"El Riachuelo puede convertirse en un oasis"

El arquitecto y urbanista alemán, que ideó un plan maestro para toda esa zona oscura y olvidada de Buenos Aires, dice que es posible limpiar el agua, crear barrios residenciales y recuperar la historia del área sin echar de allí a ningún vecino.
(0)
7 de junio de 1998  

MATTHIAS SAUERBRUCH es un arquitecto alemán que a fines del año pasado pisó Buenos Aires por primera vez. Sin embargo, es probable que conozca la cuenca del Riachuelo mejor que la mayor parte de los porteños. Y no sólo porque la recorrió palmo a palmo, sino porque desde algún lugar de Berlín, sobre los tableros de dibujo de Sauerbruch & Hutton, su estudio de arquitectura, se dedicó a desmenuzar los mapas y croquis de la región y, principalmente, a imaginar ese lugar oscuro de Buenos Aires como un oasis cultural, residencial y recreativo. Junto con su equipo, trazó las bases del Des-limites, el proyecto que propone recuperar el valle del Riachuelo-Matanzas, surgido a partir de un taller de urbanismo argentino-alemán, organizado por el Goethe Institut y la Universidad Di Tella.

Los papeles dicen que entre los objetivos del Des-limites se cuentan la limpieza total del Riachuelo, la integración de las tierras adyacentes a la ciudad y la recuperación histórica del área. Todo eso, sin echar de allí a ningún vecino.

Pero como si semejante ambición no bastara, el Des-limites basa su puesta en marcha en la candidatura de Buenos Aires para los juegos olímpicos del 2008. Tal vez, demasiado para un país como la Argentina.

Sauerbruch es optimista. Recién llegado al país habla de la ciudad con cariño y recuerda el día que llegó por primera vez:

-Lo único que sabía de Buenos Aires se basaba en fotografías. Tenía una imagen hecha de las avenidas y de los parques; del racionalismo moderno de los años treinta y cincuenta. Sin embargo, en cuanto bajé del avión me llevaron directamente al Riachuelo.

-También tendría alguna idea de cómo era el lugar.

-En ese momento así lo creía. Luego me di cuenta de que uno necesita estar allí, oler y ver el agua burbujeando, para entenderlo. Sin embargo, esa primera impresión, que pudiera parecer desagradable, no lo fue en absoluto. En Alemania trabajamos buscando las cualidades de este tipo de "áreas sin esperanza" para transformarlas en algo positivo. En este caso, en cuanto llegué al Riachuelo descubrí el enorme potencial del lugar.

-Cualquier porteño le diría que parece demasiado optimista.

-Sin embargo, yo estoy convencido de que esta área tiene un potencial de desarrollo muy grande. Alcanza con tomar como ejemplos zonas de Europa que alguna vez también estuvieron completamente abandonadas, tales como los Docklands de Londres y ciertos barrios de Barcelona. Uno ve que es posible recuperarlos.

-¿Incluso con los niveles de contaminación ambiental del Riachuelo?

-No se pueden hacer comparaciones directas, porque cada lugar tiene sus características. Pero si se analiza cada caso en particular, existían lugares comparables en Inglaterra y Alemania.

-¿Esas áreas de contaminación, abandono y marginalidad son signos comunes a todas las ciudades del mundo?

-Sí. Es un fenómeno típico, especialmente de las ciudades post-industriales. Se trata de una herencia de nuestros padres y abuelos. Estos lugares incluyen problemas ecológicos que deben de pertenecer al pasado, porque las tecnologías de producción e industria hoy son menos dañinas, se han modificado.

- Una vez recuperadas, ¿este tipo de áreas desaparece de las ciudades o se traslada?

-Es una pregunta parcial. Naturalmente en estas zonas, en donde hubo industrias en el pasado, quedan agujeros. Pero hay que tener en cuenta que esos espacios son ocupados por grupos marginales de la sociedad actual. Y éste es uno de los grandes problemas que una ciudad como la de ustedes debe solucionar. Es decir, cómo dar amparo a todas estas personas con enormes problemas sociales. Hay que encontrar caminos dentro de la ciudad existente para resolverlo.

-Entonces la recuperación del Riachuelo excede la limpieza de las aguas.

