Julio Buffarini, el lateral derecho que busca terminar con el estigma Ibarra en Boca

La primera selfie de Buffarini en la Bombonera
La primera selfie de Buffarini en la Bombonera Crédito: @BocaJrsOficial
El ex jugador de Ferro, San Lorenzo y San Pablo es el octavo jugador en ese puesto que llega al Xeneize desde el retiro del formoseño; "Es un paso muy importante para mi carrera y un desafío muy lindo", enfatizó tras cumplir con la revisión médica
(0)
27 de diciembre de 2017  • 12:12

Luego del acuerdo entre Boca y San Pablo, Julio Buffarini cumplió este miércoles con la revisión médica para transformarse en el primer refuerzo xeneize para el modelo 2018 que está armando Guillermo Barros Schelotto para el gran desafío que será volver a jugar la Copa Libertadores.

"Es un paso muy importante para mi carrera, un desafío muy lindo, ojalá pueda estar a la altura. Me llega en un momento bueno en lo personal, si bien en el último mes y medio no me tocó tener la continuidad que venía teniendo, ya está, dar vuelta la página y pensar en lo que viene", señaló el jugador luego de cumplir con la formalidad de la revisión.

"Primero, quiero estar en Boca, conseguir los objetivos, tratar de jugar, andar bien. Después, cuando uno anda bien en el club, la selección va a venir sola", agregó sobre la ilusión de formar parte del plantel argentino para el Mundial de Rusia 2018.

"Sé que la gente de San Lorenzo puede estar molesta por la decisión que tomé pero bueno, pensé también mucho en el futuro de mi familia, porque no estoy salvado económicamente. Y el tiempo que me tocó estar en San Lorenzo dejé la vida", completó.

Buffarini llega a un club que desde la partida de Hugo Ibarra, que jugó su último partido oficial el 14 de mayo de 2010 ante Banfield, compró ocho laterales derechos en busca de llenar un espacio vacío y un estilo de juego que selló el 'Negro' en el club.

Borghi sumó a Christian Cellay en 2010, mientras que Falcioni, la temporada siguiente, optó por Franco Sosa y el uruguayo Emiliano Albín. Luego, en su vuelta al club, Carlos Bianchi optó por Hernán Grana, que no logró hacer pie en la temporada 2013/2014.

En los años siguientes, Rodolfo Arruabarrena eligió traer a Gino Peruzzi, que tuvo un buen comienzo pero luego no mantuvo su nivel y más tarde fue el chileno José Fuenzalida quien procuró hacer pie sobre la franja derecha de Boca.

Guillermo Barros Schelotto tomó la decisión de intentar recuperar el mejor nivel de Gino Peruzzi y su alternativa fue Leonardo Jara, que llegó en 2016 y tuvo buenas actuaciones hasta quedarse con el puesto.

Buffarini llega a un club que desde la partida de Hugo Ibarra, que jugó su último partido oficial el 14 de mayo de 2010 ante Banfield, compró ocho laterales derechos en busca de llenar un espacio vacío y un estilo de juego que selló el 'Negro' en el club.

La llegada de Julio Buffarini abre dos interrogantes sobre la estrategia de los Mellizos para el 2018: ¿mantendrán un titular para la Copa y otro para la Superliga o buscará consolidar un titular y tener una alternativa de jerarquía en el banco? y ¿se quedarán los tres laterales derechos o Gino Peruzzi emigrará?

El pase de Buffarini a Boca desde San Pablo fue en una cifra cercana a los 1,8 millón de dólares por el 80 por ciento de la ficha y un contrato de tres años. Buffarini, ex jugador de Ferro y ganador de la Copa Libertadores con San Lorenzo, aceptó bajar sus pretensiones económicas para poder jugar en su nuevo equipo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.