Crece el déficit comercial y creen que cerrará el año en casi US$ 9000 millones

En 11 meses acumula US$ 7656 millones; el mes pasado hubo saldo negativo récord; no reaccionan las exportaciones
Francisco Jueguen
(0)
27 de diciembre de 2017  

Crece el déficit comercial y creen que cerrará el año en casi US$ 9000 millones
Crece el déficit comercial y creen que cerrará el año en casi US$ 9000 millones Fuente: DyN - Crédito: Tony Gomez

En términos nominales, la Argentina registrará este año el peor déficit comercial de su historia. Si la medida se toma -como suelen recomendar los expertos- como porcentaje del PBI, el rojo entre exportaciones e importaciones está en línea con lo que se vivía en 1998 (-1,5% del PBI) y por encima del que marcó en 1994, en plena convertibilidad.

Ayer el Indec dio a conocer el informe del Intercambio Comercial Argentina (ICA) de noviembre. Los técnicos del organismo diagnosticaron que el anteúltimo mes del año fue el peor de 2017, con un saldo negativo de US$ 1541 millones. Además se trató del mes con la mayor suba de importaciones del año (+30,2%) y estuvo tercero en el ranking de peores exportaciones, con una caída de -4,9 por ciento.

En lo que va de este año, el rojo comercial acumula US$ 7656 millones, un número nunca visto en la historia argentina. Las importaciones suman en ese período 61.538 millones (+19,9%), mientras que las exportaciones alcanzan 53.881 millones (+1,2%). Economistas consultados por LA NACION calcularon que el cierre del año será testigo de un déficit al borde de los 9000 millones de dólares.

En once meses, todos los ítems exportables medidos por cantidad -no por precio- muestran números negativos, incluso los productos primarios, que profundizaron sus magros datos durante noviembre. El único número que sube -dato que suele destacar el Ministerio de Producción- es el de las manufacturas de origen industrial, con un alza de 10,5% en el año. Este fenómeno se debió al leve incremento de exportaciones de autos a un Brasil que se recupera lentamente. Sin embargo, en noviembre este avance comenzó a desacelerarse.

Del otro lado, las importaciones, medidas en cantidad, superaron con creces a las exportaciones en lo que va del año. Allí subieron las variables asociadas a la inversión, como bienes de capital (+ 17,3%), bienes intermedios (+5,1%), piezas y accesorios para bienes de capital (+16,5%), pero también aquellas que indican una mayor apertura comercial, como bienes de consumo (+17%) o autos (+43,1%), cuyas compras se desaceleraron en noviembre. En ese mes, según Abeceb, todos los usos aumentaron. "Aunque los niveles de importaciones se acercan a picos históricos registrados en 2011 y 2013, vale la pena poner estos valores en perspectiva", indicó un análisis de Abeceb. "Tomando los valores importados en términos del PBI, no resultan tan sorprendentes", agregó. Según la consultora, la mayor caída en esta relación se registra en la importación de bienes intermedios, que se encontraba en un nivel de 3,7% del PBI a once meses de 2011 y actualmente se ubica en 2,7% del PBI. "Ninguno de los usos económicos registra un aumento significativo en las importaciones en términos del PBI para el período analizado con respecto a 2011".

El problema comercial, creen los analistas, viene por el lado de las exportaciones. "Hay problemas de competitividad. Eso no lo discute nadie. La reforma tributaria tiende a achicar el sesgo antiexportador que tiene el país", estimó Jorge Vasconcelos, economista jefe del Ieral, que -como suelen hacer los empresarios nacionales- criticó el impuesto a los ingresos brutos, los costos laborales y logísticos del país. Vasconcelos agregó que la balanza comercial base caja del Banco Central (BCRA) es positiva, lo que indica que las importaciones se pagan con la vuelta del financiamiento externo. Esto implica que "hay importaciones subiendo, pero sin impacto en el tipo de cambio".

"Me da la impresión de que a mediados de 2018 habrá dos variables a mirar con atención: la performance de las exportaciones y la trayectoria del resultado fiscal", anticipó Vasconcelos, que indicó que será difícil que en 2019 el mundo aporte tanto crédito al país.

"Preocupa el déficit externo", afirmó Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina, que adelantó que este año rozará el 5% del PBI. Para explicar la falta de dinamismo de la exportaciones, citó el atraso cambiario, los costos logísticos, problemas de infraestructura, la presión tributaria y la escasa diversificación. Además hay mayor proteccionismo en EE.UU., los europeos dilatan un acuerdo comercial y China no compra alimentos elaborados. "Con una creciente brecha externa, el alza del dólar es una buena noticia, pero recalienta la inflación, lo que apunta a un verano muy complejo", cerró.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.