-Claro. Es un error tomar las ciudades considerando sus factores aisladamente. Las ciudades son circuitos naturales en donde la modificación de uno de los factores conlleva a la modificación de la totalidad. Por lo tanto, no se pueden buscar soluciones urbanas sin pensar en el todo. La limpieza del río es la condición imprescindible para que comience a funcionar este circuito de renovación urbana. Pero carecería de todo sentido si no fuera acompañada, por ejemplo, de un nuevo diseño del sistema cloacal. Luego, si pensamos en renovar el sistema cloacal hay que estudiar qué hacer con las calles que corren por encima de las cloacas. Más tarde, qué hacer con las casas que descansan sobre esas calles y así se va pensando en términos globales.

-¿Cómo es el Riachuelo?

-Es un lugar cuya característica saliente es la diversidad. Abarca desde zonas históricas y elementos industriales hasta zonas residenciales. Incluso, en las nacientes hay paisajes verdes. Y es precisamente esa diversidad el factor que brinda grandes oportunidades para la región, porque permite al mismo tiempo una gran multiplicidad de soluciones.

-¿Qué otras particularidades encontraron?

-Sin dudas, las dimensiones. Se trata de un área mucho más grande que cualquier otro sitio europeo comparable. A su vez, este lugar forma parte de una ciudad mucho mayor que cualquier otra ciudad europea, a excepción de Londres.

-Para un urbanista, ¿ésas son ventajas o desventajas?

-Ni una cosa ni la otra. En realidad estas características son simplemente eso: características. Sería como preguntar si uno prefiere construir cerca de la montaña o cerca del río. Son cosas diferentes.

-¿Qué propone el proyecto Des-limites?

-Es algo extenso. En nuestro plan, nosotros proponemos que esa zona intermedia que es la cuenca del Riachuelo-Matanzas tenga fuerza propia. La zona hoy soporta la influencia de dos cuerpos reguladores diferentes. Paga el precio de que no haya una legislación simétrica.

-¿Con qué se encontraría un visitante del Riachuelo en el 2008, según su proyecto?

-Insisto, son muchas cosas para contestar en forma sintética. Primero quiero aclarar que nosotros hicimos un plan maestro, no un proyecto. En esta instancia no abarcamos todo, hasta la última esquina. Un factor muy importante, que puede funcionar como agente disparador de la recuperación, es convertir todo este valle en un parque, limpiando el agua. También es muy importante tener en cuenta el eje aeropuerto-city, por la cantidad de elementos que puede contener: los negocios, los caminos, las comunicaciones rápidas y ecológicas que tienen que ser construidas. Otro elemento interesante es el aspecto histórico del lugar. Y no sólo hablo de La Boca, sino también de toda el área de fábricas abandonadas que por sí solas aportan infraestructura para viviendas y negocios de gran atractivo. Si uno sigue remontando el río, se ingresa en una zona verde en donde se deposita la mayor cantidad de viviendas y podría conjugarse con sistemas de parques y espacios verdes. En una ciudad que cuenta con tan pocos espacios verdes como Buenos Aires, esta zona atraería a muchísima gente.

-En su proyecto, las olimpíadas del año 2008 cumplen un papel protagónico. ¿Por qué?

-Porque para poner en marcha todo lo que le estoy diciendo, es imprescindible el aporte de algún otro agente disparador como ése.

-Pero no parece nada fácil.

-Y no lo es. Pero a mi manera de ver las cosas, unir todo esto con los Juegos Olímpicos tiene por lo menos tres grandes ventajas. La primera es que pone plazos: si hablamos de las olimpíadas del 2008, en esa fecha tiene que estar todo listo. Una segunda ventaja es que los juegos convocan a toda la sociedad. La tercera y quizá la más importante es que la comunidad internacional estaría controlando para que todo tenga un final feliz.

-¿Qué pasaría con la gente que vive en la zona?

-Son unos dos millones de personas. Pienso que el área tiene mucho espacio y que uno podría desarrollar toda la infraestructura para los juegos sin crearle inconvenientes a la gente que vive allí. No hay que erradicarlos, sino mejorar su calidad de vida e integrarlos.

-En la Argentina existen antecedentes de topadoras que arrasan casillas y traslados de barrios enteros hacia las peores tierras...

-Insisto en que hay lugar suficiente para la convivencia de ricos y pobres. Para emprendimientos lujosos, pero también para poder mantener dentro de ella a sectores menos pudientes.

- Cuesta imaginar a los ricos conviviendo con los pobres.

