Jean Claude Van Damme: el hombre de la patada perfecta se ríe de sí mismo en una serie de Amazon

Jean Claude Van Damme, en acción
Jean Claude Van Damme, en acción Crédito: Amazon Prime Video
En Jean-Claude Van Johnson, la estrella de acción belga interpreta a un eficaz agente secreto que tiene como fachada a un actor en decadencia muy parecido a él
Robert Ito
(0)
14 de diciembre de 2017  • 17:20

SIMI VALLEY, California.- En el elegante living de su inmensa propiedad californiana, Jean-Claude Van Damme me lanza repentinamente una patada alta a la cara, que está a punto de partirme la nariz y algún hueso. No le pedí que lo hiciera, pero de todos modos fue una emoción que agradecí. Al fin y al cabo, con ese mismo pie le apuntó al rostro de superestrellas de acción como Dolph Lundgren, Bolo Yeung y Sylvester Stallone. “Sigo amando las artes marciales –dice Van Damme con una sonrisa de oreja a oreja–. Las artes marciales me cambiaron la vida. El que nace en un dojo, muere en un dojo”.

Jean Claude Van Johnson -Trailer

2:28
Video

Cuesta imaginar a Van Damme, famoso por su devastadora patada circular inversa y sus épica flexibilidad, en una situación en la que no esté pateando a alguien. Incluso en sus peores películas, siempre fue algo digno de ver, como un trompo humano, grácil e imparable. Van Damme es siempre Van Damme.

Así que nadie debería sorprenderse de que en su más reciente proyecto vuelva a hacer de sí mismo, o algo así. A partir del 15 de diciembre , Amazon Prime Video pondrá a disposición de sus abonados la primera temporada de Jean-Claude Van Johnson, una metaserie –mitad comedia, mitad drama– en la que Van Damme interpreta a un actor de acción en decadencia que hace películas pésimas ( Huckleberry Finn en clave de kung-fu, por ejemplo) como perfecta pantalla para su verdadera profesión: un letal agente de operaciones encubiertas, cuyo nombre en clave es, claro, Jean-Claude Van Johnson.

Es el proyecto más descabellado que el actor ha encarado hasta el momento, y no es poco decir: en sus tres décadas de trayectoria le dio una trompada a una víbora de cascabel (en Hard Target); fue crucificado por piratas (en Cyborg, el dragón invencible) y que salvó a un bebe de las garras de un tigre con ayuda del basquetbolista Dennis Rodman (en La colonia).

En Jean-Claude Van Johnson, su debut en TV, el actor de 57 años encarna a no menos de tres personajes: una versión ficcional de sí mismo, a un segundo döppelganger que viaja en el tiempo y a un obrero búlgaro medio tonto y de voz chillona.

Se trata de una vuelta de tuerca notable en la carrera de este actor nacido en Bélgica que se convirtió en una estrella del cine de acción de las décadas del 80 y 90, dirigido por algunos de los grandes maestros del género de Hong Kong, y que luego vio como sus problemas personales, su adicción a la cocaína y varios divorcios hicieron trizas su carrera.

En vez de escudriñar el tumultuoso pasado del actor, la serie se burla cariñosamente de él: los seis capíutulos de esta temporada están salpicados de referencias a las películas de Van Damme y a su vida, incluidas varias parodias de secuencias de entrenamiento y alusiones a esos años en los que pasó filmando en lugares como China y Bulgaria.

Dave Callaham, el creador de la serie, es fanático de Van Damme de toda la vida. En 2014 se enteró de que la productora de Ridley Scott intentaba imaginar una ficción que lo tuviera como protagonista.

Guionista de Godzilla y Los indestructibles –así como la futura Mujer maravilla 2–, Callaham sabía mucho de acción, pero quería más que eso para su ídolo. Imaginaba un concepto mucho más elaborado, algo como similar JCVD, premiada película belga de 2008 donde Van Damme se interpretaba a sí mismo como un involuntario involucrado en el robo a una oficina de correos. “Les dije que quería jugar con la idea de quién es él y del lugar que ocupa en la cultura popular –dice Callaham–. Era mi actor favorito de chico, así que quería hablar de los altibajos de su carrera, y hacer algo que atravesara todos esos mundos. Me dijeron que era genial, pero que no entendían de lo que les hablaba.”

Callaham temía la reacción de Van Damme. “No sabía cuántas ganas tendría de reírse de sí mismo”, recuerda. “Hay muchos actores de la década del 80 que no están dispuestos a eso.” Sus temores eran infundados. “Jean-Claude fue muy amable. Estaba al tanto de mi trayectoria, así que básicamente me hizo preguntas sobre el rodaje de Godzilla. Quería saber todo sobre esa película.”

Van Damme no tenía ningún problema en burlarse de su imagen. “Hice más de 40 películas en las que se me ve con un arma en la mano y la misma cara de nada”, dice. La serie toca varios de los temas de sus películas más famosas, como el viaje en el tiempo ( Timecop, policía en el tiempo), el tema del doble ( Doble impacto), y no esquiva la naturaleza eminentemente comercial de las películas de acción de Hollywood. En Huck –la ficticia película dentro de la serie que filma su personaje–, el héroe es un superpatriota pendenciero que usa sombrero de paja, Tom Sawyer es una mujer, y el esclavo fugitivo y amigo de Huck es un actor chino, en un descarado ardid para seducir al mercado asiático.

La serie también muestra un costado más amable de Van Damme, quien en la película (y podría decirse que también en la vida real) suele ser su peor enemigo. “Siento que él vive al filo entre ser alguien muy extrovertido, y su tendencia natural a replegarse”, dice Kat Foster ( Weeds), quien interpreta a su exnovia y compañera como agente de operaciones encubiertas. “Creo que Jean-Claude Van Johnson es un homenaje a esas partes de sí mismo que él prefiere ocultar.”

Traducción de Jaime Arrambide

Por: Robert Ito

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.