De perros, de gatos y de sus diferentes necesidades

Silvia Vai
(0)
23 de diciembre de 2017  

A la hora de partir de vacaciones sin nuestros animales de compañía, es importante tener presente que el perro y el gato tienen comportamientos y necesidades propias de su especie. El gato pertenece a una especie territorial que tiene un lazo afectivo con su territorio, lo que reemplaza el apego al grupo de las especies sociales como el perro. Cualquier cambio, por mínimo que parezca, modifica su territorio y altera su equilibrio emocional. Por lo tanto, si las vacaciones serán cortas es preferible no llevarlo porque necesita varios días para adaptarse a su nuevo lugar.

Si las vacaciones serán de más de una semana hay que elegir entre viajar con él, dejarlo en la casa al cuidado de alguien confiable y con quien tenga buena relación, o en un pensionado de buenas referencias. Hay buenos pensionados dedicados especialmente a gatos con lugares para descansar y con espacios de recreación con juegos y alturas, donde en función de su temperamento se lo mantendrá solo o en compañía con otros. Es importante que cuenten con médicos veterinarios que atiendan las necesidades médicas que se puedan presentar durante la estadía. Asimismo asegurarse de que, en caso de recibir una medicación indicada por su médico de cabecera, se la administrarán en tiempo y forma, y no la modificarán salvo previa comunicación y decisión de su propio médico.

Si es un perro, hay que recordar que pertenece a una especie social y rutinaria. Por lo tanto, si se queda en la casa no debe pasar muchas horas solo. También deben respetarse sus rutinas de juego y paseo para no alterar su bienestar que generará en el futuro malos comportamientos. Respecto del pensionado, es importante elegirlo pensando en sus necesidades, que pueda hacer vida de perro: explorar, correr, jugar y, si es amigable con otros, relacionarse. También es necesario que cuente con un lugar para refugiarse y descansar si lo desea. Todo lo dicho en relación a la importancia de un médico veterinario con respecto al gato, aplica también al perro.

Antes de dejar al perro en el pensionado definitivamente, debe visitarlo varias veces porque necesita habituarse al lugar y a las personas y animales con quienes convivirá los próximos días. De lo contrario el cambio de ambiente y grupo puede generarle miedos y ansiedad.ß

Veterinaria y etóloga clínica del hospital escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA

Por: Silvia Vai

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?