Eduardo Casal: "Si alguien pretende hacer política acá adentro, no lo voy a permitir"

El sustituto de Gils Carbó toma distancia de su antecesora, pero asegura que no eliminará ninguna de las fiscalías especiales
Paz Rodríguez Niell
(0)
17 de diciembre de 2017  

Eduardo Casal, reemplazante interino de Alejandra Gils Carbó al frente de la Procuración, se para en las antípodas de su antecesora desde su primera definición: llama a volver a las "formas más tradicionales".

Asumió el interinato porque es el procurador ante la Corte de más antigüedad. Con 59 años, tiene 40 en la Justicia, 30 en la Procuración y 25 como fiscal ante el máximo tribunal. A pesar de sus diferencias con Gils Carbó, adelanta que no va a suprimir ninguna de las estructuras creadas por ella ni "excluir" a su gente. "Yo no hago distinción por la época en que entró cada uno. Ninguno de nosotros entró por el diario", dice, pero advierte que él prefiere funcionarios de perfil menos "político".

-¿Cómo encontró la Procuración?

-Es como un tren que viene en marcha. Vos estás arriba y la tenés que ir retocando a medida que está funcionando.

-¿Encontraron algo que les llamara la atención?

-Están los problemas habituales, llegamos con el presupuesto y movimientos de personal manejados con un criterio que uno no tendría. Nada para una denuncia penal. Creo que lo vamos a ir acomodando a las formas más tradicionales.

-¿A la Procuración en general?

-Sí, y sobre todo administración y gestión? como algún funcionario haciendo un reemplazo muchas categorías arriba sin justificación. Cosas que no guardan lo tradicional.

-Insiste en la idea de volver a lo tradicional

-Sí, ojo, no puedo atrasar el reloj porque el mundo cambió. Hoy, por ejemplo, vamos a un sistema acusatorio (donde el que investiga es el fiscal y no el juez).

-¿Y qué opina?

- El tema no es quién investiga, sino cómo y con qué herramientas. El problema que le veo al acusatorio es que en la aplicación de la ley penal hay dos grandes perversidades: pretender condenar al inocente o perdonar al culpable. Para la primera está preparado el sistema porque la Constitución garantiza el debido proceso, el derecho de defensa? Si un fiscal quiere perseguir a un inocente, el sistema tiene las herramientas para evitarlo. Pero, ¿si un fiscal mira para el otro lado? Si paralelamente, el procurador general tiene facultades de sustituir fiscales. ¡Cuidado! Yo, dominando este sillón, domino todo. Hay que evitar la concentración del poder en el procurador general. En aquellos casos de corrupción de la administración anterior que avanzaron, ¿por qué fue? Porque había un fiscal que no lo pudieron desplazar, porque hubo algún juez que compartía las atribuciones con la fiscalía y si no impulsaba el fiscal, impulsaba el juez? Pero si la pelota hubiera estado en un solo wing, no sé qué hubiera pasado.

La historia secreta detrás de la renuncia de Alejadra Gils Carbó

16:13
Video

-¿Qué opina de la gestión de Gils Carbó?

-Ella ha conducido la Procuración conforme su estilo y convicciones. He discutido muchas veces cuestiones de criterio, frontalmente y a veces con tono elevado, pero siempre desde lo jurídico. Nunca hubo agravio o resentimiento.

-¿Cuál es su objetivo?

-Mantener esto en condiciones para que quien venga pueda retomar una gestión según su criterio. Uno es un piloto de tormenta. Si puede, debe mejorar lo que está, asegurar la eficiencia, apuntar a la transparencia y facilitar la gestión de los fiscales.

-¿Ha renunciado gente con la partida de Gils Carbó?

-No. Sí hubo alejamientos de determinadas funciones. Por ejemplo, el anterior secretario de Coordinación Institucional, Lisandro Pellegri, era de estrecha confianza de la doctora Gils Carbó y pidió volver a sus anteriores funciones, a la procuraduría de delitos de lesa humanidad. Todos fueron a donde prefirieron ir. No se persiguió a nadie. Se lo dije a los de Sitraju (un nuevo gremio judicial que nació durante el kirchnerismo), que vinieron preocupados. El que trabaja no va a tener problema, el vago sí. Yo no hago distinción por la época en que entró cada uno. Ninguno de nosotros entró por el diario. Alguien nos recomendó. Claro que si alguien pretende hacer política acá adentro y torcer la objetividad no lo voy a permitir. Mi idea es acentuar el perfil profesional y técnico.

-¿Qué va a hacer con las unidades especiales?

-No voy a suprimir nada. Tengo que tratar de que todo se mantenga funcionando.

-¿Creó una procuraduría nueva de terrorismo?

-No, no generé una unidad ni una procuraduría. Es una estructura para tener un centro de documentación sobre cuáles son los documentos aplicables, cuál sería un protocolo de actuación según el tipo de fenómeno, cómo organizarse para que no nos pase lo mismo que con la embajada y la AMIA. Dijeron que era para perseguir a RAM y la protesta social. No es así. Apunta al terrorismo internacional.

- ¿Qué opina de esta nueva ola de prisiones preventivas?

-Por respeto a mi función (de fiscal penal ante la Corte) no puedo anticipar opinión.

- ¿Cuál es su opinión de Justicia Legítima?

-Uno podría suscribir varios de los principios que enuncia, pero la aplicación que se hizo a la realidad no parecían reflejar adecuadamente su espíritu. Es una corriente de pensamiento. Es respetable. Yo no adhiero.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?