-Sé que es difícil y sería ridículo pensar que a través del urbanismo se pueden resolver todos los problemas del mundo. Sin embargo, creemos que todo el proyecto no depende exclusivamente de este factor. El hecho de que haya villas de emergencia en el lugar no puede impedir planificar ni debe convertir el proyecto en una víctima del éxito o el fracaso de este tema. Hay que pensar en alternativas de viviendas. Por ejemplo, recuerdo que en el viaje anterior, cuando estábamos recorriendo el área, alguien me mostró un lugar en donde las comunidades barriales habían logrado ciertas mejoras. Incluso contaban con un jardín de infantes. Este tipo de acciones se pueden incorporar al plan.

-¿Cómo se financiaría todo?

-Una de las maneras para financiar, al menos una parte, es a través del valor del terreno. Cuando se limpia el río, automáticamente los terrenos aledaños suben su cotización. Hay que imaginar una financiación a largo plazo con distintos escenarios. En uno, la Nación y la provincia financian. En otro, se agregan el Banco Mundial o las empresas privadas. Pero, cuidado, el proyecto no contempla el negocio especulativo violento. No tendría cabida algo así.

-¿Cuánto puede costar todo esto?

-Es muy dificil saberlo. Tenemos algunas cifras para la limpieza del río y para la construcción de un sistema cloacal que incluya toda el área. Eso costaría unos 500 millones de pesos.

-¿Por qué cree usted que nunca se limpia el Riachuelo?

-Como extranjero es difícil opinar. Está la vieja cuestión de que las dos márgenes están bajo jurisdicciones diferentes, histórica y políticamente enemigas.

-Usted menciona como muy importante para el plan la presencia del aeropuerto de Ezeiza. ¿Cómo encaja en este plan el proyecto de la aeroísla?

-Conozco el proyecto. Creo que construir la aeroísla sería un error. Es que tenemos el aeropuerto de Ezeiza que ya está construido y puede ampliarse. Entonces me pregunto para qué construir una isla que es un enorme emprendimiento costosísimo y trae todo el nudo del tráfico del aeropuerto a un área ecológica como el Río de la Plata. Eso sin mencionar que va a entorpecer el paisaje. En fin, yo lo veo como un despropósito.

-¿Cuán viable es el proyecto a nivel político?

-También es una pregunta difícil de contestar para un extranjero. La razón por la cual he venido a la Argentina es para poder presentar el proyecto al público, a los políticos y a los colegas. Tal vez, el entender el proyecto motive a la gente y abra los caminos para conseguir sponsors y auspiciantes.

-¿Qué puntos débiles tiene el proyecto?

-Estoy seguro de que debe de haber algunos, pero todavía es muy temprano para identificarlos.

Por Fernando Halperin

Olimpico

  • SAUERBRUCH cree saber por qué perdió Buenos Aires la candidatura para los Juegos Olímpicos del 2004.
  • "A mi juicio, fue eliminada porque utilizó en el proyecto el frente de la ciudad, que ya tiene toda una infraestructura. La zona del Riachuelo, en cambio, ofrece como atractivo una intervención urbana con un crecimiento sostenido y una renovación ecológica. Y eso es algo que los organizadores observan especialmente".
  • Perfil

  • Nació en 1955 en Konstanz, una ciudad del sur de Alemania.
  • Se graduó de arquitecto en la Academia de Artes de Berlín y en la Architectural Association de Londres.
  • Su mujer es inglesa y la conoció durante su estadía en Londres. Hoy, además de ser su esposa, es su socia en el estudio Sauerbruch & Hutton. No tiene hijos.
  • Es miembro del Office for Metropolitan Architecture (OMA), uno de los más importantes centros de reflexión sobre arquitectura contemporánea.
  • Asegura que la arquitectura, debido a la variedad de temas que comprende, se ocupa de muchas cosas que le interesan. Pero le atraen especialmente los aspectos de su profesión vinculados con la ecología.
  • Su sueño es diseñar un edificio que produzca impacto positivo en la vida de la gente.
  • Con respecto al Riachuelo, cree que si el plan ingresara en la fase de proyecto, sería, sin dudas, lo más importante en su carrera hasta el día de hoy.
  • Recientemente ganó el concurso para edificar la Secretaría de Medioambiente de la ciudad de Dessau, Alemania.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios