0

Meghan y Harry, las preguntas clave sobre su boda y su futuro

Harry y Meghan se casarán en mayo en la capilla St. George del Castillo de Windsor, en la que el novio fue bautizado y donde su abuela la reina Isabel II pasa muchos fines de semana
Harry y Meghan se casarán en mayo en la capilla St. George del Castillo de Windsor, en la que el novio fue bautizado y donde su abuela la reina Isabel II pasa muchos fines de semana Crédito: Getty Images
0
14 de diciembre de 2017  • 20:57

1 ¿DÓNDE SE CASARÁN Y QUÉ TÍTULO SE LE OTORGARÁ A MEGHAN DESPUÉS DE LA BODA?

Harry y Meghan se casarán en mayo en la capilla St. George del Castillo de Windsor, en la que el novio fue bautizado y donde su abuela la reina Isabel II pasa muchos fines de semana. Ese fue también el lugar en el que su padre, el príncipe Carlos, contrajo matrimonio con Camilla en 2005, al igual que su primo Peter Phillips y Autumn Kelly. La capilla permite una ceremonia bastante más privada que, por ejemplo, la abadía de Westminster, donde celebró sus nupcias el príncipe William. Aun así, tiene capacidad para acoger a 800 personas. La familia real será la encargada de costear los gastos de la boda, incluyendo la iglesia, la música, las flores y la recepción posterior. Por otra parte, el título de princesa está reservado a las mujeres nacidas en el seno de la familia real. Cuando los hijos o los nietos de la Reina contraen matrimonio, existe la costumbre de otorgarles un ducado real para celebrar la ocasión. Meghan podría convertirse en Su Alteza Real la duquesa de Albany, Sussex o Connaught. Si Meghan y Harry tienen hijos, probablemente recibirán el título de príncipe y princesa, al igual que los descendientes de William, y se situarán detrás de su padre –que actualmente es quinto– en la línea de sucesión.

2 ¿DÓNDE VIVIRÁN HARRY Y MEGHAN?

La pareja comenzará su vida de casados en la casita de dos habitaciones en los terrenos de Kensington Palace, en la que Harry se instaló siendo soltero hace unos cuatro años y que antes fue residencia de William y Kate. Además de Nott Cott, como se la conoce, Harry y Meghan seguramente tendrán acceso a la paz y la tranquilidad de un refugio campestre. Se rumorea que están considerando la posibilidad de adquirir una propiedad en el pueblo de Luckington, en los pintorescos montes Cotswolds (abajo).

La localidad, cercana a Highgrove House –casa en que Harry pasó su infancia–, se encuentra en pleno corazón del mundo del polo.

3 ¿QUÉ INVITADOS FAMOSOS ES PROBABLE QUE VEAMOS EN LA BODA?

Dada la relación de Meghan con el mundo del espectáculo, se prevé una boda llena de estrellas. Entre las amistades de la novia se encuentran sus compañeros de la serie Suits, la actriz Priyanka Chopra –que comparte con ella sus intereses humanitarios– y la campeona de tenis Serena Williams. Asimismo, la actriz es íntima amiga de la influyente diseñadora canadiense Jessica Mulroney, mujer de Ben, popular personaje de la televisión y hermano del ex primer ministro canadiense Brian Mulroney. Entre los amigos famosos de Harry figuran la cantante Joss Stone y hasta Michelle y Barack Obama, que tienen amistad con el príncipe desde hace tiempo. Estas personalidades se codearán con miembros eminentes de la realeza y dignatarios extranjeros especialmente vinculados con la pareja. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, también es amigo personal de ambos. En cuanto al séquito nupcial, el tiempo dirá, pero, con toda seguridad, Harry pedirá a su hermano mayor, el príncipe William, que sea su padrino. Tampoco cabe duda de que sus sobrinos (el príncipe George y la princesa Charlotte) desempeñarán un papel protagónico.

4 ¿CUÁL SERÁ EL PAPEL DE MEGHAN CUANDO ESTÉ CASADA? ¿SEGUIRÁ TRABAJANDO COMO ACTRIZ?

Meghan no piensa seguir su carrera de actriz una vez casada. En la entrevista que concedió la pareja tras anunciar su compromiso, declaró: “Es un nuevo capítulo”. Y añadió que iba a dar un paso “que la apartaría de su carrera, pero la introduciría en un nuevo papel”. La joven realiza labores humanitarias y espera dedicarse más a las causas por las que ya venía luchando, como la defensa de las mujeres y los desfavorecidos. Después de la boda, se convertirá también en la cuarta patrona de la Real Fundación de Harry, William y Kate, que ha puesto en marcha iniciativas como los Juegos Invictus y la campaña por la salud mental “Heads Together”.

5 ¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE QUE MEGHAN ESTÉ DIVORCIADA?

El rey Eduardo VIII, tío tatarabuelo del príncipe Harry, tuvo que abdicar para poder casarse con la mujer que amaba, la estadounidense Wallis Simpson, divorciada. Ochenta años después, que el amor estadounidense de Harry se haya divorciado no tiene la menor importancia. A las personas divorciadas no sólo se les permite entrar a formar parte de la familia real –muchos de cuyos miembros lo son–, sino que, desde 2002, también están autorizados a contraer matrimonio por la Iglesia de Inglaterra. El arzobispo de Canterbury ha declarado: “Me siento feliz de que el príncipe Harry y la señorita Markle hayan decidido hacer sus votos matrimoniales delante de Dios”. Sin duda, también está encantado de dar la bienvenida a Meghan –que es protestante– a la comunidad de fieles de la Iglesia de Inglaterra, ya que la novia será bautizada y confirmada por el rito anglicano antes de su boda.

6 ¿SE CONVERTIRÁ EN CIUDADANA BRITÁNICA?

En la entrevista concedida con ocasión del compromiso de la pareja, la joven californiana afirmó: “Estoy orgullosa de ser quien soy y de venir de donde vengo”. Sin embargo, con el fin de integrarse en su nueva patria, tiene la intención de convertirse en ciudadana británica. Deberá solicitar un visado familiar y cumplir con todos los requisitos para poder serlo. Además, durante los meses que precederán a la boda, estará “en primera línea” –como ella lo describe–, realizando tantas misiones como sea posible con el fin de conocer las comunidades locales. El primer compromiso oficial de la pareja tuvo lugar el pasado 1º de diciembre.

7 ¿LOS DOS PERROS DE MEGHAN SE MUDARÁN CON ELLA?

Guy, uno de los dos adorados perros de Meghan, de raza beagle, ya está instalado en el Palacio de Kensington, mientras que más adelante se verá si Bogart, el pastor labrador, se unirá a él. En todo caso, cualquier perro procedente de un país extranjero tiene que cumplir la normativa británica, lo cual puede significar llevar un microchip y tener puestas las vacunas preceptivas, pero no necesariamente pasar una cuarentena.

El amor de Meghan por sus amigos caninos sin duda contribuirá a establecer un vínculo con la Reina, otra gran amante de los perros. Lo que no es tan seguro es si sus mascotas y los corgies de Su Majestad se llevarán bien.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.