Suscriptor digital
srcset

contentLab para Volkswagen

Amarok: confort y desempeño todo terreno

(0)
22 de diciembre de 2017  • 16:56

Desde que nació en 2010, la pick up Amarok de Volkswagen marcó un hito en el segmento. En primer lugar, en términos productivos, permitió modernizar la planta que la marca tiene en General Pacheco , Provincia de Buenos Aires desde donde se exporta a 33 países de todo el mundo.

Pero en términos de producto obligó a reinventarse a sus competidores, muchos de ellos con más años en el mercado. Amarok llevó a las pick ups a niveles de confort y tecnología superiores cambiando la concepción de los vehículos del segmento: que una camioneta se use para el trabajo no significa que deba resignar comodidad, estabilidad o confort de marcha. Y en eso el modelo de Volkswagen sigue siendo líder.

Un viaje a los Esteros del Iberá , Corrientes , permitió probar los atributos de la Amarok, en una versión Highline automática con tracción 4x4 integral y permanente, la que se ubicaba en el tope de la gama hasta la aparición de la versión V6 3.0 de 224 CV, la más potente de la categoría y recientemente galardonada con el premio “ Internacional Pick-up Award 2018”, con un jurado conformado por un grupo de reconocidos periodistas especializados de 25 países. Volkswagen Amarok ganó el IPUA en 2010 y se convierte en la única pick-up en ganar este galardón por segunda vez.

Amarok Iberá

00:40
Video

Como un sedán

El viaje en ruta hasta el litoral para llegar a la reserva correntina puso de relieve que la Amarok es quizás uno de los mejores vehículos para usar en el asfalto. Puede sorprender porque, a priori, en estos caminos se desempeña mejor un auto más bajo, con mejor agarre. Sin embargo la Amarok tiene una gran estabilidad y en el interior nada tiene que envidiarle a un auto de alta gama, más aún en una variante como la Highline: asiento con regulación eléctrica y 14 posiciones, o la pantalla con el sistema Discover Media de 6,3 pulgadas con navegador y compatibilidad con smartphones Android o Apple son algunos de los puntos fuertes para un viaje de cientos de kilómetros.

Amarok combina como ningún otro modelo del segmento la robustez típica de las pick-ups con tecnologías de vanguardia, y marca nuevos estándares en seguridad, consumo, autonomía, confort y ergonomía.

Pero también responde a la perfección el motor 2.0 turbodiésel de 180 CV que en este caso estaba combinado con la caja automática ZF de ocho velocidades, única en la categoría. A partir del último rediseño agrega además levas al volante, lo que permite mayor facilidad a la hora de hacer un sobrepaso en la ruta o bien, ya en Corrientes, rebajas para exigir la marcha en circuitos off road.

A esto se suma el excelente nivel de seguridad, como control de estabilidad, de tracción, ganchos Isofix para butacas infantiles o la función cornering light que ilumina mejor en las curvas. Equipamiento que, junto a la renovación estética exterior, le permitieron a la pick up alcanzar su record histórico superando los 22 mil patentamientos este año, y meterse en el top ten de los vehículos más vendidos del mercado local.

Al barro

Los Esteros del Iberá es un lugar que se presta ideal para descubrir la capacidad todoterreno de la Amarok. Y no sólo por el entorno natural. Por empezar, el buen despeje del suelo y la capacidad de vadeo de 500 mm son una garantía para llevar la pick up al barro y al agua, que abunda en esa reserva de Corrientes.

Pese a no tener reductora, la caja automática, lo compensa perfectamente con un convertidor de par que cumple dicha función, sumado al sistema de doble tracción integral y permanente único en su segmento. Al apretar el botón “off road”, además, la camioneta modifica la configuración electrónica adaptándola para un eficiente desempeño fuera de asfalto, y entre otras cosas activa el ABS off road que mejora la distancia de frenado hasta en un 40% en superficies de poca adherencia, este atributo también es único y exclusivo. Como si todo esto fuera poco con la introducción de la Nueva Amarok, a finales de 2016, se agregó de serie en todas las versiones el bloqueo mecánico del diferencial trasero que agrega un asistente más para el desempeño off road. El control de descenso no fue necesario utilizarlo, aunque es útil en especial para un manejo aventurero de montaña, permitiendo bajar de manera segura grandes pendientes.

Amarok creció en calidad en su última generación, y así terminó de afianzarse en el país. Un producto que sigue levantando la vara del segmento en términos de tecnología y confort, pero que no pierde solidez para desempeñarse en trayectos todoterreno, donde también compite con cualidades de sobra.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?