Navidad y pasión por la solidaridad

Que el ejemplo de sacerdotes que viajan por el mundo ayudando a los que más necesitan nos sirva de guía en esta fecha de perdón y reconciliación
(0)
24 de diciembre de 2017  

El océano Índico parece tener un atractivo especial para algunos compatriotas solidarios. Reseñamos no hace mucho la labor del padre Pedro Opeka, en Madagascar, y no podemos dejar de referirnos a la de otro argentino, el sacerdote Juan Gabriel Arias, que trabaja desde 2003 abnegadamente en la otra orilla de las mismas aguas, en Mozambique, al sur del continente africano. En 2014, se instaló allí definitivamente en medio de la pobreza, la malaria y la exclusión.

Sobre una población que ronda los 18 millones, dos millones son niños huérfanos, lo que da cuenta de los estragos que un mal como el sida viene infligiendo entre los pobladores de esta antigua colonia portuguesa.

Arias volvió a Buenos Aires para interrumpir por unos días su tarea y cargar pilas en su antigua parroquia, Natividad de María, en Barracas. En el barrio saben que es amigo del papa Francisco y que es fanático de los picaditos futboleros y de Racing, su "segunda parroquia", como no duda en afirmar. Si hasta llevó camisetas, banderines y pelotas de Racing para una escuela de fútbol en Madagascar. A su paso por la ciudad, tuvo encuentros con distintas instituciones como la Red Solidaria, los Cascos Blancos y Scholas Ocurrentes, que apoyan su cruzada en África.

Confiesa que, en su diario trajín, extraña al club de sus amores. Afortunadamente, en este viaje pudo volver al estadio a ver un partido. Se mezcló tanto con la gente de la tribuna popular como con la de las plateas. Muchos se le acercaban, buscándolo para conversar, para pedirle que visite a un enfermo o que ayude a alguien a salir de una adicción. En su hombro, el padre Juan Gabriel lleva el tatuaje de un Cristo con el escudo celeste y blanco en el corazón, sus dos pasiones. Para Navidad, tiene por costumbre visitar comunidades que viven en la selva. En medio de adaptados ritos tribales, celebró misa debajo de un árbol, entre danzas y cantos alegres, propios de la festividad.

La niñez desamparada y Racing Club, los dos amores del padre Juan Gabriel Arias
La niñez desamparada y Racing Club, los dos amores del padre Juan Gabriel Arias Crédito: Gentileza

La Navidad que estamos a punto de celebrar será para muchos un momento sumamente importante: para el padre Gabriel, con sus pequeños niños demandantes de miles de soluciones y de profundo afecto, significará una nueva oportunidad para extender una mano solidaria entre quienes menos tienen. Para nosotros, los argentinos de cualquier punto del país, también lo será. Venimos de asistir a una violencia inusitada en las calles y en los recintos de debate institucional. La Navidad es un momento de reencuentro, de perdón, de reconciliación. Ojalá podamos acortar nuestras diferencias. El objetivo no es desecharlas, sino tenerlas en paz. Para ello, se necesita un gran esfuerzo, una gran vocación como la que demuestran estos curas en los confines de la civilización. Cada mañana, en su misión de Magundze, al sur de Mozambique, el padre Juan Gabriel se ocupa de que 15 mil chicos de 50 escuelas diferentes reciban su desayuno como parte de una prédica evangélica y social. Para muchos, esa será la única comida del día.

Desde 2010, durante los veranos, el sacerdote aloja a un grupo de jóvenes voluntarios argentinos de Somos el Mundo ( www.somosdelmundo.org) para trabajar conjuntamente en la construcción de aulas con las comunidades que los reciben. Sumar un aula en ese contexto, con un costo aproximado de 1500 dólares, equivale a la apertura de un curso que no se suspenderá más por lluvia.

A la fecha, hay más de una treintena de aulas construidas en escuelas rurales en Magundze. Este año, una vez más, un grupo de voluntarios ha viajado en tandas, combinando vacaciones con labor social, luego de prepararse intensivamente durante de seis meses y pagando cada uno sus gastos de viaje y manutención. El 13 de este mes se despidió a los 50 voluntarios que tendrán a su cargo la construcción de 12 nuevas aulas.

El proyecto, para el que se trabaja en la recaudación de fondos todo el año, contempla la construcción de escuelas en la provincia de Gaza, promoviendo la interculturalidad y acrecentando la experiencia y el potencial de estos jóvenes agentes de cambio social, con la ayuda del padre Joao, como allá lo llaman.

Hace dos años, el padre Arias escribió: "Haciendo lío en Mozambique", recogiendo la difundida exhortación de Francisco, a quien le ha pedido ya autorización para continuar predicando en África, una pasión que, como la futbolera, lleva grabada en su piel y en su corazón solidario.

Que el ejemplo de estos sacerdotes nos sirva de guía en esta Navidad, para reconfortar al prójimo y reconfortarnos a nosotros mismos mediante acercamientos sinceros, abrazos profusos y una enorme tolerancia y respeto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?