Deco: ideas para vivir en tu propio mundo

“El taller lo pinté todo de blanco porque el color lo veo cuando pinto”.
“El taller lo pinté todo de blanco porque el color lo veo cuando pinto”. Crédito: Pompi Gutnisky. Producción de Yamila Bortnik.
La casa de la artista plástica Casiana Flores es una fiesta para los sentidos. Color, arte, cosas de ayer y de hoy.
Soledad Avaca Cuenca
(0)
29 de diciembre de 2017  • 00:27

Este es el mundo de la artista plástica Casiana Flores. Es un universo de verde y arte, que se traduce en la deco de la casa. Comprada por sus padres hace años, hubo un tiempo en que la compartió con su hermano, pero hoy la disfruta ella sola.

Crédito: Pompi Gutnisky. Producción de Yamila Bortnik.

O no tanto, porque vive con su perro, Cecilio, y recibe a dormir amigos y a sus papás, que viven en Uruguay y la visitan cada tanto. Es un refugio muy personal, con plantas y pinturas por todos lados, varias propias, otras heredadas.

“Cuando estoy en casa, me gusta tanto que hasta me da fiaca salir”
“Cuando estoy en casa, me gusta tanto que hasta me da fiaca salir” Crédito: Pompi Gutnisky. Producción de Yamila Bortnik.

Incluso hay cuadros que son producción de dos “bandas de pintura” que armó junto con dos amigos: Franco Stella y Agustina Gutiérrez. Con él hizo obras inmensas; con ella, minúsculas. Es que todo en esta casa cuenta el arte como una relación humana, próxima, con la que uno se conecta, donde se puede vivir.

vista abierta

“Paso mucho tiempo afuera: me encanta sentarme debajo del árbol, traer mis lápices y dibujar”
“Paso mucho tiempo afuera: me encanta sentarme debajo del árbol, traer mis lápices y dibujar” Crédito: Pompi Gutnisky. Producción de Yamila Bortnik.

Este es su rincón preferido, porque conecta directamente con el patio lleno de plantas. Siente el perfume del verde, el solcito que entra sin permiso y el viento cálido, de estos días, que la inspiran. En las páginas anteriores, su taller: un espacio ciento por ciento arte, con el piso manchado de pintura y muchos cuadros. Varios, de Cecilio. “Me gusta que esté caótico y desordenado. Cuando pinto, me pongo ropa que no me importe manchar, me preparo un té y me meto en mi mundo”.

granny chic

Crédito: Pompi Gutnisky. Producción de Yamila Bortnik.

El comedor es un popurrí equilibrado de muebles, objetos y arte heredados. En la escena, siempre hay té. Y cuando recibe amigos, lo prepara en vajilla antigua. Ahora, que los días están más lindos, prefiere juntarse afuera, poner un lindo mantel, velas, copitas, música y asado. Para las fiestas, se va a Uruguay.

alma floral

Crédito: Pompi Gutnisky. Producción de Yamila Bortnik.

En el patio, una mesa y un sillón viejo arman un universo de sosiego y creatividad entre las plantas. “Tengo orquídeas, que riego todo el día con vaporizador”, como una especie de terapia que se agrega a la del arte. En cada rincón, hay un toque verde, natural o pintado. Como en el sector de los dormitorios, al que sumó arreglos bien coloridos (La Florería) y cuadros con paisajes. En el baño, sobre la pared oscura se recortan las siluetas blancas de dos galgos de cerámica.

el buen descanso

Crédito: Pompi Gutnisky. Producción de Yamila Bortnik.

El cuarto de huéspedes se armó en torno a una cama heredada y un juego de mesas de luz compradas en anticuarios. En el entrepiso –que se sumó en una reforma– está su propio cuarto, con un cuadro imponente que le regaló su abuela y siempre amó. Más flores en los mantones de Manila: ¿quedan dudas de que en esta casa vive una mujer?

¿Qué rincón te gustó más? ¿Qué pondrías en tu propio mundo? También inspirate: Recorrido: bazares con linda vajilla y Ultra Violet: opciones de deco y objetos para aplicar el color Pantone 2018

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.