La UE acelera: quiere concluir la adaptación del Brexit en 2020

Theresa May, primera ministra del Reino Unido
Theresa May, primera ministra del Reino Unido Fuente: AFP - Crédito: Daniel Leal-Olivas
Eso suma una nueva fecha al calendario del súper divorcio
Silvia Pisani
(0)
20 de diciembre de 2017  • 09:37

MADRID.- La Unión Europea (UE) acelera frente a Gran Bretaña y propuso hoy que el llamado "período de transición" para que ambas partes se adapten luego del divorcio "no se extienda más allá" del 31 de diciembre de 2020.

Desde ese momento la idea es que ambas entidades, la UE por un lado y Gran Bretaña por el otro, operen de forma independiente, en los términos de la nueva relación que sean capaces de negociar.

De ese modo, se agrega una fecha más al calendario de la ruptura político institucional más importante en lo que va del siglo.

La salida del Reino Unido del bloque de los 27 está prevista para el 29 de marzo de 2019.

A partir de ese momento debería comenzar un "período de transición" en el que ambas partes se adapten a la nueva forma de relación.

La primer ministra británica, Theresa May , había pedido inicialmente que esa etapa de adaptación fuera más larga. De no menos de dos años.

Theresa May, primera ministra del Reino Unido
Theresa May, primera ministra del Reino Unido Fuente: AFP - Crédito: Daniel Leal-Olivas

Pero el bloque continental consideró que eso no es lo más apropiado y propuso entonces reducirlo a 21 meses, según informó hoy el negociador europeo, Michel Barnier.

El jefe negociador precisó que durante ese tiempo a Gran Bretaña se le seguirán aplicando "todas las obligaciones y ventajas" de la UE, aunque no tendrá derecho a decidir sobre ninguna de ellas. Podrá asistir a las reuniones de comisión pero no tendrá voto alguno.

"No haremos para Gran Bretaña una transición a su medida", dijo Barnier.

Lógica europea

De hecho, el final de la transición se dispuso hoy de acuerdo con una lógica europea. Ocurre que en diciembre de 2020 termina el presupuesto de siete años del bloque, una estimación de gastos e inversiones a la que aún esta asociada Gran Bretaña.

Para Bruselas, era mucho más razonable cerrar la transición en coincidencia con el final de ese ejercicio presupuestario que en los términos solicitados por la británica May.

Aún no hubo respuesta de Londres. Puede que la fecha no sea totalmente del agrado de la primer ministra que acaba de sumar una nueva complicación a perder una votación clave por el que la aprobación final del acuerdo del Brexit depende ahora del Parlamento.

El acuerdo al que se comprometió May es bastante más duro para Gran Bretaña de lo originalmente presentado.

Deberá pagar entre 40.000 y 45.000 millones de euros a la UE; garantizó el derecho de los ciudadanos europeos que viven en Gran Bretaña y se comprometió a una "frontera blanda" entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Nada de eso figuraba en el imaginario inicial con el que Londres acometió el divorcio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.