Globos de Oro: una fiesta a la que Hollywood irá de negro

Fuente: LA NACION

Esta noche se entregan los premios de la Asociación de Prensa Extranjera, que celebran lo mejor del cine y la TV, pero el foco no estará en películas como La forma del agua o en series como The Crown, sino en cómo se discutirán los múltiples abusos que conmovieron a la industria, y en el activismo de colectivos de género como Time's Up

7 de enero de 2018  • 00:18

Todo es una cuestión de calendario. En la temporada de premios rige la regla no escrita de que llegar primero es un valor en sí mismo, un mérito que le otorga cierta legitimidad a unos galardones dudosos. Eso era así hasta este año. Esta noche, en el hotel Beverly Hilton de Los Angeles se llevará a cabo la ceremonia de entrega de los Globo de Oro y tal vez por primera vez en sus 75 años de existencia, la ventaja de ser los primeros en la fila sea más maldición que privilegio. Es que en medio del movimiento sísmico provocado por el sinceramiento del sistema de abusos y manipulación que afecta a Hollywood, lo que sucederá esta noche es una incógnita. Una industria experta en la autocelebración deberá enfrentar un escenario desconocido: la introspección.

Los Globo de Oro –TNT transmitirá en vivo en nuestro país, desde las 21–, serán el conejillo de Indias para el resto de la temporada de premios. Si los 90 integrantes de la Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood (HFPA, por sus siglas en inglés) logran llevar a cabo una ceremonia que demuestre estar a tono con el tembladeral presente sin perder su esencia, los más de ocho mil votantes de los Oscar también deberían ser capaces de hacerlo.

Campaña contra los abusos en Hollywood: "No me mantendré en silencio"

00:39

Claro que el desafío no es sencillo cuando muchos de los personajes poderosos de la fiesta hollywoodense, como Harvey Weinstein , John Lasseter, Kevin Spacey , Dustin Hoffman y Brett Ratner fueron señalados por sus abusos y quienes alguna vez trabajaron con ellos son cuestionados por su posible complicidad. Esa sombra sobrevolará toda la temporada de premios y probablemente cambie, por razones extraartísticas, la suerte de los nominados. A continuación, algunas claves a las que habrá que prestarle atención en la ceremonia.

La alfombra negra. Hace unos años la iniciativa #askhermore ("pregúntale más"), supuso una leve disrupción en las ceremonias de premios. La idea, encabezada por Reese Witherspoon –nominada como productora e intérprete por Big Little Lies y también al frente del movimiento Time's Up, liderado por 300 mujeres poderosas de la industria– , implicaba que las mujeres que fueran entrevistadas en la alfombra roja tuvieran la oportunidad de hablar de algo más que el diseñador que les había prestado el vestido. Y si bien en algunos casos la propuesta cumplió con su objetivo, con la perspectiva que da el paso del tiempo, resulta evidente que hacía falta mucho más para erradicar las prácticas misóginas en una de las industrias aparentemente más progresistas del mundo. Esta vez, la iniciativa de que todos los invitados a la fiesta vayan vestidos de negro indica que el impacto será mayor y que provocará una nueva conversación en la alfombra roja . O, siendo pesimistas, tal vez el mar de trajes de gala negros llamen la atención de los televidentes, que infieran en la protesta monocromática el derrumbe del perverso sistema vigente.

Nicole Kidman en Big Little Lies

01:46
Maestro de ceremonias. Una vez que comience la ceremonia, todos los ojos y los oídos estarán puestos en Seth Meyers, el comediante al que le tocó la casi imposible tarea de referirse a temas oscuros y traumáticos para toda la industria y aun así conseguir que el público presente y los que miran desde sus casas puedan reírse de alguno de sus costados más absurdos. Entrenado en la televisión en vivo por sus años en Saturday Night Live y acostumbrado a tratar los más complicados temas políticos en su programa de medianoche aunque no sea tan popular como Ricky Gervais o tan ingenioso como Tina Fey y Amy Poehler , Meyers puede ser el conductor ideal para esta ceremonia.

Trailer de The Post

02:32
Ellas. Dos de los momentos más esperados de la ceremonia, la entrega del premio a la mejor película dramática y el galardón para el mejor director, repetirán viejas fórmulas de Hollywood. Los films nominados ( Llámame por tu nombre; Dunkerque; La forma del agua; Tres anuncios por un crimen; La forma del agua y The Post: Los oscuros secretos del Pentágono ) fueron dirigidos por hombres (Luca Guadagnino, Christopher Nolan , Guillermo Del Toro y Steven Spielberg , respectivamente). Que no aparezcan en esas listas Patty Jenkins y Greta Gerwig –ni las películas que dirigieron, Mujer Maravilla y Lady Bird –parece una oportunidad perdida para la industria del cine reciente. Habrá revancha en las categorías de actriz dramática y de comedia, especialmente si resultan ganadoras Jessica Chastain ( Apuesta maestra ) y Emma Stone ( La batalla de los sexos ) , defensoras de los derechos de las mujeres. Y si el premio fuera para Meryl Streep , la repercusión sería aun mayor teniendo en cuenta su activismo feminista y las recientes críticas que recibió por haber trabajado con Weinstein durante años .

Trailer de Apuesta maestra

02:33
Tenemos que hablar de Kevin. Más allá de la sombra de Weinstein, la cara más visible y reconocible de los abusos en Hollywood es también una de las más celebradas hace décadas en cada temporada de premios. Por eso, la ausencia de Kevin Spacey como nominado e invitado será un silencio que resonará mucho más fuerte que algunos agradecimientos complacientes. Su impacto se verá en la categoría de mejor actor de reparto, donde está nominado Christopher Plummer por el papel que originalmente interpretó Spacey en Todo el dinero del mundo , y también alcanzará a las candidatas televisivas, ya que a pesar por primera vez desde su estreno en 2014 House of Cards está ausente en todas las categorías .

Trailer de The Handmaid's Tale

01:32
La TV tiene cara de mujer. Hace tiempo ya es evidente que la pantalla chica es el medio que mejor retrata las historias de mujeres y eso se refleja en las principales categorías televisivas de este año. Entre los candidatos a mejores dramas tres cuentan con protagonistas que llevan adelante la trama ( The Crown, Game of Thrones y The Handmaid’s Tale ) y las otras dos ( Stranger Things y This is Us ) hacen gala de un muy saludable poder femenino. Además, en la categoría miniserie compiten ciclos como Big Little Lies , Feud: Bette and Joan , The Sinner y Top of the Lake: China Girl son relatos encabezados por mujeres y, además, en varios casos también fueron creadas, producidas y dirigidas por ellas.