Fabián Cubero: "Tengo ganas de volver a enamorarme, pero ahora no es el momento"

“Yo las busco por el colegio todos los días, porque Nicole tiene programa, y recién llega para la hora de la cena, entonces me siguen viendo todos los días como cuando vivíamos juntos”
“Yo las busco por el colegio todos los días, porque Nicole tiene programa, y recién llega para la hora de la cena, entonces me siguen viendo todos los días como cuando vivíamos juntos” Crédito: Christian Hait
Separado hace seis meses de Nicole Neumann, el jugador de fútbol está dedicado ciento por ciento al cuidado de sus tres hijas. Desde Mar del Plata, cuenta cómo es su nueva vida y cómo pasará su primera Navidad como padre solo
(0)
28 de diciembre de 2017  • 09:39

"Estoy muy bien, disfrutando de mis primeras vacaciones solo con mis hijas, rodeado de amigos y familiares”, son las palabras que elige Fabián Cubero (38) para empezar la entrevista. Este 24 de diciembre será la primera Nochebuena –después de 10 años de casado con Nicole Neumann– que estará acompañado nada más que por sus herederas Indiana (9), Allegra (6) y Sienna (3). Instalado desde el 13 de diciembre en su Mar del Plata natal, el jugador de Veléz Sarsfield disfruta de los días de sol y playa, “dedicado a estar con la familia”. Luego de almorzar en el parador Mute, hace un stop para hablar con ¡Hola! Argentina.

–¿En algún momento pensaste en pasar las Fiestas con Nicole?

–Consideré que no era una buena idea porque Nicole se llevaba bien con mi familia, pero sólo lo justo y necesario. Ahora que estamos separados, no volvió a tener contacto, entonces nos pareció mejor que las chicas pasen una fiesta con cada uno. Primero van a estar conmigo en Navidad, así también están para mi cumpleaños, y en Año Nuevo se van con la mamá.

–¿Cómo entretenés a tus hijas en vacaciones?

–Este año a Indiana le regalaron un álamo en el colegio y lo quiso plantar en la casa de sus abuelos, así que empezamos haciendo jardinería. En mi tiempo libre aprovecho para hacer todo lo que ellas quieran, desde que nos levantamos hasta el último minuto. Preparamos el desayuno, ordenamos el cuarto, levantamos la mesa, todo lo hacemos como un juego.

–Nicole dice que sos el que las consiente. ¿Vos qué opinás?

–Soy simple y me gusta estar presente, compartir todos los momentos posibles con ellas. Me importa transmitirles los valores reales y que se puedan manejar solas, sin tener una persona atrás ordenando lo que ellas hacen. Mi mamá me lo inculcó y lo aprendí porque viví mucho tiempo solo.

–¿Cómo viven tus hijas el primer verano con padres separados?

–Súper bien, hacemos planes todo el tiempo, están distraídas, entonces no tienen tiempo de extrañar. Cuando quieren hacen video llamada con su mamá y sino, están jugando con sus primos. A la que más le costó la separación fue a Indiana, porque cuando yo vivía en la casa estaba todo el tiempo muy presente. Durante el día no se modificó en nada su rutina, pero a la noche sí. A la hora de irse a dormir, yo siempre les leo un cuento, les lavo los dientes. Un día me planteó si me podía quedar a dormir con ellas, como lo hacíamos antes. Pero con el tiempo se fueron acostumbrando y ahora saben que hay días que duermen con su mamá y otros conmigo.

–¿Cómo repercutió la separación en tu vida diaria?

–Mis hijas siguen siendo mi prioridad. Ahora tenemos un esquema armado para que no lo sientan tanto. Los lunes, jueves y viernes se quedan a dormir en su casa con Nicole, y los martes y miércoles se vienen conmigo. Yo las busco por el colegio todos los días, porque Nicole tiene programa, y recién llega para la hora de la cena, entonces me siguen viendo todos los días como cuando vivíamos juntos. Los fines de semana nos arreglamos dependiendo de qué día yo tengo partido.

–¿Cómo está tu relación con Nicole?

–Tranquila, por suerte. Seguimos adaptándonos a esta nueva vida de a poco. Pasó todo muy rápido en estos últimos meses, pero lo más importante entre nosotros siempre fue que las nenas no sufran.

–¿En qué estado está el divorcio?

–Los abogados están terminando de poner de acuerdo en algunas cosas. Pero, por suerte, no tenemos problema con la separación de bienes, ni con la cuota alimentaria.

–¿Te cruzaste con Facundo Moyano?

–No, nunca. No lo evité, si se da, se da, pero no tengo por qué verlo. Sé que a las chicas ya se lo presentó, pero como un amigo. Tratamos de no coincidir, yo no tengo problema con nadie, pero como ya tenemos horarios fijos, no nos cruzamos.

Jueves 14. Fabián disfruta de sol y el mar con sus tres hijas en el parador Mute, en Mar del Plata, y luce su cuerpo de atleta entrenado.
Jueves 14. Fabián disfruta de sol y el mar con sus tres hijas en el parador Mute, en Mar del Plata, y luce su cuerpo de atleta entrenado. Crédito: Christian Hait

VOLVER A EMPEZAR

–¿Seguís solo?

–Sí, tuve algunas citas, pero por el momento estoy bien así, solo. En el último tiempo me hicieron fama de mujeriego y no quedé bien, no era todo cierto.

–¿Sentís que la fama te complica para tener una nueva relación?

–Sí, porque me relacionan con tantas chicas que si alguna me quiere conocer en serio, le genera dudas lo que dicen de mí. Pero entiendo que es normal que pase esto después de una separación tan mediática.

–¿Tenés ganas de volver a enamorarte?

–Sí, pero creo que ahora no es el momento. El amor te sorprende de un día para el otro, pero siento que todavía es todo muy reciente. No pasaron ni cuatro meses desde que me fui de la casa. Ahora estoy abocado a la contención de mis hijas, entonces no tengo mucha disponibilidad para salir con alguien.

–¿Cuáles son tus deseos para 2018?

–Tengo muchos proyectos para el año que viene. Espero que nos vaya bien en Vélez en lo deportivo. Me quiero retirar en ese club, pero quiero disfrutar mis últimos seis meses de contrato. También estoy empezando a juntarme con productoras de televisión, es algo que me divierte, y quiero abrir una fundación para integrar a los chicos de menos recursos con el deporte.

  • Texto: Sofía Kotler
  • Fotos: Christián Hait

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.