Suscriptor digital

Matías Albarracín sumó el título que le faltaba, y el que tanto perseguía

Matías Albarracín cumplió el suelo de consagrarse campeón argentino
Matías Albarracín cumplió el suelo de consagrarse campeón argentino Crédito: Rodrigo Néspolo
"Es el día más feliz de mi vida deportiva", confesó el mejor jinete del país tras coronarse por primera vez en el Campeonato Nacional disputado en el Club Hípico Argentino
Alejandro Panfil
(0)
17 de diciembre de 2017  • 22:47

"Gané todos los títulos en la Argentina, no me privé casi de ninguno, pero el Nacional me venía siendo esquivo. Aún así no me quitaba el sueño, pero es importante ser campeón nacional. A mí no se me daba y yo quería serlo", le dijo a LA NACION, muy emocionado, Matías Albarracín , el mejor jinete argentino a nivel local de la actualidad que se pudo coronar por primera vez en el Campeonato Nacional venciendo con Tinkerbell de la Pomme, por sobre los jóvenes Santiago Orifici, con Bugatti VD Nortside, y Pilar Ganzabal, con Bandurria Hulmen.

Había estado cerca, de hecho muy cerca en algunas ocasiones, pero nunca pudo sentir lo que vivió ayer por la tarde en el Club Hípico Argentino, ya que su victoria le llenó el curriculum y el alma, tanto que llegó a afirmar durante la premiación en el podio que era el día más feliz de su vida deportiva. No era para menos, ya que desde muy temprana edad tenía en mente cerrar un año como lo hará finalmente en este 2017.

Yo creo que me faltaba un poco de experiencia y un poco de calma. De chico siempre anhelaba ser campeón argentino y me cargaba una mochila superior a la que merecía
Matías Albarracín

No es un título más para él, ya que de tanto negársele iba progresiva y decididamente a transformarse en una obsesión personal. Y le llegó en el mejor momento de su carrera, ya que a la madurez y a los reconocimientos a nivel internacional que ya acumula a sus 38 años, como una medalla plateada por equipos en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y un diploma olímpico en Rio de Janeiro 2016, se le sumó ahora ser profeta en su tierra y lograr ese título que, por diferentes razones, no era para él, como sí lo había sido para su padre Justo, un fuera de serie y un consagrado de la hípica que obtuvo este certamen en varias oportunidades.

"Yo creo que me faltaba un poquito de experiencia y un poco de calma. Cuando estaba cerca de lograrlo me ponía nervioso porque de chico siempre anhelaba ser campeón argentino y veía a los grandes jinetes que ya lo habían logrado y yo, para asemejarme a ellos, al menos tenía que lograr lo mismo. Entonces me cargaba una mochila superior a la que merecía", analizó, ya aliviado, Albarracín, que vivió esta consagración como siempre, junto a la familia, ya que no sólo se dio el gusto de compartir el logro compitiendo con su padre, sino también acompañado por su hermano Álvaro y su tío Gonzalo, el ex entrenador de La Plata Rugby Club que lo quiso llevar para el deporte de la ovalada cuando Matías jugaba de wing y todavía no se había decidido definitivamente por la disciplina que ayer lo consagró por fin a nivel local.

Los últimos tiempos no habían sido fáciles para Matías, ya que luego de su participación en Río 2016, su caballo, Cannavaro 9, retornó a Europa con su dueño José Larocca, su amigo y gran apoyo desde el Viejo Continente, y debido a esa ausencia estuvo parado y sin competir en algunos certámenes de los que era habitué, como el ex Derby General San Martin. "Es desesperante verlo desde afuera", comentó, reconociendo que para practicar este deporte se necesita una infraestructura muy costosa y que nunca se está a salvo de algún que otro contratiempo. Pero siente que esa realidad empieza a ser parte del pasado, ya que el presente le hizo un gran guiño que le invita a soñar con un 2018 aún mejor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?