Qué dice el peronismo cuando nadie lo escucha

Para quienes gobernaron la Argentina durante los últimos 12 años, Cambiemos es un plato exótico y la forma de gobernar de Macri les resulta incomprensible
Laura Di Marco
(0)
22 de diciembre de 2017  

El peronismo dialoguista se queja como un animal herido. La traumática sanción de la reforma previsional, después de una semana de violencia política, los empujó al abismo de los perdedores. La mitad de la sociedad que respalda -con matices- a Cambiemos reforzó la convicción de que no se puede confiar en ellos: está en su ADN, son definitivamente traidores. Un sentido común que metió a todos en la misma bolsa y que aguijoneó, especialmente, a los moderados. Un inmutable pope parlamentario resumía ese rechazo, en términos poéticos: "Un hombre político es un carente. En el fondo, siempre busca ser querido". Parte del duelo peronista es haber perdido el calor popular amasado con las grandes mayorías.

A la hora de la cosecha ganaron más Cristina Kirchner y sus hijos políticos poniéndole palos en la rueda a Macri que los gobernadores del PJ consensuando las reformas del oficialismo. "Según la construcción mediática que hizo el propio gobierno, ganaron Macri y La Cámpora", se quejaba esta vez un gobernador que avaló el consenso fiscal -paquete que incluye la reforma jubilatoria-, refrendado pacíficamente por el Senado, con mayoría peronista. En la nueva composición, el bloque que conduce Miguel Ángel Pichetto tiene 25 miembros (21 del Bloque Justicialista, más 4 del Interbloque Federal) versus 8 que liderará Cristina. "El acuerdo con el Gobierno funcionó eficazmente en el Senado -se defienden, en el PJ-, y en Diputados hay muchos de La Cámpora que metió la señora a los que los gobernadores no controlan". ¿Y Sergio Massa abrazado con el kirchnerismo? "Perdió el rumbo ese muchacho", razonan.

Pichetto no sólo es el jefe de los senadores del PJ. Es un gurú del peronismo. Su pensamiento influye sobre el justicialismo que gobierna en el interior del país y sintetiza, como pocos, el manual de gobernabilidad que imperó en la Argentina durante los últimos treinta años. En su fuero íntimo está convencido de que el vacío argumental del oficialismo a la hora de explicar la reforma jubilatoria -y las medidas, en general- forma parte de un adoctrinamiento peligroso. Lo culpa a Durán Barba. También culpa al Gobierno por financiar con subsidios a los grupos violentos que juegan a desestabilizarlo. No fue el peronismo, sino el duranbarbismo.

Tiene más sintonía con Cambiemos por la ley jubilatoria -una medida que concita el 60% de rechazo, según encuestas oficiales- que la propia Carrió: "No se gobierna con demagogia, sino con lo que se puede. Gobernar es difícil, pero el mundo está lleno de almas bellas, sensibles, que no analizan que el sistema previsional es inviable". Esas almas bellas, cree, son las que ven con buenos ojos que un gobierno carezca de mayorías parlamentarias para evitar así la tentación hegemónica. Al él le parece no sólo descabellado, sino temerario: un oficialismo en minoría no puede imponer su proyecto. De ese modo, el poder se deshilacha.

No subestima a Macri, a quien vio a solas tres veces en la vida, pero le resulta incomprensible el manual que usa para gobernar. Cree que Cambiemos está en su ciclo ascendente, pero no da por terminado al PJ. Como muchos de sus colegas, mira con esperanza el reciclamiento del PRI mexicano, al que le llevó 12 años resucitar. Curioso espejo.

Fuente: LA NACION

Para el Gobierno, en cambio, Pichetto tiene varias facetas. Está la versión republicana -el peronista institucionalista que ayudó a sancionar leyes fundamentales durante los dos últimos años- y la que es funcional al statu quo de Comodoro Py.

