srcset

Organización Mundial del Comercio

La OMC y el desafío de aggiornar reglas

Nieves Guerrero Lozano
(0)
14 de diciembre de 2017  

Desde el gobierno argentino hasta el de China, pasando por la gran mayoría de los representantes mundiales convocados en la XI Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el llamado a fortalecer el sistema multilateral de comercio fue prácticamente unánime. Mientras se discutía cómo avanzar en temas como la agricultura y la pesca -este último tuvo acuerdo respecto de avanzar en la negociación-, todas las voces realzaban la conveniencia de encaminar sus economías por el sistema multilateral, salvo la de los Estados Unidos, que no es poco.

El presidente Mauricio Macri fue el primero en respaldar la labor del organismo al abrir la sesión plenaria de la conferencia, cuando en su representación el canciller Jorge Faurie dijo que la Argentina trabaja para lograr una “inserción inteligente en el mundo, respaldando el multilateralismo”. Así quedó sellado en la Declaración de Buenos Aires, en la cual la “voluntad de apertura” fue refrendada por los presidentes de la región que estuvieron presentes: Tabaré Vázquez, de Uruguay; Horacio Cartes, de Paraguay; Michel Temer, de Brasil, y Michelle Bachelet, de Chile, quien, si bien no asistió, envió un video de apoyo, difundido en el acto.

“Tenemos conciencia de que la transformación del sistema internacional, la revolución tecnológica y la desigualdad nos ponen ante desafíos enormes; nuestros pueblos necesitan que la MC11 envíe un mensaje al mundo sobre la importancia de un sistema de comercio internacional basado en reglas, abierto y equitativo que contribuya a consolidar los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030” de las Naciones Unidas, manifestó Faurie.

La preocupación por el “momento de encrucijada” internacional que advirtió desde los inicios de la conferencia su presidenta, Susana Malcorra, corrió por los salones de los diversos centros de debate habilitados en la city porteña, especialmente en el Hotel Hilton de Puerto Madero. En medio de una diversidad de lenguas, colores, exóticas vestimentas y un clima común de inquietud, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, aconsejó que frente a la “amenaza” que significa “el incremento del proteccionismo, y aun cuando el sistema multilateral de la OMC no es perfecto”, sus miembros deben “seguir avanzando, porque de lo contrario se desvanecerá”.

También el ministro de Comercio de China, Zhong Shan, salió a defender las reglas de la OMC, al evaluar que “proporcionan una salvaguarda institucional crucial para la globalización económica y sirven a nuestros intereses en común”, y aseguró que su país está listo para “orientar el proceso de la globalización hacia un rumbo más abierto, inclusivo y equilibrado”.

“El proteccionismo comercial está creciendo y la globalización enfrenta graves desafíos”, alertó el funcionario chino, quien enfatizó: “Creemos que no hay ningún país que pueda ser capaz de alcanzar el éxito en el aislamiento y que ninguna institución pueda reemplazar a la OMC”.

Más OMC

También el ministro de Comercio e Industria de la India, Suresh Prabhu, reafirmó que son “defensores del sistema multilateral de comercio” y que, en tal sentido, promoverán desde la OMC “mejorar normas democráticas y transparentes”, aunque “avanzando sobre cuestiones concretas, sin dar un paso atrás”.

En el mismo tono, el representante de la Federación Rusa ante la XI Conferencia Ministerial repudió las “formas agresivas” de proteccionismo y acusó a Estados Unidos de imponer barreras comerciales para “beneficiar a sus empresas”. “Las prácticas contra la competencia y las medidas proteccionistas generan consecuencias negativas para el comercio”, sostuvo.

La conferencia tuvo un amplio respaldo al multilateralismo

Los representantes de países latinoamericanos también manifestaron su apoyo al organismo. El canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, dijo que su país está dispuesto a participar en “mejorar el sistema multilateral” y que serán “los principales opositores” en una eventual involución “hacia un sistema de ley de la selva, donde predomine la ley del más fuerte”. Lo siguió la ministra de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, María Lorena Gutiérrez, quien destacó la necesidad de encaminarse hacia un sistema multilateral de comercio fuerte, “que dé certeza a los operadores económicos y que mediante la liberación del comercio y la eliminación de las distorsiones ayude al crecimiento económico, a la generación de empleo, a una mayor equidad y a lograr mayor participación en las cadenas de valor”.

