El Top-10 del automovilismo argentino 2017: Canapino, Ardusso y, más atrás, el resto

El arrecifeño y el santafesino definieron en las dos últimas semanas del año quién fue el mejor de la temporada; se quedaron con los títulos más importantes y ganaron a voluntad.

Pablo Vignone
(0)
24 de diciembre de 2017  • 00:01

Agustín Canapino y Facundo Ardusso, el abrazo final. Fueron los dos mejores pilotos del 2017
Agustín Canapino y Facundo Ardusso, el abrazo final. Fueron los dos mejores pilotos del 2017 Crédito: Prensa Súper TC2000

Agustín Canapino le ganó el 2017 por pocas centésimas a Facundo Ardusso y por un almanaque al resto. Tal fue el rendimiento de los pilotos del automovilismo argentino de pista durante la temporada que acaba de finalizar. Hubo muy poco para elegir entre los dos que monopolizaron los títulos (y subcampeonatos) más importantes del medio local, y en esa pelea cerrada dejaron muy atrás al resto, que acompañó como pudo.

Lo que produjo el piloto de Arrecifes, que venía de un 2016 encumbrado, fue muy meritorio. Retuvo el campeonato de TRV6, prácticamente su feudo, pero a eso le agregó la conquista del título de Turismo Carretera, la categoría de mayor nivel -teniendo en cuenta grado de competencia y de dificultad de manejo de los autos- y el intento por retener el campeonato del Súper TC2000 prácticamente hasta el final: tuvo que conformarse con el subcampeonato. Para conquistar esos dos títulos (lleva ya 12 en once años de campaña) y el sub se volvió el piloto con mayor cantidad de triunfos (8) en el año deportivo. Además, subió al podio en 23 carreras de las 45 disputadas. La adjudicación del Olimpia de Plata en el rubro certifica lo que es pensamiento generalizado: fue el mejor del 2017.

Pero le ganó por muy poco a Ardusso, que durante buena parte del año fue puntero de los dos torneos más importantes –los únicos en los que tomó parte- y que, por circunstancias que escaparon a su control, no estuvo en el lugar de Canapino. Se quedó con el título del Súper TC2000 después de marcar 7 poles y ganar tres de las 12 carreras del torneo; perdió sobre la raya el campeonato de TC con un auto inmanejable, que su equipo no pudo componer en las 48 horas finales del certamen. Un logro adicional pero no menor: fue invitado a correr en el Turismo Nacional clase 3 y el TC2000, la versión junior del Súper, y ganó ambas carreras, en Buenos Aires, con el Honda de Leo Larrauri y el Renault de Mariano Pernía.

Detrás ambos, hay que esperar un rato para pase el segundo pelotón. Y ahí la discusión está entre Matías Rossi y Mariano Werner, dos que no se llevan bien. El piloto de Del Viso fue protagonista del pase del año (de Chevrolet a Ford en el TC) y tuvo un año con altibajos: ganó en las tres categorías en las que participó (TC, SúperTC2000 y TRV6), pero no descolló y prácticamente no peleó ningún título: llegó con una chance efímera a la última carrera del Súper TC2000 y pasó inadvertido.

El entrerriano arrancó muy mal, pagando la penalidad de su burdo acto en el cierre del TC en 2016, cuando sacó de pista a Rossi y lo privó de ser campeón. Sin chances de pelear por el título durante este año, se las compuso para ser protagonista en la parte final del año y terminó inscribiéndose entre los triunfadores del año; en el Súper TC2000, fue el único que pudo llegar a pelear contra Ardusso hasta la instancia decisiva, ganando una carrera en San Juan y terminando tercero en el torneo. Por muy poco, pero lejos de los primeros, Werner se vuelve el número 3, dejándole a Rossi el 4.

Con poca actividad en el automovilismo local -solo corrió en el STC2000- Esteban Guerrieri se merece el quinto puesto del ranking: ganó en Termas de Río Hondo, fue el mejor piloto de su marca en el campeonato y, especialmente, ganó tres carreras en el Mundial de Turismo, en Marruecos, China y Qatar, arrancando el año en un equipo particular y siendo promovido a la escuadra Honda oficial.

A continuación otra dupla que discute el sexto lugar. Cincuenta años después de que su abuelo Luis Rubén ganara por primera vez con un Torino, en la Vuelta de Junín de 1967, Josito Di Palma fue uno de los protagonistas del revival de la marca en el Turismo Carretera, la más vencedora de 2017, convirtiéndose en el máximo ganador de la temporada, con tres triunfos; en contraste, su año en el Súper TC2000 fue infructuoso; del otro lado, Emiliano Spataro, convertido en inspirador de la vuelta del equipo oficial Torino al TC, ganó por partida doble en ambas categorías, incluidas la polémica carrera de Rafaela que conspiró contra las chances de campeonato de su compañero Ardusso, y los 200 Kilómetros de Buenos Aires del Súper TC2000 con una reacción en la última vuelta y bajo la lluvia que quedará en el recuerdo. Cualquiera de los dos puede ocupar esa posición.

El marplatense Christian Ledesma vivió su petit resurrección en el 2017: volvió al TC, fue ganador y se metió en la Copa de Oro, además de ganar junto a Spataro los 200 Kilómetros, a bordo del Renault que chocó el viernes, que fue reparado contra reloj el sábado y que sorprendió el domingo. Para un piloto de los veteranos que se resiste a quedar atrás, fue muy saludable.

Por segundo año consecutivo, Mariano Altuna peleó el título de TRV6, ganando tres carreras en la tarea, pero otra vez volvió a perderlo contra Canapino en un final polémico en Paraná, cuando la fragilidad mental con la que encaró el momento más tenso de la carrera le pasó factura.

El mendocino Julián Santero, ganador de la primera y la última carrera del año del TC, a bordo de un Torino, podría ocupar la última plaza del Top-10; se recupera del golpe que para su carrera fue quedar fuera del Súper TC2000 a fines del 2014, e hizo mérito suficiente durante el 2017 como para volver allí, manteniéndose en el TC.

No fue un buen año para Pechito López.

El cordobés José María López, considerado uno de los mejores pilotos del país, no completó una temporada exitosa en la Fórmula E –en la que estuvo a puntar de ganar una carrera en México- y se quedó sin butaca para el nuevo campeonato. Tampoco pudo vencer en el Campeonato Mundial de Endurance (WEC), debido a una estrategia del equipo Toyota, que privilegió a la otra dotación del equipo que acabó ganando 5 carreras de nueve; errores en Silverstone y Shanghai y un abandono prematuro en las 24 Horas de Le Mans afearon su temporada

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.