Las 25 peores contraseñas de 2017 que no deberíamos volver a usar jamás

Las 25 peores contraseñas de 2017 incluyen a clásicos perennes como 123456 o qwerty
Las 25 peores contraseñas de 2017 incluyen a clásicos perennes como 123456 o qwerty Fuente: Archivo
Usar una buena clave (y no repetirla) es fundamental para protegernos de los ataques informáticos; sin embargo, muchos internautas siguen eligiendo claves demasiado obvias; te damos algunos consejos para no seguir su ejemplo
(0)
22 de diciembre de 2017  • 00:03

2017 fue el año en el que los ladrones informáticos hicieron temblar al mundo. Los ciberataques WannaCry y Petya, la filtración de correos en las elecciones francesas o los robos masivos de bitcoins son sólo algunos ejemplos de titulares protagonizados por delincuentes informáticos en distintas partes del mundo.

La seguridad en internet es, sin duda, uno de los temas más debatidos del momento. Sin embargo, las medidas que tomamos para protegernos de los ataques digitales no siempre son suficientes.

Una parte vital de la protección frente a los piratas informáticos son las contraseñas que usamos. El error más común es utilizar la misma contraseña en diferentes sitios de internet.... y, además, no siempre es una clave segura.

Muchas veces buscamos palabras que nos resulten fáciles de memorizar, lo cual hace que muchas veces esa contraseña no sea lo suficientemente robusta. Y los hackers se aprovechan de eso. Lo curioso es que año tras año solemos repetir los mismos errores.

123456

La compañía de gestión de contraseñas online SplashData calcula que al menos el 10% de los usuarios de internet utilizó a lo largo de este año una de las 25 peores contraseñas que aparecen en su lista, que elabora anualmente desde hace 7 años.

Los datos de su último informe fueron extraídos de más de cinco millones de credenciales filtradas en ataques y brechas de seguridad, en su mayoría pertenecientes a internautas de América del Norte y Europa.

Y este año, al igual que en anteriores, la contraseña que encabeza la lista es indudablemente fácil de adivinar: " 123456 "

La segunda en la lista no es mucho mejor: "password" (contraseña, en inglés).

Y aparecen también en la lista otras claves sencillas como "12345678", "qwerty" (mira tu teclado y leerás la palabra en la fila superior izquierda), "letmein" (déjame entrar, en inglés), "iloveyou" (te amo), "admin" (administración), "login" (registro) o "welcome" (bienvenido).

Otras palabras algo más originales no se libran de estar entre las peores, según el informe. Por ejemplo, "starwars (que apareció por primera vez este año en la lista) " , "monkey" (mono) o "freedom" (libertad).

" Qwerty" es otra de las contraseñas más usadas. Basta leer el teclado para adivinarla.

La lista de las 25 claves más usadas (y menos seguras) de 2017
La lista de las 25 claves más usadas (y menos seguras) de 2017 Fuente: Archivo

¿Qué hacer para mejorar las contraseñas?

"Lamentablemente, pese a que el nuevo episodio de 'Star Wars' pueda ser fantástico para la saga, la palabra 'starwars' es una contraseña peligrosa", dice Morgan Slain, director ejecutivo de SplashData.

"Los hackers usan términos comunes en la cultura popular y el deporte para acceder a las cuentas porque saben que hay mucha gente que los elige porque son palabras fáciles de recordar". Por eso es mejor complicarse un poco más y evitar patrones simples, palabras populares y secuencias numéricas.

"Es fundamental que incluyan letras y números. Cuanto más largas y más complejas, mejor", le dijo a BBC Mundo el experto en seguridad informática Jim Wheeler. Wheeler también recomienda usar un gestor de contraseñas, una aplicación para almacenarlas de forma segura. LastPass, 1Password y KeePass son algunos de los más usados.

Cuatro claves:

  • No utilices datos personales ni tu nombre de usuario
  • Usá el menor número de palabras posible
  • Usá símbolos, mayúsculas y números
  • Usá contraseñas diferentes para cada servicio y cambialas cada cierto tiempo

No incluyas tus apellidos o fecha de nacimiento.

Fuente: Archivo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.