Suscriptor digital

Las Estrellas: el regreso de un galán puede cambiar la vida de una de las hermanas

Los protagonistas de Las Estrellas
Los protagonistas de Las Estrellas
A pasos del final, los guionistas intentan revitalizar la historia de una de las protagonista con la vuelta de un personaje clave
Mariano D'Andrea
(0)
19 de diciembre de 2017  • 23:45

Era el hombre ideal: fachero, inteligente, solidario y fiel a sus principios. Además, el pasado de Miranda ( Justina Bustos ) como prostituta lejos de causarle rechazo le generaba unas ansias irrefrenables de protegerla. Pero un día se fue, y con su partida la menor de las Estrella se quedó sin su galán y la tira más exitosa de El Trece sin una contrafigura que le haga frente al malvado Ignacio ( Rafael Ferro ).

La partida de Manuel no tuvo que ver con caprichos de los guionistas sino con compromisos del actor que lo interpreta, Gonzalo Valenzuela . Pero lo cierto es que desde que el abogado chileno desapareció, de un día para el otro -con la extraña excusa de haber sido detenido en su país de origen por razones que nunca se entendieron del todo-, la tira sufrió un cambio rotundo.

En principio, el personaje de Miranda perdió, directamente, el rumbo. De ser una chica fuerte que estudiaba medicina e intentaba salir del mundo de la prostitución al que la había obligado a entrar Ignacio, pasó a ser primero cantante de cumbia, después abandonó su carrera y por último se convirtió en una chica que pasa sus horas sin ninguna ocupación ni interés concreto.

Otro personaje que perdió brillo con la partida de Manuel fue el de Ignacio. Primero, se reveló como un malvado todopoderoso que tenía en sus redes tanto a su cándida esposa Virginia (Celeste Cid) como a su pequeña cuñada (Miranda). Capaz de urdir los planes más macabros y con un cinismo que parecía no tener límites, ya sin un personaje que pudiera hacerle frente, la chispa de su maldad se fue apagando irremediablemente hasta hacerlo desaparecer (literalmente) de la tira.

Pero quien más perdió con aquella inexplicable huida fue la telenovela en sí. Las Estrellas fue pensada originalmente como un unitario que se emitiría más allá del horario de protección al menor, se proponía tratar, entre otros temas, el de la prostitución VIP. Su conversión en una telenovela diaria y su pasaje a las 21 hizo que las temáticas debieran ser suavizadas. Y, ya en el aire, la partida del héroe justiciero no hizo más que acelerar la transformación del programa en una graciosa y efectiva comedia "de chicas" y "para chicas".

Manuel ya había tenido un fugaz regreso a la tira. Hace unos meses, había llamado desde la cárcel a su ex novia. Algo bastante extraño, porque en principio había decidido irse sin decirle nada y la mantuvo en vilo durante meses, creyendo que la había abandonado porque le habían ofrecido un trabajo en el exterior bajo la descabellada condición de que no tuviese compromisos.

Lo cierto es que ahora, sobre el final de la tira, el personaje volvió. No ya para enfrentarse al malvado ni para rescatar a la doncella. Volvió más bien para llenarla de dudas y para poner en riesgo la relación que Miranda construyó, como pudo, con Federico ( Nicolás Francella ), un muchacho de su edad que a veces se revela demasiado celoso y, en otros momentos, igual de comprensivo que Manuel.

El reencuentro de Manuel y Miranda
El reencuentro de Manuel y Miranda Crédito: Prensa El Trece

Por supuesto que Miranda dudó cuando Mariano ( Luciano Castro ) le dijo que Manuel la esperaba y le pasó las coordenadas para encontrarlo. Tanto dudó que llegó justo cuando el abogado estaba armando su bolso para irse.

¿Pero es el mismo Manuel el que se fue que éste que ahora le pide que se fugue junto a él? Pareciera que no. O que sí, que es el mismo que le ocultó, supuestamente para que no sufriera, los verdaderos motivos de su partida. En concreto, Manuel parece haber regresado para dejar en claro que no es perfecto, porque la ficción de El Trece ya no necesita que lo sea.

¿Se irá Miranda con él? Quizá, pero eso no es lo más importante. Lo más trascendente es que este regreso le permite a una de las protagonistas volver a transitar una historia tan digna de ser contada como la de sus hermanas. Y que, al fin, Justina Bustos recobró la chance de demostrar que puede manejarse con la misma intensidad y soltura tanto en la comedia como en las escenas más dramáticas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?