Fin de año ohlalero en Casa de Galilea

¡La creatividad de las mamás para hacer adornitos nos inspiró!

Nos despedimos del 2017 aprendiendo a hacer adornos navideños con el método Montessori.

25 de diciembre de 2017  • 12:28

Cada segundo que compartimos en Casa de Galilea sentimos que nos enriquece y que, más allá del cliché, nos llevamos muchísimo más de lo que damos. Entregamos parte de nuestro tiempo, sí, pero a cambio nos llevamos sonrisas, gratitud y la oportunidad de ver cómo las herramientas que les regalamos a chicos y grandes se convierten en realidades. Para cerrar este año, quisimos hacer una actividad que involucrara tanto a las mamás como a los más chicos y que tuviera que ver con las fiestas. Contactamos entonces a una especialista en el método Montessori, Natalia Manuale, que organizó dos talleres de armado de adornos navideños. El de las mamás incluía fieltro, agujas, hilo dorado y guata para crear pinitos y botitas colgantes, y nos fascinó la creatividad con que trabajaron las mamás. A los chicos, en cambio, les dimos palitos de helado, pompones de colores y plasticola y les mostramos cómo armar sus propias decoraciones y cómo hacer tarjetas para Papá Noel, que pintaron con plasticolas llenas de brillitos, el hit de la jornada. Nos fuimos, una vez más, con el corazón satisfecho y la certeza de que cuando damos, estamos abriendo cientos de puertas.

Paola y Naty, orgullosas con sus trabajos

Las claves del método Monstessori

Por Natalia Manuale.

Lo importante es que el ambiente, el mobiliario, los materiales y las propuestas se piensen en función de las necesidades e intereses de los chicos. Eso los ayuda a desarrollar su personalidad y su autoestima, con confianza en sí mismos. La idea es que todo esté a su alcance, para que así desarrollen su independencia y libre elección. Nuestro rol como adultos es el de facilitadores, interviniendo solo si es necesario.

FB/bloomingchild.consultora.

Si te interesó esta nota, puede que también quieras leer: Edith Irahola, la trabajadora social que se superó a sí misma