El fenómeno Brancowitz: la fanática de Cambiemos que reivindica al oficialismo en las redes

Camila interactúa constantemente en Twitter con sus 10 mil seguidores
Camila interactúa constantemente en Twitter con sus 10 mil seguidores Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez
En Twitter, y con un toque de humor, la joven de Lomas de Zamora hace una defensa, por momentos desmedida, de los funcionarios del Gobierno; en persona, no le cuesta admitir que se cometen errores políticos y cuenta que, para ella, María Eugenia Vidal es "Dios"
Mercedes Uranga
(0)
12 de enero de 2018  • 21:17

"El día que ganó María Eugenia Vidal me tomé una botella de sidra y me puse a llorar frente al televisor". Camila Blanco, de 21 años, llega temprano a la cita con LA NACION en el bar Varela-Varelita, en la avenida Scalabrini Ortiz de Palermo, el sitio que la joven suele frecuentar cada vez que le dan ganas de escribir. En los 45 minutos previos a la entrevista tuitea y da likes en su red social preferida, la que logró posicionarla como una fanática empedernida de Cambiemos a costa de miles de tuits donde -con un toque de humor- enarbola las banderas del oficialismo. Mientras espera en una pequeña mesa ubicada sobre una ruidosa ventana -y por la que penetra el agobiante calor de pleno diciembre- sube a su cuenta una foto de un sándwich de lomito y una Coca bien helada. A pesar de los más de 30 grados de sensación térmica, Camila viajó desde su Lomas de Zamora natal con una camisa blanca, saco negro formal, chupines hasta el tobillo y acordonados en color suela. Las altas temperaturas desanimaron sus ganas de usar corbata, un detalle que adora. Pero su piel pálida, el pelo lacio y azabache por debajo de los hombros y el jopo hacia el costado la acercan más a un invierno bajo cero que al calor de la ciudad.

"VAMOS MONZO DE MI VIDA", tuiteaba el 14 de diciembre último mientras en un clima signado por el caos el presidente del Congreso, Emilio Monzó , intentaba dar comienzo a la sesión que trataría la reforma previsional. Sus tuits de alevoso amor hacia el oficialismo y la cuota de humor que suele darle a cada uno de ellos la llevaron a colocarse como una referente más de Cambiemos. Por lo menos, como una referente millennial a la que algunos usuarios de la red todavía no terminan de encasillar. "Hay como dos personas, una es la persona que tuitea y otra es la persona real, más que nada lo que yo construí en Twitter es un personaje que es real pero es un grotesco, una exageración de lo que yo pienso o de lo que yo siento. Son cosas que yo pienso pero llevadas al extremo. Está elevado a la potencia mil (sic), no es que yo voy por la calle gritando ¡Mauricio te amo! o esas cosas", dice.

Camila interactúa constantemente en Twitter con sus 10 mil seguidores
Camila interactúa constantemente en Twitter con sus 10 mil seguidores Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

Cuenta que se acercó a la política -concretamente a Cambiemos- por el rechazo que le generaba el gobierno de Cristina Kirchner . De familia radical, un gran incentivo fue también que la UCR formara parte del espacio oficialista. Decidió así dejar de mirar las cosas por "la tele" y pasar a la acción. "Más que una militancia, lo que yo hago es apoyo logístico. Traté de que mi abordaje a la política fuera lo más divertido posible, no pasar desapercibida sino más bien romper un paradigma", añade.

Su salto a la fama se dio en febrero del año pasado cuando la periodista de Telefe Cristina Pérez la empezó a seguir en Twitter. Fue por una especie de campaña de moda que armó Camila: elegía fotos de políticos y les ponía slogans de marcas de ropa. A la foto de la familia Macri -con Antonia a la cabeza- le tocó El Cardón. Poco a poco fue sumando seguidores, algunos, de renombre: el periodista Nicolás Wiñazki, el funcionario del ministerio de Cultura Iván Petrella, el vicepresidente del Banco Central Lucas Llach y la periodista María O' Donnell, entre otros. La biografía del Twitter donde ostenta más de 200 mil publicaciones y 10 mil seguidores, reza: "Influencer política y personal trainer de Mauricio Macri". Así se describe Camila un poco en chiste un poco en serio. Suele cambiar su status a "diputada" o solo a "personal trainer" del Presidente dependiendo del día. Lo de diputada tiene que ver con su máxima aspiración política -presumiblemente fogoneada por las últimas elecciones legislativas y recientes juras en el Congreso-. El nombre de su cuenta, @Brancowitz, surgió cuando se enteró que el verdadero apellido de los periodistas Alfredo y Diego Leuco es Lewkowicz. "Pero el Twitter no me dejaba poner Blancowitz y me sugería este nombre", explica. Más tarde, dirá: "Todo lo que soy yo es 'era una joda y quedó'".

Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

En las redes está desde que se levanta, poco después -o al mismo tiempo- que lee Clarín, LA NACION y otros diarios como El Cronista o Página 12. "A veces ahí también salen cosas que son polémicas para nosotros como Gobierno", no tarda en aclarar. A lo largo de la entrevista Camila no dice "el" Gobierno, dice "nuestro". Cabe aclarar que la joven no ostenta cargo alguno.

Durante la charla se muestra amable y sonriente; ante algunas preguntas que le generan respuestas efusivas tiene el tic de revolear los ojos. Cuando se pone seria y piensa durante largos segundos una respuesta desliza suave y rápidamente el dedo índice sobre su labio inferior. Por momentos también deja ver que la coyuntura política -sobre todo la de Twitter y las banalidades propias de esta red social- influyen demasiado en su vida diaria. Cada oportunidad es válida para no despegar los ojos de la pantalla: WhatsApp, Twitter y más Twitter.

La Aranguren

Camila cuenta que sufrió bullying en el colegio y que, por eso, sintió la necesidad de defender al ministro Aranguren cuando le hicieron "bullying político". "El año pasado me aferré a su imagen y lo defendí -y defiendo todavía a muerte- a Juanjo Aranguren, porque me parecía que eran totalmente injustas las injurias que estaban cayendo sobre su persona. Sobre todo en las audiencias públicas de la luz y el gas. Yo lo comparo quizás con que a mí también me hacían bullying", dice. A tal nivel llegó la defensa que junto a otros tuiteros armaron "medio en joda" y virtualmente ´ La Aranguren´, imitando a La Cámpora, donde una de las cosas que le marcaban a quienes se quejaban del aumento de tarifas fue su "faltazo" a las audiencias públicas.

Hoy, cuando la joven visita el Congreso, suele sacarse selfies con "Juanjo" y charlar un rato con él además de con otros referentes del Gobierno. "A él le hicieron llegar las cosas que yo hacía y quién era yo. Le empecé a tomar cariño, me sorprendió que el tipo la tuviera tan clara en el sentido de entender la ironía y el juego de Twitter, porque todo lo que se dice en Twitter queda en esa burbuja".

Camila interactúa constantemente en Twitter con sus 10 mil seguidores
Camila interactúa constantemente en Twitter con sus 10 mil seguidores Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

Al recinto logró acceder gracias a la diputada oficialista Karina Banfi, que tras la consulta de Camila la invitó a ver una sesión informativa de Marcos Peña. "Cada vez que iba Marcos ella me avisaba, después quedé en una lista de personas frecuentes".

El top 5 de la política argentina

"Todo el tiempo se los está prejuzgando porque son millonarios, porque son esto, porque viven en tal lado. Casi todos los referentes del Gobierno son millonarios. Es verdad. Es un Gobierno de CEOS y no tiene nada de malo. Lo que a mi me sorprendió fue que ellos estuvieran tan abiertos a sumar gente que sea distinta a ellos, inclusive sumando a gente del radicalismo que quizás son opuestos en la manera de hacer política o de ver como se encara una elección, pero me parece muy valioso. Más que nada respeto eso y por eso le tengo afecto al PRO", expresa. A pesar de su incondicionalidad, Blanco señala que el Gobierno se equivoca y que, "probablemente", su peor defecto sea la comunicación.

Pocos segundos después se encontrará a sí misma haciendo un ranking de sus referentes oficialistas preferidos. "De Cambiemos, los que yo elijo y que considero que son un modelo a seguir aunque no son perfectos y se equivocan y meten la pata todo el tiempo son: la primera, Lilita [ Elisa] Carrió ", dispara. "Segundo lo voy a poner al Toti Flores, porque pienso que es un ejemplo de superación, que viene de abajo y le da trabajo a muchas personas y está siempre haciendo el bien". Al tercer lugar se lo lleva naturalmente Aranguren. Al cuarto lo comparten los dos vicejefes de Gabinete: Mario Quintana y Gustavo Lopetegui -con quien Brancowitz ostenta una selfie en Twitter-. La razón es que le "caen bien" y "son copados", también, que "son buenos en lo suyo".

