Los tres mosqueteros del real estate

Pinceladas de buen gusto
Alicia de Arteaga
(0)
3 de enero de 2018  

Miami.- La casa de Jorge Pérez en Coconut Grove es un museo habitado por sus dueños. El mayor desarrollador de Miami, hijo de cubanos, nacido en Argentina y criado en Colombia, vive rodeado de pinturas y esculturas en un entorno paradisíaco, sólo alterado por un barco empotrado en el jardín. Quedó allí después del último huracán y, si no estuviéramos prevenidos, podría haber sido una instalación de Los Carpinteros, los cubanos que hicieron del éxodo tema recurrente de sus obras .

Pérez cambió el skyline de Miami y movió sus fichas a Brickell para hacer del centro financiero un elegante barrio residencial. Las últimas torres tienen como sello dos obras imponentes del argentino Fabián Burgos. Ese paisaje es una buena síntesis de la estrategia que define al cubano más rico de Miami: sumar arte en todos sus proyectos.

Donó US$ 40 millones para terminar el museo diseñado por los suizos Herzog & DeMeuron, bautizado por votación de la mayoría del board: Pérez Art Miami Museum. El PAMM fue el centro neurálgico de la semana de Art Basel Miami Beach que con ventas y visitantes récords cerró el 10 de diciembre. En 2001, con la primera edición de la feria, Miami comenzó a cambiar con prisa y sin pausa bajo la consigna no escrita de "menos palmeras y más cultura". En ese escenario el arte resultó la piedra de toque.

Sumar obras de arte a los metros cuadrados ha sido para los developers argentinos de la Florida el combo perfecto. Una escultura de Botero saluda al visitante en el SLS Brickell, Residencias y Hotel, diseñado por Philipe Stark. Las piezas se unen porque Stark diseñó, antes, el hotel de Alan Faena en Puerto Madero. Como contrapartida, Faena le ha puesto su nombre a un distrito de Miami Beach. Allí se levanta Faena House, una torre curva de 47 residencias diseñada por Foster&Partners que tiene en la cima el penthouse más caro vendido jamás en Miami. Un tríplex de US$ 60 millones con infinity pool en la terraza. Ocean view única.

Más de 180.000 personas llegan por mes para radicarse en Miami, la mayoría son latinos, pero muchos vienen del este europeo, atraídos por la oferta de trabajo y el clima. Aunque esa leve brisa marítima les juegue de vez en cuando la mala pasada de transformarse en huracán amenazante.

Entre Miami y Puerto Madero, Pérez, Costantini y Faena lideran las ligas mayores. Faena no tiene su propio museo, pero sí un fabuloso centro de artes visuales diseñado por Rem Koolhaas, y su principal socio inversor Len Blavatnik ha bautizado con su nombre la nueva Tate Modern de Londres, tras una donación de 50 millones de libras.

En el último año, los tres mosqueteros del arte y el real state han trasladado su escenario a Puerto Madero. Finalmente, Jorgé Pérez levantará allí las torres que no pudo hacer en la era K; mientras Costantini y Faena están asociados en el últimos proyecto waterfront que dobla el valor del m2 del último barrio porteño: US$ 8000. Antes de arrancar las ventas, sólo entre " friends &family" llevaban vendidas el 40% de las unidades.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.