The X-Files: el regreso de un clásico que nos sigue atrapando

Mulder y Scully vuelven a enfrentar nuevas -y no tan nuevas- conspiraciones Crédito: Gentileza FOX

La serie protagonizada por David Duchovny y Gillian Anderson estrenó su temporada 11... y volvió a sorprender

4 de enero de 2018  • 08:07

En enero de 2016, The X-Files -o Los expedientes secretos X, como se conocen en América Latina- regresaban luego de más de diez años de ausencia. En ese tiempo sin los agentes Mulder ( David Duchovny ) ni Scully ( Gillian Anderson ), aquel mundo de conspiraciones gubernamentales, experimentos extraterrestres y actividad paranormal se fue afirmando en la memoria de sus ávidos espectadores como una mitología única, no solo clave para entender la ciencia ficción del presente sino también como moneda corriente de la nueva cultura globalizada.

Esos seis episodios que tenían mucho de resumen y puesta a punto para recién llegados –basta escuchar la voz en off de los protagonistas en el primero y el último episodio de aquel sexteto- se cargaban de nuevos misterios acordes con una era signada por las tecnologías, los controles corporativos y el poder trasnacional. Sin embargo, algo de la mística de aquellos legendarios 90, marcados por la caída del Muro, la paranoia de las nuevas guerras y nacimiento del terrorismo mediático, se había perdido en el camino. Mulder y Scully volvían a encontrarse y el enigma ya no eran los aliens llegados a la Tierra desde los tiempos del caso Roswell, sino un cónclave de poderosos dispuesto a tomar el control del mundo en beneficio de sus espurios intereses.

La verdad es que nada de eso parecía demasiado sorprendente en 2016 y menos hoy con términos como la posverdad y el espionaje vía redes sociales, que tan de moda se han puesto. Por ello Chris Carter –creador de la serie, guionista y director de los episodios claves– ha decidido cerrar el círculo de la crisis inmunológica –la alteración del ADN humano con el objetivo de instalar un contagio masivo alrededor del globo– con la que nos había dejado con la boca abierta la temporada pasada.

Mirá un adelanto de la nueva temporada de The X-Files.

02:09

En el primer episodio de esta nueva entrega las piezas se acomodan con notable fluidez: el conteo de las horas acelera las revelaciones, la "enfermedad" de Scully se combina con misteriosas visiones, la aparición del Hombre del Cigarrillo adquiere nuevos ecos en la búsqueda de la semilla de la destrucción. Sin embargo, es la revelación del final la que se lleva todas las palmas. Cuando el jefe Skinner le asegura a Mulder que "el mundo es diferente de lo que él cree", ¿a qué se refiere verdaderamente? ¿Qué hay detrás de ese secreto revelado sobre la verdadera paternidad de William, el hijo que Mulder y Scully enviaron lejos para resguardarlo? ¿Podrán los ya veteranos agentes del FBI desentrañar esa mayúscula operación encubierta detrás de falsas noticias y miedos impuestos?

Algo en el título del episodio de anoche –"Mi lucha III", que corona las partes I y II que se emitieron como primer y sexto episodio de la 10° temporada– juega con el recuerdo del inefable manuscrito de Hitler, su vocación de repoblar el mundo con superhombres arios, y dar caza a todo aquello que fuera impuro para su ideal nazi. Carter, defensor en recientes entrevistas de los giros imprevistos que se verían en este primer episodio, juega con ese guiño en esta temporada más que en la anterior, y se da cuenta que combinar esa demanda de interrogantes ajustados a los nuevos tiempos con la tensión sexual entre los agentes Mulder y Scully, su renacida camaradería y su pasado compartido, es llevar a la serie al terreno en el que se siente más cómoda.

El primer capítulo de la temporada 11 volvió a sorprender Crédito: Gentileza FOX

Aquellos que creían que The X-Files estaban muertos y enterrados, que nada podía salir de allí, de esos cajones llenos de viejos papeles archivados, de esas misteriosas naves perdidas en el desierto, de esa paranoia que a cada capítulo cambiaba de signo y forma, ahora tienen lo que parece ser una nueva era para desmentirlo.

La clave de esta nueva temporada no solo está en la renovada responsabilidad de Mulder y Scully de salvar al mundo (sí, al mundo) sino de enfrentar al villano más siniestro y fascinante al que puedan haberse enfrentado. Con todos los aparatos de poder tras sus pasos, son la mejor representación del ciudadano común que puedan imaginarse: enfrentando en solitario persecuciones y amenazas de todas las fuerzas globales, que pugnan no solo por colonizar territorios y exterminar voluntades sino por hacer de la verdad un definitivo recuerdo, Mulder y Scully vuelven a ser el corazón de todas las intrigas, un par que nunca se desarma, que activa su vieja e inoxidable química para enfrentar la más comprometida de sus aventuras.