Tras pensarlo por varios segundos, lanza: "Quinto lo pondría a Marquitos Peña. El es, ¿cómo lo digo?, 'nace una estrella'. Tiene una carrera en juego".

Lejos del imaginario colectivo que podría suponer que Camila ama al presidente Mauricio Macri por sobre todas las cosas, apenas lo menciona durante la entrevista y dice que, si tuviera que definirlo en una sola palabra, sería "estratega". Pero dice, por ejemplo, que sin Macri no hubiese existido Vidal, a quien adora.

En el punteo también cae Cristina y se le complica sobremanera definirla. "Es muchas cosas en una sola, genera pasión, amor, empatía, pero también mucho odio. Diría que su soberbia la define". Así recuerda que para la fiesta de egresados de su colegio fue disfrazada de la expresidenta, con bastón presidencial y peluca colorada incluida.

Para su fiesta de egresados del colegio Camila se disfrazó de Cristina Kirchner
Para su fiesta de egresados del colegio Camila se disfrazó de Cristina Kirchner Crédito: Gentileza

Sobre Monzó, de quien se muestra cuasi enamorada en Twitter, dice: "No entraría en mi top 5 porque yo creo que él está por encima de ellos. En otro plano. Aunque Monzó es del Gobierno no tiene una cartera a cargo, su labor fue clave en la aprobación de todas las leyes que salieron, él es buena persona, se lleva bien con los peronistas y también tiene buena relación con el oficialismo entonces se termina transformando en una especie de vocero entre ambos, un balance muy completo".

Pero si Monzó está en otro plano, la gobernadora Vidal directamente no pertenece a este planeta. "Creo que María Eugenia Vidal es Dios. El día que ganó Vidal me tomé una botella de sidra y me puse a llorar frente al televisor porque no lo podía creer, ya estaba resignada con que ganaba Aníbal Fernández ", dice con total naturalidad.

La gran Vidal

Si la gobernadora María Eugenia Vidal estuvo a punto de anotarse en Derecho y a último momento cambió a Ciencias Políticas, a Camila -hija de un maestro mayor de obras y de una ama de casa, y hermana de una colegiala de 16- le pasó a la inversa. Con una percepción de sí misma que se aleja del "típico pibe politizado que sale del Nacional Buenos Aires o del Pellegrini", cuenta que cuando terminó la secundaria en un colegio privado de Lomas (para ella, "del sur") y se dirigía en transporte público a anotarse en Ciencias Políticas a la universidad, su padre la llamó por teléfono y le pidió que estudiara algo "útil". Algo que le permitiera trabajar no bien se recibiera. "Entonces me asusté y decidí anotarme en diseño gráfico, que siempre me había gustado", explica. Los dos años que estudió Diseño los volcó en un blog sin auspiciantes donde diseña divertidas tapas de una "revista" llamada Mandatario. Allí, el ministro de Energía Juan José Aranguren y el jefe de Gabinete Marcos Peña entre otros, firman columnas triviales, y Brancowitz tiene sus columnas de opinión. Todo pura ficción.

Después de dos años en carrera Camila abandonó Diseño y, este año, retomará ese impulso inicial que tuvo a los 18 cuando finalmente comience el CBC para estudiar Ciencia Política en la UBA.

Recordar una vez más que es "del sur" le viene como anillo al dedo para decir: "Hay que romper con este esquema de que si sos del Pro sos cheto o si sos del Pro vivís en Barrio Norte. Cuando empecé con esto me daba la sensación de que había que tratar de sumar figuras que fueran distintas y que tuvieran otras características, mayor cercanía con la gente".

El nuevo año la encuentra tuiteando sobre un amor platónico cuyo nombre no revela, también con psicóloga nueva y con la imagen de la reciente visita del Presidente a un parque eólico de Chubut como fondo de pantalla de su celular. Por momentos, su timeline se parece mucho a un diario íntimo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.