La voz disonante fue la del representante de Comercio estadounidense, Robert Lighthizer, quien dijo estar preocupado porque la OMC se esté convirtiendo en una organización focalizada en conflictos en lugar de estimular las negociaciones comerciales. Sus palabras impactaron en la atmósfera de la cumbre, si bien se esperaba una posición “fuerte y dura” de esta delegación, como había anticipado Malcorra. No obstante, el director general de la organización, Roberto Azevêdo, dijo a los periodistas que es costumbre que haya un país o grupo de países que presenten cuestionamientos, y confió en que “se van a superar”. Y añadió: “La tentación del proteccionismo sigue existiendo, impulsada en la actualidad por las perturbaciones generalizadas en el mercado laboral que, de hecho, se deben en gran medida a los adelantos tecnológicos, más que a la competencia extranjera. Gracias al sistema de comercio, los países, en general, se han resistido a esa tentación, pero el sistema es fuerte sólo en la medida en que lo es el compromiso de sus miembros”.

Con el mismo optimismo y confianza, Macri afirmó que “los problemas de la OMC se resuelven con más OMC”, mientras concordó en la conveniencia de ir hacia “un mundo abierto y un comercio justo basado en reglas claras”.

“Vaso vacío”

Fuente: LA NACION - Crédito: Ilustración: Alejandro Álvarez

En su último encuentro con la prensa, en la noche del martes, el vocero de la OMC, Keith Rockwell, admitió que existían “divergencias sobre todos los temas” que terminarían de abordarse en las sesiones plenarias de la jornada de ayer y describió, citando una frase de Malcorra, que “el vaso no está medio vacío; está casi totalmente vacío”, en cuanto a la posibilidad de consensuar algún acuerdo en Buenos Aires.

Las tratativas estuvieron centradas en cinco temas que abordarían los facilitadores, para la posterior consideración de los acuerdos por parte de los ministros de Comercio de todo el mundo. Los cinco grupos fueron: de Agricultura, que sesionó bajo la presidencia de Kenia; Pesca (liderado por Jamaica); Desarrollo (Noruega); Comercio Electrónico (Senegal), y Servicios y Productos Industriales (Paraguay).

Malcorra observó que el tema de los subsidios a la pesca era uno sobre el que existía mayor consenso, y el canciller Faurie destacó que en este asunto “el progreso hacia la creación de disciplinas para la prohibición de subsidios en el sector resultaría en una contribución importante de la organización al desarrollo y la seguridad alimentaria y preservación del medio ambiente”.

Sin embargo, a medida que marchaban las discusiones sobre el sector de la pesca, se deslizaba que la posibilidad de un acuerdo estaba “muy verde” y que quizá llegara a convenirse “un esquema de trabajo para la próxima conferencia ministerial”, prevista para 2019. La agencia Télam difundió que fuentes diplomáticas señalaron que las posiciones divergentes provienen de la India y China, países que subsidian a sus flotas y fomentan un negocio reñido con la protección ambiental por la sobreexplotación de las especies.

En las cercanías de las reuniones de los grupos se percibía que en temas trascendentes, como los de agricultura y de comercio y desarrollo, las posibilidades de acuerdo estaban lejos, ya que se mantenían en el mismo estado en que vinieron desde Ginebra, sede de la OMC. También se evaluaba sin avances una solución definitiva a las distorsiones al comercio que provocan los precios subsidiados de los gobiernos cuando compran alimentos para distribuirlos entre su población más necesitada. Así lo admitió en conferencia de prensa Anu Mathai, del Ministerio de Comercio de la India, uno de los miembros de la OMC que impulsan la solución definitiva de las distorsiones de las llamadas existencias públicas de alimentos.

