0

El 2017 del básquet con Manu Ginóbili brillando en la NBA y un recambio generacional en la selección

Manu fue uno de los grandes protagonistas de 2017
Manu fue uno de los grandes protagonistas de 2017
El argentino selló otra temporada en la elite del básquet mundial, mientras que el equipo que dirige Sergio Hernández fue segundo en la Americup
Diego Morini
0
24 de diciembre de 2017  • 15:30

Repican apellidos. El básquetbol en 2017 vivió momentos imborrables y por el peso de sus protagonistas. Retiros, confirmaciones, vigencia, cambios de estructuras. Un calendario que no dio respiro. Desde la NBA, a la selección de la Argentina, al básquetbol europeo hasta determinaciones de FIBA, pusieron en el centro de la escena a diferentes personajes de los más trascedentes: Ettore Messina, Emanuel Ginóbili, LeBron James, Facundo Campazzo, Stephen Curry, Andrés Nocioni, Kobe Bryant, Goran Dragic, Gabriel Deck, Kevin Durant, Luka Doncic, Luis Scola, Leonardo Gutiérrez... Una nómina que resultaría interminable para un año de lo más trepidante.

La NBA ofreció una cantidad de capítulos increíbles y de los más variados. Porque Ginóbili hizo derretir a todo el universo del básquetbol estadounidense ante un eventual retiro tras aquella final de Conferencia Oeste frente a Golden State Warriors y hoy mantiene todas las luces sobre él porque compite de igual a igual y sigue siendo determinante con 40 años. De la misma manera que Kevin Durant, dejó rendida a sus pies a toda la NBA tras ganar su primer anillo y como figura de un equipo de ensueño como los Warriors: 16 partidos ganados en postemporada y una derrota, con 15 éxitos consecutivos.

Ahora bien, también la competencia más poderosa del mundo tuvo diferentes puntos de atracción. Desde el retiro de Kobe Bryant, que a su carrera maravillosa con cinco anillos de la NBA, le sumó la última perla: por primera vez en la historia de la competencia se retiraron dos camisetas de un mismo jugador. La 8 y la 24 de Black Mamba cuelgan del techo del Staple Center. Pero hubo mucho más, aunque lo que se robó la mayoría de los flashes, fue el abierto enfrentamiento de las franquicias y de los los jugadores con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Y fue con acciones, desde no alojarse más en la cadena de hoteles Trump Towers, hasta discursos encendidos de LeBron James y de Stephen Curry en contra del mandamás estadounidense.

Para el básquetbol de estas tierras, el cierre de carrera de dos integrantes de la Generación Dorada resultó todo un impacto. Primero bajó el telón Leonardo Gutiérrez, el hombre récord de la Liga Nacional, con 11 títulos en Peñarol, de Mar del Plata. Y unos meses después el que le puso fin a una de las aventuras más atractivas fue Andrés Nocioni. El Chapu dijo basta y con la camiseta de Real Madrid, todo un símbolo para el final. El corazón de la generación más exitosa de la historia de básquetbol, se quedó con la admiración de todos. "¡Me retiro! Pero con la tranquilidad de haber dejado todo en los equipos que estuve. Quiero agradecer a todo el mundo por la demostración de cariño y respeto que he recibido en este duro pero lindo momento", publicó en su cuenta de Twitter.

Otros apellidos dominaron en este 2017. Estos tuvieron un punto en común: la selección de la Argentina. Facundo Campazzo, Gabriel Deck y Luis Scola. El base de 1.79 metro, no solamente consolidó su figura dentro del conjunto nacional, sino que dio el gran salto y se convirtió el conductor de Real Madrid, la institución más poderosa del planeta básquetbol por fuera de la NBA. El capitán del Alma finalizó su etapa en los Estados Unidos después de casi 10 años y buscó una nueva plaza para mantenerse en acción: China. Y el santiagueño no paró de ascender: en San Lorenzo consiguió el bicampeonato y en la gira que el Ciclón realizó por España, se dio el gusto de ser figura en los éxitos históricos ante Barcelona y Real Madrid. Los tres le dieron satisfacciones a la selección en este 2017 y estuvieron a un paso de quedarse con el título de la Americup (cayeron ante Estados Unidos en la final) que se definió en la Argentina. Y Deck y Scola fueron actores importantes en el arranque exitoso de la Argentina en las eliminatorias (Paraguay y Panamá), rumbo a China 2019.

Las explosiones deportivas internacionales también se quedaron con buena parte de las luces. Varios alzaron su voz y de diferente manera. Luka Doncic, estrella de Real Madrid, y Goran Dragic, el conductor de Miami Heat, le dieron a Eslovenia el reinado de Europa por primera vez en su historia, dejando con las manos vacías a la poderosa España. Mientras que el entrenador de la selección de Italia, Ettore Messina (ayudante de Gregg Popovich en los Spurs), estalló contra la FIBA por el nuevo sistema de eliminatorias para el Mundial de China 2019, que no les permite participar a los jugadores de NBA y de Eurobasket, porque no acordaron con la entidad madre de la disciplina y no detendrán sus competencias en las ventanas establecida: "Es humillante para las federaciones estar en una situación de contar con unos jugadores para lograr la clasificación y luego decirles gracias porque vendrán otros que son supuestamente mejores a jugar la competición. Vas a jugar para tu país para lograr la clasificación y luego vendrán 12 jugadores mejores que tú para jugar el campeonato", dijo Messina.

Los nombres propios compusieron la escena de 2017. Cada uno, desde su lugar, escribió una página importante de esta edición de 365 páginas que se convirtió en una historia de lo más intensa e inquietante.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.