0

Los seis autos con mejor diseño de 2017

El Volvo XC40 es una síntesis perfecta de las tendencias del año ejecutadas con maestría escandinava
El Volvo XC40 es una síntesis perfecta de las tendencias del año ejecutadas con maestría escandinava
Una selección de seis modelos destacados y varias tendencias estilísticas que se consolidaron durante el año en el mundo y que aún no llegaron a la Argentina
Renato Tarditti
0
30 de diciembre de 2017  

El que está terminando fue un año colmado de novedades en la industria automotriz global. A nivel diseño no hubo ninguna aparición rutilante, de esas que marcan un antes y un después (como sí los hubo en el terreno de los concept cars, pero sí varias novedades interesantes. Aquí, un breve repaso de lo que más nos llamó la atención en este 2017.

Empecemos con el segmento que se va imponiendo en el globo, el de los SUV. El primer destacado es el Lamborghini Urus. Pero no necesariamente por sus cualidades estéticas; de hecho fue bastante maltratado (con buenas razones) por la crítica especializada de diseño. El Urus es relevante porque representa el triunfo absoluto del formato SUV y anticipa las versiones de otras marcas que inexorablemente van a caer en la tendencia, como Ferrari, Aston Martin y Rolls Royce. Yendo a lo estético, está claro que cuando se trata de Lamborghini, siempre se espera algo sorprendente. Pero en lugar de ser trasgresor (como aquel brutal LM002 de los '80), este Lambo SUV es simplemente un vehículo exagerado. Tiene serios problemas de proporciones, sobre todo en la parte trasera, que en su afán por expresar muscularidad y poder parece desconectada del resto de la carrocería. De hecho todo el auto parece haber sido pensado por varios diseñadores que no se pusieron de acuerdo entre sí. El Urus es una muestra de lo difícil que es diseñar un auto imponente, icónico y bello a la vez. Pero sin dudas -como ya sucedió con la Porsche Cayenne- va a ser el Lamborghini más vendido y rentable de la historia.

Lamborghini Urus, lejos del espíritu Lambo
Lamborghini Urus, lejos del espíritu Lambo

Un poco por debajo de la escala social de los SUV (aunque no tanto), el gran bienvenido fue el Range Rover Velar. Llegó a un segmento muy competitivo en el que ya había muy buenos exponentes del buen diseño, como el Porsche Macan, el Jaguar F-Pace, el Volvo XC60 e, incluso, el Alfa Romeo Stelvio. Pero el Velar es diferente de todos por el lado de la simpleza y la elegancia. Las extensas superficies de chapa propias de un auto de este porte están tratadas con una claridad y un refinamiento destacables, muy a tono con una silueta muy clásica, de planos muy definidos, que gentilmente recuesta la masa visual sobre el eje trasero. Gerry McGovern -el jefe de diseño de Land Rover- sigue demostrando que no hace falta una parafernalia visual para generar una verdadera imagen premium. Una actitud muy british.

El Range Rover Velar
El Range Rover Velar

Y en la otra punta del universo de las SUV, el destacado es el nuevo C3 Aircross. En un momento en el que casi todos los estudios de diseño producen más y más líneas agresivas, el pequeño Citroën en una bocanada de aire fresco, con su estilo amigable y juguetón en el que se destaca un divertido uso de los detalles de color. Y todo eso sin perder una postura robusta que es indispensable para cualquier SUV. Pulgares para arriba para la C3 Aircross, que esperemos que no tarde tanto como el C4 Cactus en llegar a la Argentina.

Nuevas líneas para el Citroën C3 Aircross
Nuevas líneas para el Citroën C3 Aircross

Un sedán que da pelea

Ante el irrefrenable avance de las SUV, los grandes sedanes parecen ir perdiendo protagonismo. Pero hay excepciones, y el Kia Stinger es una de ellas. Creado para plantar batalla a las grandes marcas alemanas en el nicho de las "coupés de cuatro puertas", hay que decir que el Stinger no sólo está a la altura, sino que está casi un pasito más allá. Sin las ataduras de tener que mantener un estilo evolutivo respecto de las versiones anteriores, el equipo de diseño conducido por el gran Peter Schryder realmente se lució con esta berlina de 5 puertas: proporciones a la BMW, un cuerpo armonioso y tonificado y el agregado de joyería de primera calidad, como el aplique cromado que enfatiza el bellísimo arco del techo. No le será fácil a Kia posicionarse como una firma capaz de rivalizar con las marcas premium europeas, que tienen una larga trayectoria en calidad, prestaciones y tradición. Pero el casillero "diseño" ya lo tienen chequeado.