En tanto, el canciller argentino defendió en esta conferencia la importancia de “persistir en el proceso de reforma del comercio agrícola” como “requisito necesario para eliminar el hambre y erradicar la pobreza”, y apuntó que el país “tiene mucho potencial en esa área: hoy produce alimentos para 400 millones de personas y aspiramos a aumentarlo a 600 millones en 2020 para poder satisfacer la creciente demanda mundial”.

Pymes, e-commerce y emprendedores

En el marco de la CM11 se realizó la primera edición del llamado Foro Empresarial, en el CCK, que fue abierto por el presidente Macri y por el director general de la OMC, donde funcionarios locales y extranjeros y más de mil empresarios abordaron en distintos paneles el desafío del comercio electrónico y la necesidad de dar impulso a los emprendedores.

Allí, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, dijo: “Debemos promover la innovación y preparar a las empresas y a las personas para que se beneficien de las transformaciones”. Afirmó que el mundo está ante “la cuarta revolución industrial” y estimó que nuestro país debe ser parte de ella. En tal sentido, opinó que “las nuevas tecnologías no son una amenaza”, teniendo en cuenta que “países como Alemania, Corea del Sur o Suecia, con los más altos índices de robotización, son también los que tienen el mayor empleo industrial estructural y los que pagan mejores salarios. La productividad es la clave”, subrayó.

Participó de este primer foro el secretario general de la Cámara Internacional de Comercio, John Danilovich, y entre los empresarios argentinos estuvieron Paolo Rocca, del Grupo Techint; Marcos Galperin, de Mercado Libre, y el sojero Gustavo Grobocopatel.

En la primera sesión plenaria, con el nombre “Perspectivas y oportunidades para el comercio mundial en la Conferencia Ministerial de Buenos Aires”, moderada por el secretario de Comercio, Miguel Braun, se dialogó sobre el establecimiento de nuevas reglas para la agricultura, la industria, el comercio electrónico y la participación de las pymes. Sobre este último punto prosperó que los 19 países pioneros que conformaron un “grupo de amigos” para promover la participación de las pymes se ampliara a “ochenta y que se sumara la Unión Europea como bloque, con la intención de proponer a los ministros la creación de un grupo de trabajo dentro de la OMC”, precisó el secretario de Emprendedores y Pymes de la Argentina, Mariano Mayer.

El e-commerce, las pymes y el emprendedorismo, las nuevas discusiones

La propuesta de concretar un grupo formal “se canalizará a través de Susana Malcorra, para que ella lo eleve a los ministros”, especificó el funcionario, y agregó que “sobre esto se viene trabajando desde mayo y también se formó un grupo de trabajo en el G-20”.

Entre los empresarios visitantes sobresalió la figura del presidente ejecutivo de Alibaba, Jack Ma, tanto en su intervención en el foro como en el Hilton, donde el Foro Económico Mundial y la plataforma electrónica de comercio mundial (eWTP, por sus siglas en inglés) presentaron una nueva iniciativa destinada a fomentar el diálogo entre los sectores público y privado en relación con el comercio electrónico. Se trata de la iniciativa llamada “Habilitando el comercio electrónico (Enabling E-commerce)”, que tiene el objetivo de iniciar un diálogo de alto nivel sobre las políticas y las prácticas relacionadas con el comercio electrónico que pueden beneficiar a las pequeñas empresas.

Para apoyar su visión de que las viejas estructuras ya están obsoletas y van a quedar superadas, el empresario chino mencionó las cifras que maneja su compañía. Gracias al e-commerce, Jack Ma compartió en conferencia de prensa que su empresa generó 33 millones de empleos y en un solo día llegó a vender US$ 25.000 millones. “Todo gracias a las pymes que operan con nosotros”, dijo.

Ma planteó que es necesario limitar las regulaciones al máximo para que prosperen los negocios y se desarrolle la infraestructura tecnológica en todas las naciones (especialmente las que están en vías de desarrollo), de modo de crear un ecosistema favorable al comercio online. “Creo que hay cosas que hay que reglamentar, pero no ahora. En diez años quizás, básicamente porque recién ahí sabremos qué es lo que tenemos que regular”, disparó. “Creo en el libre comercio y la tecnología”, dijo, e instó a concretar “políticas para facilitar el emprendedorismo y la innovación. Déjenlos ser, permitan que los emprendedores tengan ideas”, expresó, al asegurar que “la era del comercio electrónico recién está comenzando”.

