Real Madrid-Barcelona se jugará en el "prime time chino": el partido más importante en un horario poco habitual

Fuente: Archivo
El clásico español comenzará a las 13 horas de Madrid ya que en Pekín serán las 20 y lo podrán ver millones de chinos
(0)
20 de diciembre de 2017  • 14:44

MADRID (AFP).- El fútbol español mira a Oriente, y no sólo para esperar a los Reyes Magos, sino también para mostrarse con toda su fuerza: por eso programó su partido estrella, Real Madrid-Barcelona, en un horario nada habitual, que le garantiza máxima visibilidad en tierras asiáticas. El clásico español se jugará a las 13 horas de Madrid, que serán las 20 de Pekín, capital de China. En Buenos Aires, el reloj marcará las 9 de la mañana cuando Cristiano Ronaldo y Lionel Messi se pongan frente a frente (transmite ESPN2 y se podrá ver online por la plataforma ESPN Play).

Con 650 millones de telespectadores previstos, es decir, un décimo de la humanidad, el duelo de los dos poderosos equipos es el más visto en el mundo. Y es una máquina de ingresos para la Liga, ya que la rivalidad permanente entre estos dos gigantes supone una uno de sus principales atractivos.

José María Gay de Liébana, economista de la Universidad de Barcelona, subraya que el campeonato español genera, según algunas estimaciones, entre 10.000 y 15.000 millones de dólares de ingresos, es decir, entre el 1 y el 1,5% del PIB español, y calcula que los ingresos directos e indirectos generados únicamente por el clásico se elevan a "varios cientos de millones de euros". Así, según un reciente estudio de la consultora Nielsen, el clásico de diciembre de 2016 en el Camp Nou (1-1) generó 36 millones de euros de exposición mediática para las diferentes marcas patrocinadoras de los dos clubes.

Un horario para Asia

El horario de mediodía elegido para este clásico tiene por objetivo captar los mercados asiáticos: serán las 20hs en Pekín, las 19 en Djakarta (Indonesia) y las 17.30 en Nueva Delhi. "Queremos ofrecer a nuestros aficionados en Asia la oportunidad de ver el duelo entre el Real Madrid y el Barcelona en un horario adaptado a ellos", declaró a la agencia AFP Joris Evers, director de comunicación mundial de la Liga española. "China y otros países emergentes tienen unas clases medias que cada vez tienen más poder adquisitivo, por consiguiente están en condiciones de gastar más. Y a través del fútbol, van entrando unas serie de marcas", explica.

Messi, en el último clásico
Messi, en el último clásico Fuente: AFP

Duelo de titanes en la Premier League

El otro objetivo tiene que ver con la competencia entre campeonatos: por ahora la Premier League inglesa domina el mercado de los derechos de TV con unos 3.300 millones de euros ingresados cada temporada frente a los 1.600 millones de la liga española.

El riesgo para España es quedarse atrás financieramente y ver marchar a sus estrellas, de ahí, su deseo de rivalizar en el extranjero, con la apertura de oficinas propias en Singapur, Pekín o Nueva York.

El primer clásico de la temporada se jugó en Estados Unidos
El primer clásico de la temporada se jugó en Estados Unidos Fuente: Archivo

En esta línea, el primer Barcelona-Real Madrid de la temporada tuvo lugar a finales de julio... en Estados Unidos (3-2). Partido amistoso de pretemporada con aroma de golpe comercial a la espera de deslocalizar al extranjero algunos partidos de campeonatos a partir de la próxima temporada, como propuso el presidente de La Liga, Javier Tebas.

"Asia es un mercado muy importante para nosotros", reconoció recientemente Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona, cuyo patrocinador principal es la empresa japonesa Rakuten. Y el Atlético de Madrid, Valencia o Espanyol tienen cada uno accionistas asiáticos. Un mercado que, con pasos de gigante, va ganando terreno.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.