El patriarca del PJ se niega a cualquier perestroika o Lava Jato que involucre a jueces. La mesa judicial de Cambiemos y los "lilitos" de Carrió están convencidos de que el jefe de los senadores peronistas, de aceitados lazos con Ricardo Lorenzetti, quiso salvar de su destitución al camarista Eduardo Freiler, uno de los garantes, según ellos, de la trama de impunidad que protegió al peronismo durante la última década.

Pero el rionegrino es, también, el principal líder del justicialismo anti K. Cuando los senadores aprobaron el consenso fiscal que, en la práctica, inyecta fondos federales a las provincias, Pichetto votó a favor, mientras que las dos senadoras cristinistas por Santa Cruz se abstuvieron, en representación de una provincia que está al borde del quiebre financiero. Paradojas de la familia peronista.

El último miércoles, Pichetto se había preparado mentalmente para reencontrarse cara a cara con Cristina, que lo considera uno de los máximos traidores. Pero la ex presidenta pegó el faltazo a la primera reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda. Sin esa presencia disruptiva, para el oficialismo fue un trámite darle dictamen, con el apoyo del PJ, a la reforma tributaria.

¿Cuánto influye en el ánimo de los peronistas clásicos el encarcelamiento de los ex funcionarios K? En el Congreso, poco y nada porque funciona con otra lógica. Sin embargo, los popes parlamentarios rechazan las prisiones preventivas sin condena de sus antiguos compañeros. Y también el pedido de desafuero de Cristina. Digamos que tienen sentimientos encontrados. ¿Principios republicanos o gobernabilidad? En el manual crudo y desnudo del PJ gana la gobernabilidad y toda su gama de recursos: los non sanctos, incluidos en el kit.

Por ejemplo, los horroriza que Macri carezca de operadores aceitados ante el Poder Judicial y, en la intimidad, se ríen de lo que consideran una debilidad. O una ingenuidad. "Son raros estos muchachos", se desconciertan. Lo que el peronismo dice cuando nadie lo escucha es, por lo general, públicamente indecible.

Un mandatario provincial, de los que en el PJ llaman "líderes emergentes" -en alusión a que podría ser un candidato presidenciable para 2019-, lo explica así: "Todos los gobiernos de la democracia, incluido el de Alfonsín, tuvieron operadores ante los jueces. El poder se ejerce así". ¿Y qué se le pide a un juez? "Un hecho posible porque uno imposible podría empujarlo a la destitución".

Para quienes gobernaron la Argentina durante los últimos 12 años, Cambiemos es como una comida exótica. A sus popes les encantaría que Macri asumiera el rol de indiscutido macho alfa, como ellos están acostumbrados.

Un importante líder territorial lo resume así: "Me vuelvo loco con la difusión de las encuestas que dan a la chica (por María Eugenia Vidal) con mejor imagen que el propio Presidente. Pero, ¿dónde se vio eso? Eso es limar la autoridad presidencial". ¿Y qué harían ellos? No las difundirían. Lo mismo le cabe a Elisa Carrió: se les eriza la piel cuando discute a Macri en público o amaga con no votar un proyecto esencial. Al líder no se le discute puertas afuera. Eso es inconcebible. Y es el motivo por el cual Pichetto llegó a sugerir que, durante la década K, sentía el cerebro expropiado. "Quiso decir que recuperó márgenes de libertad que, como integrante de un gobierno, no tenía", traducen, desde su despacho.

El manual del PJ clásico sobre el poder refleja, en parte, la política del siglo XX: verticalista, machista, controladora, centrada en el líder y el territorio. Un territorio sembrado de intrigas y disputas, en el que el fin siempre justifica los medios. La política clásica dice -y no sólo sobre el peronismo- que es imposible ejercer el poder de otro modo en la Argentina. Que Cambiemos deberá adaptarse. Que Macri debería parecerse a Pichetto. En 2019 empezará a develarse quién tiene razón.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?