Trump lanza una guerra contra la legalización de la marihuana

Derogó una norma de Obama que daba más atribuciones a los estados
(0)
5 de enero de 2018  

WASHINGTON.- Donald Trump lanzó una nueva cruzada contra la herencia de su antecesor al poner en la mira la marihuana . El fiscal general, Jeff Sessions, derogó ayer una política implementada durante la presidencia de Barack Obama que permitía la legalización del cannabis en el país sin intervención federal.

La decisión se produjo pocos días después de que California aprobó la comercialización y el consumo de cannabis para uso recreativo, lo que convirtió al estado de la costa oeste en el mayor mercado legal de esta sustancia en el mundo.

Se calcula que las ventas en California permitirán recaudar 1000 millones de dólares anuales por los impuestos. La agenda de Sessions se aplica acorde con las prioridades del gobierno de Trump en materia de inmigración, opiáceos y otros asuntos. Sin embargo, en el caso de la marihuana, el mandatario había manifestado durante una entrevista en 2016 que era algo que debían decidir los estados.

El gobierno de Obama anunció en 2013 que no impediría la legalización en los estados siempre que sus autoridades impidieran el transporte a lugares donde seguía siendo ilegal o que cayera en manos de menores de edad y de bandas criminales. Ahora, con la derogación de la política, los fiscales federales podrán decidir si aplican con más o menos fuerza la ley federal.

"Al decidir qué actividades relacionadas con la marihuana se deben reprimir con los recursos finitos del departamento, los fiscales deben aplicar los principios consagrados que rigen en todos los procesos federales", escribió Sessions en un memorándum a los fiscales. Además, comparó la droga con la heroína y la consideró la causante de los picos de violencia en el país.

El anuncio de Sessions provocó varias críticas, entre ellas la del senador republicano Cory Gardner, de Colorado, uno de los ocho estados que legalizaron el consumo recreativo de la marihuana. "El Departamento de Justicia pisoteó la voluntad de los votantes de Colorado y de otros estados", escribió en Twitter. Agregó que tomará "todas las medidas necesarias" para combatir la medida.

El representante demócrata Earl Blumenauer, de Oregon, hizo un llamado a la gente a movilizarse para que el Departamento de Justicia dé marcha atrás con la decisión. "Esto es indignante. La decisión del fiscal general es, probablemente, una de las más estúpidas que tomó", dijo. También acusó a Sessions de incumplir la promesa de campaña de Trump de no interferir en la legislación de los estados con respecto a este asunto.

La nueva política de la Casa Blanca podría generar confusión acerca de cómo se aplicarán las leyes federales y posiblemente obstaculizar los intentos de emprendimientos de cultivo locales.

Ocho estados norteamericanos ya aprobaron el consumo recreativo: Washington, Oregon, Alaska, Nevada, Distrito de Columbia (Washington), California, Massachusetts y Maine (los dos últimos empezarán a mitad de año).

Agencias AFP, ANSA, AP y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.