Murió el cardenal que encendió el escándalo de la pedofilia

Bernard Law fue el símbolo de los abusos de menores en Boston
(0)
21 de diciembre de 2017  

CIUDAD DEL VATICANO.- El cardenal Bernard Law, figura clave en el encubrimiento de sacerdotes pedófilos en Estados Unidos, falleció ayer, a los 86 años, una muerte que "removió un gran abanico de emociones" entre sus víctimas, según su sucesor en el arzobispado de Boston.

"Les ofrezco mis excusas sinceras por el mal causado, mis oraciones ininterrumpidas y mi promesa de que el arzobispado los ayudará en sus esfuerzos para lograr la sanación", dijo el cardenal Sean Patrick O'Malley, al frente de la diócesis de Boston tras la revelación de los escándalos.

Law llegó a ser uno de los líderes más importantes de la Iglesia en Estados Unidos. Tuvo una gran influencia en nombramientos del Vaticano en distintas arquidiócesis, ayudó a marcar prioridades a los obispos y tenía el favor del papa Juan Pablo II.

Pero en enero de 2002 el diario The Boston Globe inició una investigación que reveló que Law trasladó durante años a sacerdotes que habían abusado de menores de una parroquia a otra, sin alertar a los padres ni a la policía. En cuestión de meses, católicos de todo el país exigieron saber si sus obispos habían hecho lo mismo.

Según un informe del Ministerio de Justicia de Massachusetts, en la diócesis de Boston, con más de dos millones de católicos, más de 1000 chicos fueron víctimas de abusos sexuales durante 60 años. Como líder de la arquidiócesis en el centro del escándalo, Law fue durante el resto de su vida un símbolo del fracaso generalizado de la Iglesia a la hora de proteger a los menores. En medio del escándalo en su contra, incluidas algunas críticas de sus propios sacerdotes, Law pidió renunciar y Juan Pablo II lo autorizó.

"A todos los que han sufrido por mis errores y deficiencias, les pido disculpas y les ruego que me perdonen", dijo al renunciar, en 2002. Fue una llamativa caída en desgracia para él y una medida poco habitual en la Iglesia, que resiste la presión pública, pero no pudo hacerlo en esa ocasión debido al alcance de la crisis.

"Law les dio la espalda a criaturas inocentes y permitió que fueran abusadas sexualmente", declaró el abogado Mitchell Garabedian, que representó a decenas de perjudicados.

Aun así, el cardenal conservó algo de apoyo en el Vaticano. En 2004 fue nombrado arcipreste de la Basílica de Santa María la Mayor, una de las cuatro basílicas principales de Roma. Cuando Juan Pablo II murió, al año siguiente, fue uno de los obispos que presidieron la misa en San Pedro.

El papa Francisco lamentó la muerte de Law "después de una larga enfermedad", sin entrar en la polémica. "Elevo mis oraciones de sufragio para que el Señor, rico de misericordia, lo acoja en la paz eterna", agregó el Papa, que apenas llegado al trono de Pedro, en 2013, removió a Law de su cargo en la basílica, la preferida de Bergoglio.

Agencias ANSA, DPA y AFP

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios