Cuestión de estilos a la hora de confiar en un DT: ¿Qué buscan los clubes para el cambio?

En algunos casos las entidades siguieron con la línea de juego del entrenador saliente, pero en otros se apostó por el golpe de timón; la reserva como un puente
Christian Leblebidjian
(0)
30 de diciembre de 2017  

Lucas Bernardi, hoy en Estudiantes
Lucas Bernardi, hoy en Estudiantes

Cuando los dirigentes deciden cambiar de DT o se ven ante la necesidad de buscar un reemplazante porque su conductor se va, ¿qué perfil buscan? ¿Alguien que continúe con el estilo anterior? ¿O uno que genere un golpe de efecto? En el recorrido de 2017 hubo 8 clubes que intentaron seguir con una línea futbolística parecida a la del técnico saliente, mientras que otros 7 fueron por algo diferenciador, pensando que determinados jugadores podrían encontrar mejores resultados con otra filosofía de juego.

En Godoy Cruz sucedió algo lógico si se analiza en función de los gustos del propio presidente José Manzur: Lucas Bernardi (hoy en Estudiantes) había cosechado 12 triunfos, 8 derrotas y 4 empates, entre el torneo local, la Copa Libertadores y la Copa Argentina. Números para nada despreciables. ¿Y entonces? Tras ser despedido, Bernardi explicó: "Me dijeron que no comulgaba con la historia del club. Lo que hacíamos en la cancha no era del gusto del presidente. Quería que fuésemos más ofensivos y que tratemos mejor la pelota". Y Manzur contrató un entrenador que, al menos, le garantizara eso que entendía le faltaba a Bernardi. Así llegó Mauricio Larriera, un desconocido para el medio argentino.

"Queremos ganar a través del mérito, que el equipo luzca en la cancha para lucir en la tabla. Le doy importancia a la estética porque así fue como jugué al fútbol y así es como lo vivo. Nos gusta asumir el protagonismo y ser un equipo de propuesta, no sólo de respuesta. Va a valer la pena pagar para ver a Godoy Cruz", le dijo Larriera a la nacion no bien asumió. Godoy Cruz buscó un estilo ofensivo, que nacía desde las salidas desde el fondo, pero a Larriera -al final (a diferencia de Bernardi)- lo despidieron por los resultados. Y ahora la apuesta fue recurrir a un conductor de las inferiores: Diego Dabove.

Godoy Cruz no fue el único club que en 2017 intentó pegar un volantazo. Un caso similar se vivió en La Plata, cuando Gimnasia, tras el breve interinato de la dupla Messera-Martini, quiso innovar con el revolucionario Mariano Soso en lugar del pragmático Gustavo Alfaro. Si bien el Lobo terminó como el equipo más goleado del torneo, consiguió algunos triunfos importantes que subieron su autoestima. Incluso Soso fue firmemente sostenido por los futbolistas, dentro y fuera de la cancha, en los momentos adversos, aunque no pudieron evitar su renuncia, anteanoche. En la misma dirección se apoyó la nueva dirigencia de Vélez, encabezada por Sergio Rapisarda, cuando eligieron a Gabriel Heinze para comandar al equipo que en los últimos tiempos se había caído con Omar De Felippe.

Los cambios más drásticos, a la inversa, se dieron en Tigre , cuando Ricardo Caruso Lombardi reemplazó a Facundo Sava y en Aldosivi, cuando Walter Perazzo sucedió a Darío Franco. En ambos casos, las comisiones directivas buscaron propuestas con preponderancia a la solidez para recuperar un "equilibrio" que los estilos audaces de Sava y Franco habían dejado de lado. A ninguno le fue como pretendía. Y muchas veces son los propios dirigentes los que no están convencidos de determinadas filosofías, pero sí piensan que los planteles necesitan un "golpe de timón" para buscar una reacción en función de lo que venían desarrollando y. ven que no funcionó.

Argentinos , ante la salida de Heinze tras el ascenso a Primera, buscó un perfil similar con Alfredo Berti. Y el Bicho, más allá de mantener el dibujo táctico 4-3-3, también sostuvo desde la filosofía de juego lo que había generado con el ex Newell's, con los wines y un estilo vertical y protagonista.

Otros equipos, como San Lorenzo o Central, terminaron encontrando a su mejor candidato dándole rodaje a los interinatos de Claudio Biaggio y Leonardo Fernández, que estaban en la reserva. El Pampa hizo retoques posicionales, pero no cambios grandes en función de lo que hacía Aguirre. Algo similar como sucedió con Forestello y Pumpido en Patronato o con Sciaqua y Forestello en Olimpo; y en Tucumán, con la sucesión de Zielinski a Lavallén. En Belgrano fue más notoria la transición de Madelón a Méndez que la de Méndez a Lavallén. Otros, como Lanús, ya venían preparando al sucesor de Almirón hace un par de años. Y así le llegó el turno a Carboni, que hizo su escuela en las inferiores antes de dar el salto a la Primera.

Defensa y Justicia cambia de nombres, pero siempre busca perfiles similares desde la juventud y los mecanismos de trabajo. Así viajó de Holan a Beccacece, de Beccacece a Vivas (se fue por diferencias con los dirigentes, no por los resultados) y de Vivas a Vojvoda. En muchos casos se fijaban en técnicos que iban a tener su primera experiencia.

UN PERFIL MÁS OFENSIVO PARA LICHA

Los últimos entrenadores que tuvo Racing, Diego Cocca y Ricardo Zielinski, tuvieron (más de una vez) algún chispazo con Lisandro López. ¿El motivo? El capitán pretendía que el equipo intente ser más protagonista desde la actitud y la postura en el campo rival, quería un estilo más ofensivo. Y, en situaciones adversas, lo expresaba incluso no bien terminado los partidos. Eso quizás haya estado en los análisis del presidente de Racing, Víctor Blanco y del manager Diego Milito, a la hora de contratar a Coudet. El Chacho tiene, en los papeles (según lo demostrado anteriormente en Rosario Central y en México), una filosofía más ofensiva que la de Cocca.

El estilo Coudet irá en esa dirección. Cuando fue presentado como nuevo DT de la Academia, dijo: "Que sea un club pasional tiene que ver con la decisión de venir acá. Me gusta que mis equipos transmitan de adentro hacia afuera. La gente va a jugar un papel importante para nosotros. Queremos llegar al hincha, que se identifique con el equipo". Y le hizo un guiño a López: "Queremos aprovechar a Licha de la mejor manera. Nos vamos a dedicar a eso desde ahora".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.