"Feliz Navidad", el tradicional saludo al que Trump le imprime un tono político

Hace hincapié en el carácter cristiano de las fiestas como gesto a los conservadores
Catherine Lucey
(0)
24 de diciembre de 2017  

WASHINGTON.- No hay confusión posible sobre el mensaje de "Feliz Navidad" del presidente norteamericano, que lo esgrime como un arma contra lo políticamente correcto. Donald Trump lleva semanas adornando sus comparecencias públicas con toques navideños.

Trump había prometido que este año sería totalmente diferente, tras lo que veía como una tendencia que restaba peso al feriado cristiano en favor de un mensaje más genérico e inclusivo de "Felices Fiestas".

"Bueno, ¿saben qué? Volvemos a decir «Feliz Navidad»", anunció el republicano en octubre pasado.

A pesar de todo, parece que las tradiciones navideñas de este año en la Casa Blanca son similares a las de otras épocas. Trump participó en el encendido anual del árbol de Navidad; el edificio se decoró para los festejos con adornos tradicionales, y hubo más de 20 recepciones.

"Está tan hermosa como siempre. Es tan especial como siempre lo fue", dijo Anita McBride, que sirvió como jefa de gabinete de la ex primera dama Laura Bush.

La Casa Blanca también se llenó de adornos y espíritu navideño durante la estancia de Barack y Michelle Obama. El presidente demócrata ofrecía un mensaje festivo más general en la tarjeta oficial de felicitación, pero deseaba "Feliz Navidad" en el encendido del árbol, su cuenta de Twitter y sus mensajes semanales.

Trump expresa su preocupación desde hace años por la pérdida de presencia de la fórmula "Feliz Navidad". En 2011 criticó a Obama al afirmar que había "enviado un mensaje por Kwanza, pero no por Navidad". En realidad, ese año Obama deseó "Feliz Navidad" desde su cuenta de Twitter y grabó un mensaje en video con su esposa en el que deseó a la gente "Feliz Navidad y Felices Fiestas".

También los ex presidentes George W. Bush y Bill Clinton felicitaron el Kwanza, una celebración de la herencia africana que se extiende durante una semana en diciembre.

En el encendido del árbol de Navidad este año, Trump hizo una declaración de marcado tono religioso, al señalar que "para los cristianos esta es una época sagrada". Añadió que "la historia de la Navidad empieza hace 2000 años con una madre, un padre, su bebe y el regalo más extraordinario de todos, el don del amor de Dios por toda la humanidad".

Pero también Obama hizo comentarios basados en tradiciones cristianas. En su última ceremonia del árbol empezó con "Feliz Navidad" y habló sobre que era una época para celebrar. "Por el nacimiento de nuestro salvador, mientras volvemos a contar la historia de viajeros cansados, una estrella, pastores y magos", dijo.

El énfasis de Trump en la Navidad es bien recibido por los evangélicos, que lo ven como una prueba de su compromiso con la libertad religiosa. Robert Jeffress, pastor de la Primera Iglesia Bautista de Dallas, dijo que Trump "habla sobre eso con más frecuencia e intensidad".

La preocupación conservadora por lo que se percibe como el olvido del "Feliz Navidad" no es nueva. El ex presentador televisivo Bill O'Reilly habló durante años de la "guerra contra la Navidad" en su programa de Fox News, al llamar la atención sobre las empresas que optaban por decir "Felices Fiestas".

"Entre los cristianos conservadores, sí que se sienten asediados", dijo el politólogo Mark Alan Smith, de la Universidad de Washington. "Tienen la sensación de estar perseguidos. Lo de «Feliz Navidad» es parte de eso."

Los críticos creen que Trump usa la Navidad como un garrote en la guerra cultural. "Esto es como arrodillarse durante el himno nacional", dijo el politólogo Dan Cassino, de la Universidad Fairleigh Dickinson.

Los esfuerzos de Trump se convirtieron en un chiste en el programa Saturday Night Live, en el que Alex Baldwin interpretó a Trump mientras deseaba a la gente "Feliz Navidad". Después, añadió: "Por fin pueden volver a decir eso, porque la guerra contra la Navidad se acabó. Pronto será sustituida por la guerra contra Corea del Norte".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.