0

Cómo sería un día de vacaciones perfecto

Actores, cantantes, chefs y otras personalidades compartieron su jornada soñada, con planes sibaritas, descanso, familia y mucha playa
0
31 de diciembre de 2017  

Mariano Zabaleta (ex tenista)

"Me imagino en Tandil. Levantarme temprano y estar con mis hijos Fermín y Vicente, salir a pasear, jugar con los perros, almorzar en familia. Y a la noche me gustaría invitar gente a casa, hacer un asadito con amigos".

Christophe Krywonis (chef)

"Pienso que me voy al sur de Francia, a la costa del Mediterráneo. Me imagino en Arlés, porque es una región que me gusta mucho. Mi día ideal es levantarme un día soleado, desayuna unos huevos revueltos, algún café o té, con mi diario y tostadas. Después de eso me iría caminando con una de esas canastas típicas del sur, trenzadas, pasaría por el mercado de la costa a comprar pescado fresco. Pasaría por la verdulería -donde el verdulero es el que cultiva las hortalizas-, me tomaría un café en la terraza, y me volvería a casa a cocinar algo, tranquilo, para todos. Comeríamos debajo de una pérgola, y después de una pequeña siesta iría a pasear en un convertible, puede ser a un viñedo, a probar algunos vinos para traerme después. A la noche haría un paseo en barco, e iría a comer afuera".

Eleonora Wexler (actriz)

"A la mañana me gustaría salir a conocer, por ejemplo, un buen museo en alguna ciudad europea y medieval, y por la tarde me gustaría relajarme en una hermosa playa, con un buen trago. Ya que también me gusta mucho la nieve, ese día ideal también podría alternar entre nieve a la mañana y esa hermosa playa de aguas cálidas por la tarde".

Federico Andahazi (escritor)

"Las vacaciones son para descansar. Los viajes son otra cosa. París o Londres: desayuno fuerte, caminata. Almuerzo, café y caminata. Cena frugal y caminata nocturna".

Franco Masini (actor)

"Me levanto a eso de las diez, desayuno muy tranquilo y recorro alguna ciudad desconocida, voy a comer a buenos lugares, y más tarde hago alguna actividad relacionada con el arte, ya sea ver una obra de teatro o ir a un recital".

Flavia Palmiero (conductora)

"Levantarme a desayunar en algún pueblito mirando el Mediterráneo. Hacer playa a full, tomar sol, leer, escuchar buena música. Después almorzar unos mariscos, descansar un rato y hacer alguna escapada al pueblo más cercano. A la noche, una cena en un lugar súper lindo y romántico".

Guillermo Fernández (cantante)

"Mi día de vacaciones perfecto lo viví la primera vez que llegué a París. Tenía muchas ganas de conocer la ciudad. Me levanté a las 8 de la mañana, y caminé todo el día, sin parar, hasta que regresé al hotel a las 10 de la noche".

Gastón Acurio (chef)

"Yo soy una amante de los hoteles. Mi sueño más escondido es vivir en un hotel. Me encanta ese mundo de fantasía donde tienes a tu disposición un gimnasio gigante, y si tienes sed tienes un bar y si tienes hambre tienes cocinero; la cama es el doble de la tuya y cuando hace calor tiene aire acondicionado. Por eso cuando viajo me gusta disfrutarlos. Mis hijas se enojan conmigo porque en vacaciones ellas quieren salir muy temprano a pasear y conocer, y mi placer máximo es quedarme todo lo que pueda en el hotel haciendo nada, y alistarme recién a la hora que el cuerpo me lo pida para salir a disfrutar de la ciudad. Luego, mis viajes siempre están organizados en función de qué vamos a comer. El día terminaría con una cena en un buen lugar, una caminata hasta el hotel y una película hasta quedarme dormido".

Homero Pettinato (músico-conductor)

"Soy un tipo que se da gustos, si se puede todos. Pero también simple. Un día perfecto sería en verano, levantarme fresco, cerca del mediodía, ir a comprar asado, picada, Fernet, hielo, coca, galletas para la tarde, mate, empacar todo e ir a disfrutar de un lindo río todo el día con amigos/as. Por supuesto llevaríamos instrumentos musicales varios".

Manuel Wirzt (músico)

"Las vacaciones perfectas las imagino en una casa frente al mar, en cualquier lugar donde el mar sea cálido y muy tranquilo. Me despertaría a cualquier hora con mi mujer y mis hijos (Juan, de 17; Bianca, de 15, y Mora, de 10). Después me tomaría unos mates en la galería de la casa y como me gusta mucho la pesca iría a pescar desde la playa. Me pasaría el día pescando con amigos, mis hijos y mi compañera de la vida. A la noche prendería un fuego, y comería el pescado recién sacado del mar con una cerveza fresca o un buen vino".

Matías Martin (conductor)

"Un día ideal es despertarme sin despertador, ir un ratito a la playa, meter un buen almuerzo, estar acompañado por la gente que quiero y? eso. Un día hermoso de playa para mí es un día perfecto de vacaciones, y si le agregás un paseo para conocer algo, una ruina, algo así, me suma, y por la noche una cena en esos lugares que podés estar en pantalón corto y remerita sería ideal".

Pablo Massey (chef)

"Hace poco tuve unas vacaciones en París que fueron increíbles. Cualquier día de aquellas vacaciones fue perfecto. Un amigo me prestó un departamento, ubicado en el barrio siete, a tres cuadras de un mercado que se llama La Grande Epicerie de París y un gran almacén que se encuentra entre los más famosos de París, Le Bon Marché. Y ahí me hacía de un mínimo stock de cositas y preparaba unos desayunos increíbles, con frambuesas, yogur increíble, café, algún jugo. Estaba con mi novia, y de ahí sacábamos dos bicicletas de la calle y nos dirigíamos hacia alguna muestra de arte. Al salir nos íbamos a almorzar. Comíamos con alguna copa rica de vino, y luego seguía la bicicleteada a orillas del Sena, y siempre encontrábamos algún lugar maravilloso para ver, o parábamos en el Café de Flore, un clásico sobre el Boulevard Saint-Germain, y después a la vuelta parábamos en el mercado, por ahí llevábamos algún pescado, y si nos daba pereza salir cocinábamos. Más tarde salíamos a caminar, y así iban pasando los días en una rutina de restaurantes, de arte, de caminatas, de bicicleta, alguna que otra compra, cafés y descanso. Cualquiera de esos es un día de vacaciones perfecto para mí".

Patricia Sosa (cantante)

"Lo pasaría en República Dominicana. Me haría traer un desayuno a la habitación con muchas frutas, porque allá hay unas frutas divinas y maravillosas. Después me iría un rato a la playa, me haría un masaje en un lugar en unas carpas adentro del mar. Como no hay olas, las camillas están puestas a ras del agua, y vos te acostás y podés tocar el agua con las manos. Más tarde me cambiaría, me pondría linda y por la noche me iría a los fogones que hacen en la playa, a cantar y bailar hasta muy tarde".

Soledad Villamil (actriz y cantante)

"Me imagino en una playa donde el agua no sea muy fría, digamos? en una isla de Grecia. Me despertaría a eso de las nueve, desayunaría frutas y me iría a la playa con un libro. Después, leer, nadar, leer, nadar, leer y nadar hasta el mediodía. Almorzaría un pesado con ensalada, dormiría la siesta y volvería a la playa a repetir la rutina de la mañana de leer, nadar, leer y nadar. Al atardecer tomaría alguna bebida espirituosa y a la nochecita encendería una fogata".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.