El Kia Stinge, un sedán que da pelea
El Kia Stinge, un sedán que da pelea

Grata sorpresa

Cada vez son menos las marcas que apuestan por coupés deportivas orientadas al verdadero placer de conducir. Menos aún con esquema de motor central, una arquitectura que parece reservada a super deportivos de 600 CV para arriba. Por eso, una de las gratas noticias del año fue que Renault cumplió con su promesa de resucitar la marca Alpine, que presentó su nuevo A110. La pequeña coupé de dos plazas es una delicia para los ojos y un tributo a esa filosofía de autos deportivos europeos que hacen de la ligereza una religión. El exterior del auto expresa esa idea a la perfección: es compacto, musculoso y a la vez estilizado. Tiene un sutil toque retro en los faros antiniebla redondos (un homenaje al A110 original de 1965), una expresión amigable (más al estilo Porsche) y una encantadora caída de la línea de cintura hacia la cola que lo hace muy sexy. Desde su apariencia, el Alpine es una promesa de que manejarlo va a ser algo muy pero muy divertido.

El Alpine A110 vuelve de la mano de Renault
El Alpine A110 vuelve de la mano de Renault

Consolidación

El transcurso del año permitió apreciar la consolidación de algunas tendencias estilísticas, de esas que se convierten en "moda" y hacen que los modelos que no las adoptan empiecen a verse "viejos".

El retorno de los volúmenes definidos es un rumbo bien marcado. Hay una vuelta a diferenciar con énfasis el compartimiento del motor del de los pasajeros, y por eso los capots se están volviendo más planos y los parabrisas más verticales. Es algo que se puede ver con claridad en casi todas las nuevas SUV -que van recuperando la tradicional forma de caja de cuando todavía se las llamaba "camionetas 4x4"- pero también derrama hacia los segmentos inferiores. Claros ejemplos son los nuevos Kia Rio y Fiat Argo, que se diferencian claramente de sus antecesores que tenían una superficie capot-parabrisas mucho más continua. En términos generales, casi todos los autos están tendiendo a verticalizarse y horizontalizarse, luego de varios años en los que todas las líneas estaban muy inclinadas y lanzadas hacia adelante. Los tiempos del dinamismo extremo, en el cual los autos "parecían moverse aun estando detenidos", parecen ir quedando atrás y ahora la tendencia son las posturas mucho más erguidas y estables visualmente.

Ejemplos de los elementos verticales
Ejemplos de los elementos verticales

En esa misma línea, hay también un retorno a las parrillas verticales que incluso se tornan negativas, es decir que se inclinan hacia adelante desde la base, al mejor estilo de aquél glorioso BMW Serie 5 de los años '70. Es una renovada forma de interpelar al aire que viene de frente con mucha más autoridad que una gentil superficie inclinada.

Más sorprendente es la aparición cada vez más frecuente de elementos decorativos totalmente verticales, como apliques cromados, entradas de aire (muchas veces falsas) y marcos de luces antiniebla. Es algo bastante llamativo porque estamos acostumbrados a que las únicas líneas perpendiculares al piso -especialmente en los laterales- son las de las puertas.

El pilar C aparece como "apretado"
El pilar C aparece como "apretado"

Otra tendencia que se consolida es el recurso de separar visualmente las distintas partes de la carrocería, especialmente la zona vidriada y el techo. Así cada parte parece estar apoyada sobre la otra en lugar de configurar una estructura única. Por lo pronto, el recurso que ya es prácticamente una norma es el "techo flotante" un efecto visual que se logra disimulando alguno de los pilares junto con la superficie vidriada. Lo que se está sumando ahora es agregar tensión a ese efecto, haciendo que el pilar C parezca comprimido entre el techo y la parte inferior de la carrocería mediante formas discontinuas y quiebres en la línea de cintura. Nissan lleva la posta en el uso de ese recurso, que también se puede ver en el nuevo Peugeot 3008.

And the winner is.

Para cerrar, el favorito 2017 para quien suscribe: el Volvo XC40. El nuevo SUV mediano de la marca sueca conjuga todas las tendencias mencionadas en el punto anterior, que están ejecutadas con maestría escandinava. Pero además de los recursos estilísticos, el XC40 suma una propuesta que incursiona en el terreno del "diseño de experiencias". Se trata del servicio Care By Volvo, un sistema de suscripción que por unos US$ 600 al mes (sin anticipo) permite al usuario tener un modelo nuevo cada 24 meses sin tener que preocuparse por el seguro y el mantenimiento, con el agregado de muchos amenities, como asistente personal, niñera, chofer, vehículo de cortesía en caso de emergencia y varias cosas más. Volvo no sólo nos dio el auto más atractivo del año, sino también un adelanto de lo que será la experiencia de uso en los autos en el futuro.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.