El Mercosur culpa a Europa por la falta de avances en el acuerdo

"La Unión Europea tiene la palabra", dijo el presidente de Uruguay; para Macri, "el proteccionismo no resolvió la pobreza"
Alberto Armendáriz
(0)
22 de diciembre de 2017  

Los mandatarios del bloque ratificaron en Brasilia la voluntad de avanzar con la integración
Los mandatarios del bloque ratificaron en Brasilia la voluntad de avanzar con la integración Fuente: Reuters

BRASILIA.- La falta de un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) -negociado de manera intensa estos meses recientes y tan anhelado durante las últimas dos décadas- no impidió ayer que, durante la 51» cumbre del grupo sudamericano, en Brasilia, los presidentes de la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay reforzaran su voluntad de firmar un convenio con los europeos en el primer trimestre de 2018 y, mientras tanto, continuar con la apertura del bloque al mundo.

Los cuatro países miembros del Mercosur tenían la esperanza de concluir las negociaciones políticas durante la reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) la semana pasada en Buenos Aires, para celebrarlo a lo grande en esta cumbre del bloque. Sin embargo, persistentes reparos de la UE (sobre volúmenes de cuotas de algunos productos agrícolas y de biocombustibles, la cuestión de la propiedad intelectual, las compras gubernamentales y ciertos temas de servicios financieros y marítimos) aguaron la fiesta en Brasilia. Sin perder el optimismo, el encuentro en el Palacio de Itamaraty duró apenas tres horas y sirvió, más que nada, para mostrar la unidad y el compromiso de los socios sudamericanos.

"Progresamos, y mucho, en las negociaciones entre el Mercosur y la UE. Por la primera vez en 20 años de tratativas, hay una perspectiva realista de que se concluya el acuerdo abarcador y equilibrado que todos buscamos", expresó el brasileño Michel Temer, que cerró así su período de seis meses de presidencia rotativa del bloque y pasó ahora a Horacio Cartes, de Paraguay.

Para los negociadores del Mercosur, los próximos tres meses serán claves para cerrar el trato; el canciller argentino, Jorge Faurie, calificó este tiempo como una "ventana de oportunidad". Se quieren evitar los problemas internos que puede generar en la UE el proceso de salida del Reino Unido (Brexit) y la dinámica electoral en Brasil de cara a los comicios de octubre de 2018.

Considerado en estos momentos el líder más firme del bloque, el argentino Mauricio Macri resaltó la apertura y la integración a otros mercados como esencial para traer inversiones. Y no dudó en la necesidad de acelerar el acercamiento al otro gran bloque latinoamericano, la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú). "Todos creemos que ya hemos probado el aislamiento durante muchos años. El Mercosur es el bloque más aislado y proteccionista que existe en el mundo y eso no ayudó a resolver la pobreza en nuestros países, la profundizó", señaló a los corresponsales argentinos en Brasil, entre ellos LA NACION, en una breve charla en el hotel Meliá Brasil 21, donde se hospedó. Mientras que Macri llamó a tener "coraje y visión de largo plazo" a ambos equipos que negocian el acuerdo, el paraguayo Cartes subrayó que "los beneficios de la globalización y de la integración regional lleguen a nuestro pueblo". Con el acuerdo entre la UE y el Mercosur están en juego más de US$ 80.000 millones en comercio y las discusiones han abarcado unas 10.000 posiciones arancelarias. Las ofertas intercambiadas cubren ya más de un 90% de los productos. "Que no se responsabilice a este bloque de poner obstáculos para llegar a un acuerdo. Ahora es la UE quien tiene la palabra. Esperamos que la usen con responsabilidad; sería una gran frustración si no fuera así", dijo el uruguayo Tabaré Vázquez.

Mientras se espera la próxima reunión con los europeos, los socios del Mercosur continuarán con el impulso de otros acuerdos comerciales. No sólo con la Alianza del Pacífico, sino también con Canadá, Corea del Sur y Singapur. Dentro de este espíritu aperturista, de la cumbre de ayer participaron los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Guyana, David Granger, así como representantes de Perú, Colombia, Ecuador y Egipto. Ayer, el bloque firmó un protocolo de contrataciones públicas para que empresas de cualquiera de los países miembros puedan competir en igualdad de condiciones. También se selló un acuerdo sobre derechos de los consumidores y se creó un grupo de trabajo para diseñar la agenda digital del Mercosur que contemple el comercio electrónico. Por último, se impulsó la construcción de un corredor vial bioceánico que vaya desde el sur de Brasil hasta el norte de Chile, pasando por Paraguay y la Argentina. A su vez, la Argentina y Brasil rubricaron un contrato con la empresa argentina Invap para la construcción de un reactor multipropósito brasileño.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?