Suscriptor digital

Cómo cuidar a tus mascotas de la pirotecnia

¿Ya pasaron los ruidos?
¿Ya pasaron los ruidos? Crédito: Photo by Mike Burke on Unsplash
Las claves para protegerlas y que no sufran innecesariamente en las fiestas
(0)
23 de diciembre de 2017  • 11:58

Mientras que f in de año para nosotros es un momento de alegría y de festejo, para nuestras mascotas puede representar una verdadera situación de malestar y sufrimiento a causa de la pirotecnia. La razón es que los perros tienen una sensibilidad auditiva muy superior a la del ser humano, lo que les permite escuchar ruidos que para nosotros son imperceptibles. De la misma manera, los estruendos de los cohetes, que para nosotros no son más que un ruido molesto, para ellos pueden convertirse en una verdadera tortura.

Con el sonido de la pirotecnia las mascotas entran en un estado de excitación total y son incapaces de controlar sus impulsos, lo que hace que escapen y huyan. Una vez que se alejan lo suficiente de los ruidos que los aterrorizan, muchas veces pierden su sentido de la orientación y no pueden volver a casa.

Los fuegos artificiales son muy lindos, pero nada amigables con los animales
Los fuegos artificiales son muy lindos, pero nada amigables con los animales Crédito: Photo by Luke Palmer on Unsplash

¿Cómo podemos cuidarlas?

•Identificálas. Y poneles una chapita en su collar. Podés reforzar la información escribiendo tu teléfono en el collar con marcador indeleble, porque muchas veces en las huidas las chapitas se pierden.

•Aislalas. Podés ubicarlas en su lugar de la casa preferido, con luz tenue y y con la tele o la radio prendida para camuflar los ruidos. No les dejes al alcance de elementos que puedan lastimarlas, como ventanas, cables o elementos de vidrio que puedan cortarlos al caerse.

•No las molestes. Tenemos que respetar la actitud de nuestro perro si decide aislarse y no estar en contacto con los humanos. Lo ideal es buscar un lugar en la casa donde la llegada de los invitados y los niños no sean una molestia para ellos.

•Asesorate con un especialista. No les des tranquilizantes, salvo que te los prescriba un veterinario.

Déjenme solito... que nadie me moleste
Déjenme solito... que nadie me moleste Crédito: Photo by Matthew Henry on Unsplash

Los síntomas a los que tenemos que prestarles atención:

•Si tu mascota deambula por toda la casa sin parar, jadea y presenta los ojos más abiertos y las pupilas dilatadas. También si saliva, defeca u orina con más frecuencia.

•Si rasca puertas e intenta abrirlas con la intensión de encontrar un lugar en donde sentirse protegido.

Asesoró: María Florencia Depetris, Médica Veterinaria Embajadora Profesional de Eukanuba

Si te interesó esta nota, puede que también quieras leer: SOS, ¿dónde dejo a mi mascota en vacaciones?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?