Tabarnia, la fantasía que molesta al separatismo

Es furor una plataforma anónima que plantea con ironía que una parte de Cataluña se divida
Martín Rodríguez Yebra
(0)
28 de diciembre de 2017  

MADRID.- El nombre parece salido de la imaginación de los hermanos Marx: la Comunidad Autónoma de Tabarnia. Pero España entera discute desde hace dos días sobre esta entidad fantástica creada por un grupo anónimo de opositores a la independencia de Cataluña.

Tabarnia consiste en una unión hipotética de las comarcas industriales de las provincias de Tarragona y Barcelona: un estrecho cordón de territorio pegado al mar donde vive casi el 80% de los catalanes y en donde los partidos constitucionalistas se impusieron -como suelen hacerlo- a los separatistas el jueves pasado.

A mitad de camino entre la sátira y el activismo político, la plataforma bautizada "Barcelona is not Catalonia" junta firmas para reclamar la fundación de Tabarnia como una comunidad autónoma española partida del resto de Cataluña, un espacio principalmente rural donde el independentismo tiene la hegemonía.

Los argumentos para crear Tabarnia espejan aquellos que usan los secesionistas para justificar que Cataluña se convierta en una república. Sostienen que la Generalitat de Cataluña roba a Tabarnia, al extraer recursos de la población más rica para financiar zonas deprimidas del interior. Que la corrupción de los políticos nacionalistas condena a la pobreza a los ciudadanos de las áreas urbanas. Que el poder catalán no los escucha. Que ellos sólo quieren votar en un referéndum para decidir su futuro. La web de la plataforma se prodiga en mapas y estadísticas que claman "injusticias". Por ejemplo, las rígidas normativas sobre el uso del catalán que pesan en ciudades como Barcelona donde el uso del español es mayoritario.

"Más allá de toda duda razonable hay dos sociedades, dos maneras de pensar y dos realidades sociales diferentes conviviendo en la comunidad autónoma de Cataluña", sostienen los líderes del plan Tabarnia. Irónicamente magnánimos, piden la libertad de integrarse a España y le conceden al resto de Cataluña el derecho a constituirse en una república independiente. Eso sí, de apenas 1,3 millones de habitantes, con Lleida (140.000) como ciudad más importante y un PBI módico.

La ocurrencia circula hace tiempo en Internet, pero se convirtió en el trending topic de la resaca navideña en España. Se creó una entrada en Wikipedia y ya hay quienes reclaman a la Real Academia Española (RAE) que incluya el término en el diccionario.

Los políticos constitucionalistas se subieron a la idea. "Si los nacionalistas alegan el inexistente derecho a dividir, cualquiera puede hacerlo", los toreó Albert Rivera, líder de Ciudadanos, partido que terminó primero en las elecciones catalanas.

Nadie imagina que el espejo incómodo que les pusieron los tabarnianos alcance para mover a los separatistas del objetivo proclamado de "construir la república". Hace tiempo que la política en Cataluña perdió incluso el humor. Consiste a grandes rasgos en vencer al rival y jamás sentarse a escucharlo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?