En su misa de Navidad, el Papa pidió por un "diálogo sereno" en Venezuela

El Papa pidió por Venezuela y otros conflictos internaciones
El Papa pidió por Venezuela y otros conflictos internaciones Fuente: LA NACION
En su tradicional mensaje Urbi et Orbi, el Sumo Pontífice repasó una amplia agenda internacional de conflictos
(0)
25 de diciembre de 2017  • 09:04

El papa Francisco pidió este domingo el regreso en Venezuela de un "diálogo sereno" por "el bien de todo el querido pueblo venezolano" en su tradicional mensaje Urbi et Orbi de Navidad pronunciado en la Plaza San Pedro del Vaticano.

"Confiamos Venezuela al Niño Jesús para que se pueda retomar un diálogo sereno entre los diversos componentes sociales por el bien de todo el querido pueblo venezolano", dijo el papa Francisco.

El llamado del Papa tiene lugar al día siguiente de la liberación de 36 opositores de los 80 que serán excarcelados por la fiesta de Navidad por decisión de la Asamblea Constituyente de Venezuela.

La situación de los políticos encarcelados forma parte de negociaciones entre gobierno y oposición en República Dominicana para resolver la grave crisis política y económica del país y cuya tercera ronda se realizará el 11 y 12 de enero.

Otros conflictos recordados por Francisco

Papá refirió a la liberación de los presos en Venezuela
Papá refirió a la liberación de los presos en Venezuela Fuente: AFP

El Sumo Pontífice también renovó su reclamo de una "coexistencia pacífica de dos Estados" para Israel y Palestina, y recordó a los niños víctimas de las guerras en Siria e Irak.

"Vemos a Jesús en los niños de Medio Oriente, que siguen sufriendo por el aumento de las tensiones entre israelíes y palestinos", aseguró al dar la bendición frente a miles de fieles en el Vaticano.

"En este día de fiesta, invoquemos al Señor pidiendo la paz para Jerusalén y para toda la Tierra Santa; recemos para que entre las partes implicadas prevalezca la voluntad de reanudar el diálogo y se pueda, finalmente, alcanzar una solución negociada que permita la coexistencia pacífica de dos Estados dentro de fronteras acordadas entre ellos y reconocidas a nivel internacional", agregó Jorge Bergoglio.

El reclamo del Papa de este lunes se suma -así- a una lista de intervenciones del propio pontífice y de la Santa Sede en favor de una solución de paz para la región y en contra de la decisión de Estados Unidos, a la que a última hora del domingo se sumó Guatemala, de trasladar su embajada en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén, en contra de las recomendaciones de la comunidad internacional.

"Que el Señor sostenga también el esfuerzo de todos aquellos miembros de la Comunidad internacional que, movidos de buena voluntad, desean ayudar a esa tierra martirizada a encontrar, a pesar de los graves obstáculos, la armonía, la justicia y la seguridad que anhelan desde hace tanto tiempo", agregó Francisco en la bendición que impartió en italiano.

Asomado al balcón central de la Basílica de San Pedro, Bergoglio aseguró también: "Vemos a Jesús en los rostros de los niños sirios, marcados aún por la guerra que ha ensangrentado ese país en estos años".

"Que la amada Siria pueda volver a encontrar el respeto por la dignidad de cada persona, mediante el compromiso unánime de reconstruir el tejido social con independencia de la etnia o religión a la que se pertenezca", reclamó, ladeado por el cardenal argentino Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales.

"Vemos a Jesús en los niños de Irak, que todavía sigue herido y dividido por las hostilidades que lo han golpeado en los últimos quince años, y en los niños de Yemen, donde existe un conflicto en gran parte olvidado, con graves consecuencias humanitarias para la población que padece el hambre y la propagación de enfermedades", añadió de frente a más de 40.000 personas que llenaron la plaza y la Vía della Conciliazione.

En ese marco, Francisco agregó que "vemos a Jesús en los niños de África, especialmente en los que sufren en Sudán del Sur, en Somalia, en Burundi, en la República Democrática del Congo, en la República Centroafricana y en Nigeria".

Además de los conflictos internacionales a los que se refirió de manera puntual, el obispo de Roma aprovechó para pedir por "los niños cuyos padres no tienen trabajo y con gran esfuerzo intentan ofrecer a sus hijos un futuro seguro y pacífico".

En su quinto mensaje navideño como pontífice, también incluyó a "aquellos cuya infancia fue robada, obligados a trabajar desde una edad temprana o alistados como soldados mercenarios sin escrúpulos".

Su tradicional mensaje a los migrantes se manifestó en el pedido este lunes por los "niños obligados a abandonar sus países, a viajar solos en condiciones inhumanas, siendo fácil presa para los traficantes de personas".

Telam y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.