hay cierta desilusión. Mauricio Macri esperaba cerrar en el transcurso de la 11» conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) un acuerdo político entre el Mercosur y la Unión Europea (UE). Pero todo se dilatará, por lo menos, hasta enero.

Cuatro fuentes oficiales -una de la parte brasileña- que participan en una negociación que lleva casi dos décadas contaron a LA NACION que los avances fueron significativos, pero que no alcanzó para poder cerrar un acuerdo político. "No se va a cerrar acá. Es un acuerdo muy complejo", explicó un negociador argentino.

Incidentes entre manifestantes que protestaban contra la OMC y fuerzas policiales, ayer, en Callao y Corrientes
Incidentes entre manifestantes que protestaban contra la OMC y fuerzas policiales, ayer, en Callao y Corrientes Fuente: LA NACION

Ambas partes sí publicarán un comunicado de prensa hoy en el que exteriorizarán la satisfacción con los avances en la negociación y "la oportunidad histórica" de avanzar en la firma de ese lazo comercial a comienzos de 2018. Se rescatará además el avance en el acceso para los productos de las economías regionales (limones, naranjas, mandarinas, merluza, vieiras, calamares, ciruelas, frutillas congeladas, huevos y miel, entre otros) y las cinco reuniones del Mercosur en las que participaron doce ministros y cinco jefes negociadores de ambos bloques.

"Tuvimos negociaciones positivas y se ha hecho un progreso significativo", dice el borrador del comunicado que se terminará de consensuar hoy por lamañana y al que accedió LA NACION. "Reafirmamos nuestro compromiso hacia un acuerdo abarcador y balanceado que reconoce las sensibilidades de cada parte".

Según explicaron del lado argentino, todavía quedan elementos por resolver sobre las ofertas (que para ambos bloques rondan entre el 90% y el 92% de los bienes y servicios), qué productos ingresarían en qué canastas de desgravación (que tienen plazos diferentes), cuestiones de propiedad intelectual (muy sensibles para los laboratorios y los agroquímicos) y las compras gubernamentales. Estos mismos inconvenientes relataron los negociadores brasileños a la prensa de su país en un encuentro ayer alrededor de las 19 en la embajada de Brasil.

Corridas e incidentes en el centro porteño durante la manifestación contra la OMC

13:32
Video

El mismo Aloysio Nunes Ferreira, ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, se lo había adelantado unas horas antes a los periodistas brasileños a la salida del Palacio San Martín. "Ahora hay que ver si es posible o no concluir el acuerdo y cuándo", dijo y señaló que el compromiso del lado europeo sólo fue establecer un nuevo programa de trabajo. El funcionario dejó dudas ante los periodistas sobre si es posible cerrar o no el 21 de este mes (cuando se realizará la reunión del Mercosur en Brasilia), ya que los "mecanismos de consulta [de la UE] son más complejos".

Ayer, en el Foro de Negocios que se realizó en el CCK, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, había sido más que optimista con la posibilidad real de que el acuerdo político se cerrara en los dos días que quedan de la conferencia ministerial de la OMC. Algunas versiones decían ayer que una negociadora de la UE se había retirado, y que Paraguay y Brasil se habían negado a las cuotas de productos primarios ofrecidos por los europeos. Los rumores fueron desmentidos por el Gobierno.

Más allá de las expectativas desinfladas, las negociaciones continuarán hoy por la mañana y por la tarde. "Se hará el anuncio de hasta dónde llegamos", contó a LA NACION otro funcionario que participa de las negociaciones. "Estamos contentos porque llegamos a la última milla, que es la más difícil", agregó el hombre que no descartó del todo el éxito hoy de la negociación.

En caso de cerrarse el próximo verano [el borrador habla de un encuentro en la segunda mitad de enero en Bruselas] tardará en tener efectos concretos. Se implementaría recién en tres años, cuando se haya pasado toda la revisión legal, se terminen las traducciones en todos los idiomas, se aprueben por las consejerías legales de cada país y se logren los acuerdos políticos de todos los Parlamentos de las naciones involucradas. Recién ahí comenzaría la apertura gradual.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?