Coco y Olé,el viaje de Ferdinand anticipan el futuro de la alianza entre Disney y Fox

Dos films de animación con temática "latina" llegan envueltos en preguntas sobre el destino de sus artífices en este nuevo megaestudio de Hollywood
Marcelo Stiletano
(0)
26 de diciembre de 2017  

Ferdinand, el toro que se resiste a pelear, es el personaje principal de la película que se estrena el 4 de enero
Ferdinand, el toro que se resiste a pelear, es el personaje principal de la película que se estrena el 4 de enero

La multimillonaria compra de Fox por parte de Disney fue la noticia más relevante del cierre de 2017. El estreno casi simultáneo en la Argentina de dos grandes producciones animadas, impulsadas por separado desde estos dos grandes estudios de Hollywood, aparece como uno de los hechos más importantes del comienzo de 2018.

Antes de que Disney pusiera sobre la mesa los 52.400 millones de dólares que le permitieron quedarse con casi todos los activos cinematográficos y televisivos de 20th Century Fox , la llegada de dos proyectos tan ambiciosos como Olé, El viaje de Ferdinand (se estrena el 4 de enero) y Coco (prevista para el 11 de enero, una semana más tarde) se preparaba a partir de las estrategias habituales de este tipo de lanzamiento. Cuestiones tan relevantes como el lugar de cada uno de ellos dentro de los planes de sus respectivas usinas creativas (Blue Sky, en el caso de Olé; Pixar, en el de Coco), las temáticas relacionadas con el mundo hispanoparlante como denominador común y los progresos y nuevos desafíos en materia de animación digital experimentados en cada caso, entre otros, no podrían faltar.

Coco - Trailer

02:33
Video

Pero la anunciada integración entre Disney y Fox impone un replanteo en la mirada, así como nuevos interrogantes. Lo primero que deberíamos preguntarnos es si Olé y Coco merecen ser vistas por separado en este nuevo escenario. La operación deberá pasar durante los próximos 18 meses bajo el análisis escrutador de los organismos de regulación y protección de la competencia. Pero no podemos aguardar a ese veredicto para empezar a imaginar qué podría pasar en el futuro cuando nos encontremos con proyectos similares.

Un largometraje animado de las características de Olé, el viaje de Ferdinand exige no menos de cinco años de trabajo creativo ininterrumpido, según reconoció su director, Carlos Saldanha. Lo mismo le cabe a Coco y a cualquier otro de los 18 largometrajes previos desarrollados por Pixar, estudio que integra la escudería Disney desde 2006. Blue Sky tiene otros proyectos en marcha. ¿Qué pasará con ellos cuando la integración entre Disney y Fox tenga una definitiva luz verde?

El trailer de El viaje de Ferdinand

03:05
Video

El primer interrogante que corresponde plantear pasa por el eventual lugar que podría adjudicarle Disney a un estudio de las características de Blue Sky, al que le debemos toda la exitosa saga de La era de hielo y las dos películas de Río, entre otras. Surgido en 1987 desde un pequeño enclave urbano próximo a Nueva York, Blue Sky desarrolló un perfil cada vez más alto desde que fue absorbido por Fox por un valor cercano a los 5200 millones de dólares, pero sin perder sus características pequeñas y una estructura casi artesanal.

Un toro sin corridas

Ahora, Blue Sky suma a su catálogo la adaptación de la obra más difundida del escritor e ilustrador norteamericano Munro Leaf (1905-1976). The Story of Ferdinand (o Ferdinando el toro, en su versión al castellano) cuenta las aventuras de un toro que en vez de afrontar su destino como protagonista de alguna corrida en plazas de toros españolas prefiere retozar tranquilamente, oler claveles y evitar cualquier tipo de enfrentamiento. La obra estuvo censurada en España hasta la muerte de Francisco Franco, en 1975, por su carácter antitaurino y llegó a ser calificada como "subversiva" en la Alemania nazi por su mensaje pacifista.

