Suscriptor digital

Los empresarios saludan el "mayor realismo" y piden baja de tasas, aunque advierten por los costos

En varios sectores respaldaron los cambios de las metas de inflación porque se acercan más a la realidad y permitirían mejorar las condiciones económicas
Francisco Jueguen
(0)
29 de diciembre de 2017  

Los empresarios saludan el "mayor realismo" y piden baja de tasas, aunque advierten por los costos
Los empresarios saludan el "mayor realismo" y piden baja de tasas, aunque advierten por los costos Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia

El peligro era la pérdida de confianza. Entre los empresarios nadie creía que el Banco Central (BCRA) cumpliera con las metas de inflación propuestas hasta ayer por la mañana. Por eso, el cambio de los objetivos oficiales de inflación se vivió como un reconocimiento positivo entre los privados.

El baño de realismo trajo otro horizonte para festejar: tras meses de críticas en las compañías por las altas tasas de interés en la economía, la flexibilización monetaria abre las puertas a una rebaja que los hombres de negocios ven con buenos ojos a pesar de que pueda recalentar el dólar -hecho que beneficia a los exportadores- y determine una suba de costos. Las paritarias serán el gran desafío.

En la Unión Industrial Argentina (UIA) hubo respaldo a los cambios anunciados en las metas de inflación ayer por la mañana. "Con esa meta vas a poder bajar la tasa. Es una buena noticia", dijo a LA NACION Miguel Acevedo, presidente de la entidad. "Me da la impresión de que con esto hay descompresión en el mismo Gobierno", señaló el directivo de Aceitera General Deheza (AGD), que afirmó que la suba del dólar es "coyuntural" y que se reacomodará durante enero. "Bienvenida sea", agregó el industrial, que recordó los preocupantes datos de un déficit comercial que -nominalmente- será el más alto de la historia.

En resumen, en la UIA creen que es una meta más realista que servirá para acomodar paritarias y costos a un número posible. En el Gobierno ya hablan de un 15% de aumento -sin cláusula gatillo- para 2018. Además, creen que podría ser el primer paso para un BCRA "más pragmático", que ofrezca "más previsibilidad sobre el tipo de cambio con una tasa de interés en dólares positiva pero no elevadísima". Por último, estiman que el tipo de cambio debe, como ahora, "acompañar la inflación". Traducido: que se rompa el actual atraso cambiario.

Otros industriales acompañaron esa visión. "Me parece que junto a las leyes nuevas van en la dirección adecuada", afirmó Teddy Karagozian, dueño de la textil TN&Plátex. "Los cambios en las metas las hacen más realistas", dijo José Urtubey, dueño de la firma Celulosa. "Pero tenemos que mejorar el crédito y para ello es necesario bajar tasas de interés", agregó el empresario.

En la industria alimentaria también hablaron de "realismo económico". Daniel Funes de Rioja, presidente de Copal, dijo que "la percepción de una inflación al 10% no era algo compartido colectivamente" por el devenir de los precios en los últimos meses y los ajustes tarifarios. "Es importante compatibilizar las metas con el nivel de actividad y el tipo de cambio", dijo, y aseguró que esto podrá beneficiar a las economías regionales si las tasas de interés no siguen siendo "distorsivas" a la hora de exportar.

"Hay que verificar cómo las correcciones van a impactar en los costos de las empresas agropecuarias", alertó, en tanto, Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), que puso el foco en agroquímicos y combustibles (por la suba del dólar y el precio internacional del petróleo), y agregó: "Por otro lado, es importante que se produzca una baja en la tasa de interés, lo que mejorará las decisiones de inversión del campo".

"Si baja la tasa de interés y hay mayor actividad, beneficia a todos los sectores y al nuestro, sobre todo la obra privada", afirmó a LA NACION Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción. A pesar de que la suba del dólar genera más rentabilidad al sector, dijo que puede provocar "problemas" con operaciones que se cierran con créditos hipotecarios y restringir la demanda.

Si bien habló de mayor realismo, Fabián Tarrío, presidente de CAME, afirmó que los anuncios pueden ser "peligrosos con el dólar escalando y con ajustes de tarifas". Mario Grinman, secretario de la Cámara Argentina de Comercio, festejó que el Gobierno "reconozca la realidad", ya que describió como "incumplibles" las viejas metas. "Esto va a permitir relajar la política monetaria, reducir las tasas y evitar un enfriamiento de la economía", aseguró el empresario, que consideró importante que "la política también hable".

Entre el elogio y la duda

Metas incumplibles

Para la mayoría de los hombres de negocios, el cambio de las metas de inflación oficiales fue un reconocimiento de la realidad de los precios.

Tasas más bajas

La posibilidad que dejó abierta la nueva meta para 2018 implica una baja de las tasas de interés, un reclamo de todo el aparato productivo durante 2017.

Dólar y costos más altos

Los sectores industriales se quejaban en los últimos tiempos del atraso cambiario y su impacto; en el campo preocupa la suba del costo de los combustibles

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?