Servicio de ayuda comercial

Fuente: LA NACION - Crédito: Ilustración: Alejandro Álvarez

Durante la CM11, junto con el Centro de Comercio Internacional (ITC por sus siglas en inglés) y con la Unctad (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo), se lanzó un nuevo servicio para que las empresas, en particular las de menor tamaño, se beneficien de los intercambios globales. La herramienta, llamada Servicio de Ayuda Comercial (Global Trade Helpdesk), tiene acceso mediante la plataforma centralizada en línea HelpMeTrade.org, y es estimada por sus creadores como “un sitio único que permite que las empresas y los encargados de la formulación de políticas puedan consultar datos sobre el comercio e información práctica sobre mercados de destino”. Se trata de “una respuesta multiagencial a un vacío de información en el comercio”, informó la OMC. El servicio de ayuda, aún en una versión beta (será completamente funcional en 2020), proporciona a las compañías que buscan posibles mercados de exportación datos sobre aranceles e impuestos aplicables; normas de salud y seguridad relevantes y procedimientos de cumplimiento. También suministra detalles sobre procedimientos de comercio exterior; trámites previos al envío y patrones comerciales actuales y acuerdos comerciales vigentes.

Empoderamiento de las mujeres

Susana Malcorra, tras la firma de la Declaración de Buenos Aires sobre las mujeres y el comercio
Susana Malcorra, tras la firma de la Declaración de Buenos Aires sobre las mujeres y el comercio

Por primera vez en su historia, 118 miembros de la OMC y observadores respaldaron la Declaración de Buenos Aires sobre las Mujeres y el Comercio, una iniciativa colectiva que intentará profundizar la participación de las mujeres en el comercio. La declaración “fue presentada por los gobiernos de Islandia y Sierra Leona, por el Centro de Comercio Internacional (ITC)”, que dirige Arancha González, y “surgió de los esfuerzos realizados por el Grupo de Impacto sobre el Comercio de los Campeones Internacionales de Género, una red de liderazgo que agrupa a los hombres y mujeres responsables de la toma de decisiones para romper las barreras de género”, precisó la información difundida por la OMC.

El anuncio se realizó en una conferencia de prensa donde se destacó González, cuya labor en favor de la inclusión de la mujer en el comercio internacional fue elogiada y aplaudida por todos los conferencistas. González sostuvo que en igualdad de condiciones “la mujer conseguiría que la economía mundial creciera el equivalente al PBI de EE.UU. y China combinados”, mientras que hoy, sólo “una de cada cinco empresas que exportan en el mundo están en manos de mujeres y, de acuerdo con el informe McKinsey «El poder de la paridad», hay mil millones de mujeres desconectadas en este ámbito”. El estudio señala que, en un escenario de igualdad de género en el mercado laboral mundial, la participación de la mujer podría añadir 28 billones de dólares (24,6 billones de euros) a la economía internacional para el 2025.

Mercosur-UE, sin definición

Con “avances significativos” en el acuerdo bilateral del Mercosur con la UE, los delegados de los bloques mantuvieron reuniones en el Palacio San Martín, mientras se aguardaba con especial expectativa un anuncio de acuerdo comercial con el bloque europeo que nunca llegó. Finalmente, desde el gobierno argentino se informó que hubo nuevos progresos “en temas significativos”, con la posibilidad de que finalmente esté listo para los primeros meses de 2018.

También Brasil mantenía esperanzas y “no descartaban” que pudiera prosperar un marco político durante la cumbre de la OMC. En diálogo en off con periodistas, funcionarios aseguraron que el Mercosur está preparado para avanzar con el acuerdo. “Si dependiera de nosotros, avanzaríamos. Lógicamente, siempre y cuando las propuestas sean aceptables; no es que firmaremos cualquier oferta que planteen”, aclararon y puntualizaron que las cuestiones que aún faltan negociar se vinculan con los períodos de desgravación arancelaria.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.