El Toro Ferdinando: el corto clásico

07:15
Video

Desde el sitio Cartoon Brew, muy consultado por este sector de la industria del entretenimiento, Amid Amidi se preguntó en los últimos días si tendría sentido en el futuro que Disney, dueño de dos pilares de la animación cinematográfica como el estudio que lleva su nombre y Pixar, mantenga una tercera marca recibida desde Fox con el mismo y exacto propósito. El comentario aparece acompañado por una foto que Mike Thurmeier (director de La era de hielo 3) puso en su cuenta de Twitter. Allí se ve a una persona con un disfraz en tamaño real de la ardilla prehistórica Scrat (el personaje más popular de la serie), sentada contra una pared en actitud de abatimiento.

Amidi plantea otra interesante conjetura: si Disney llegara a prescindir de Blue Sky por una suerte de "exceso de oferta" en materia de animación, el estudio que hasta ahora pertenece a Fox podría convertirse en un activo de potencial e irresistible interés para ser adquirido por alguna otra major (Paramount, Sony) u otro estudio como Lionsgate. La animación es uno de los géneros más competitivos de Hollywood, además de funcionar como imán para el modelo de audiencia globalizada y plataformas extendidas que le interesa a la rama más poderosa de la industria del entretenimiento.

Coco
Coco Crédito: Archivo

Visto desde otra perspectiva, El estreno de Olé, el viaje de Ferdinand podría plantear un desafío para el futuro de Disney. Si la película número 12 de Blue Sky llegara a funcionar tan bien como alguna de sus antecesoras, ¿estaría Disney más cerca de desprenderse de la marca o de retenerla para enriquecer todavía más su casi invencible escudería animada? No olvidemos que La era de hielo 4 vendió en la Argentina en 2012 casi cuatro millones y medio de tickets y está en el podio histórico de las más taquilleras junto con Minions y Titanic.

Lo que Disney decida estratégicamente en los próximos meses, junto con la opinión de los reguladores, será decisivo a mediano plazo para el futuro de Blue Sky y, más cerca, para el destino de las próximas dos películas del estudio que actualmente se encuentran en plena producción: Spies in Disguise (2019), una parodia de las películas de espionaje, y Nimona (2020), adaptación de la exitosa novela gráfica surgida en la Web con temática fantástica y de ciencia ficción.

Los interrogantes de Pixar

Los interrogantes de Pixar son otros. Integrante pleno del imperio Disney desde 2006, el estudio instalado en Emeryville, un tranquilo suburbio de San Francisco rebosante de industrias creativas, no deja de cosechar elogios por su innovador trabajo en el desarrollo de la animación digital, puesto al servicio de historias que poseen extraordinarios aportes narrativos y gran originalidad. Coco, película que gira en su temática alrededor de la festividad mexicana del Día de los Muertos, es una respuesta a la otra gran encrucijada que enfrentó el estudio durante los últimos tiempos: el dilema entre impulsar historias originales o apostar a las secuelas de éxitos ya probados.

Coco expresa a la perfección ese dilema. Su director, Lee Unkrich, viene de hacer Toy Story 3, considerada de manera casi unánime como una obra maestra, y a la vez la última frontera a la que Pixar podría llegar en materia de secuelas. Ninguna otra podría superarla. Pero los próximos dos estrenos de Pixar serán continuaciones: Los increíbles 2, a fines de 2018, y Toy Story 4, en 2019. De allí en más, según prometieron en Pixar, sólo habrá historias originales.

Mientras tanto, el estudio enfrenta otro tipo de incertidumbre: qué pasará con su hombre fuerte desde tiempos inaugurales, John Lasseter, que a fines de noviembre pasado decidió por propia voluntad alejarse de su cargo de jefe creativo de Disney y Pixar tras anticiparse a algunas denuncias que iban a hacerse públicas por abuso sexual. El episodio se hizo público casi en coincidencia con el estreno de Coco en los Estados Unidos, pero no influyó en la respuesta del público. La película lideró durante algunas semanas la taquilla en ese país y ratificó la confianza en el talento de los creadores de Pixar. Otra noticia relevante.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?