La chica de las tropillas en Jesús María

Mia es no sólo polista: en enero ganó una competencia de la disciplina gauchesca en el festival cordobés y llegó a competir en adiestramiento
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
17 de diciembre de 2017  

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Enero de este año. La televisación nacional mostró una moza de boina roja y aspecto bien gauchesco al mando de una tropilla de criollos en el festival de Jesús María. Cara conocida... pero de otro ámbito: el polo. Mia Cambiaso competía en otra disciplina ecuestre, e hizo honor al apellido: venció en su categoría.

De los varios deportes con caballos que practicó, el de las tropillas es el que más parece gustarle a la chica de 15 años, que lo conoció en 2015, cuando en un remate en Pilar le pusieron un poncho y una boina y la subieron a un caballo. Ese día quedó con ganas de tener una tropilla, y al verano siguiente su papá apareció de sorpresa con una de moros. "Tremenda", la califica Mia. "Y entonces empecé", recuerda.

Va a repetir el próximo mes en Jesús María. Ya tuvo un ensayo singular: en el descanso largo de Ellerstina 14 vs. Cría Yatay 6, por el Argentino Abierto, participó en una exhibición en la cancha 1 de Palermo, ante miles de espectadores. Fue un placer. Lejos del susto que pasó, casi llorando, cuando una nochecita, en el campo familiar de Córdoba, salió a practicar con la tropilla y los caballos se le escaparon, sin que hubiera nadie para ayudarla. "Nunca más sola", jura.

Tanto le gustan los caballos que llegó a dedicarse al adiestramiento por un par de temporadas en Palm Beach, donde su papá pasa tres meses cada año por su trabajo de polista. Mia cree recordar que hasta salió tercera en un concurso en Estados Unidos.

No todo es caballos para ella, por cierto. Los genes de la madre se hacen notar: Mia ya anduvo haciendo campañas de fotos como modelo para una marca de ropa... identificada con lo gauchesco.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.