Suscriptor digital

Glittermanía, el accesorio de los millennials (y no tanto)

Brillos, strasses, purpurina y gloss son parte de una tendencia entre las chicas que lo usan tanto en la playa como en las fiestas por la noche
Loreley Gaffoglio
(0)
6 de enero de 2018  

Rostros y manos intervenidos por el glitter
Rostros y manos intervenidos por el glitter Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

PUNTA DEL ESTE.- Como todos los años, las arenas esteñas insinúan la tendencia que se instalará en la Argentina en 2018. Sucedió con los selfie sticks, los drones, las barbas largas y tupidas para ellos y las túnicas largas y etéreas para ellas. Ahora el Este adoptó el glitter, y tiñó con brillos, strasses, gloss y purpurina los rostros y los cuerpos de ellas -y las barbas de ellos- para realzar el clima festivo.

La tendencia de la glittermanía o festival glitter (como se conoce internacionalmente) asomó tímidamente el año pasado en grandes pasarelas europeas. Chanel, Yves Saint Laurent, Dolce & Gabbana, Marc Jacobs y Burberry la impusieron a través de sus modelos. Ese despliegue refulgente sobre la piel, aplicado con esmero por make up artists, se emuló del ámbito teatral primero, de cónclaves para fashionistas como Burning Man en Estados Unidos, después. Las historias de Instagram hicieron el resto.

Pero los brillos multicolores o plateados como si fueran gemas o pequeños diamantes adheridos en los párpados, pómulos, la sien o la frente ahora bajaron del escenario y de las redes sociales a la platea y se estrenaron días antes de Año Nuevo en la fiesta de Absolut en La Susana, en José Ignacio. Allí el dress code lo decía todo: "Radical". Una invitación para promover la libertad de expresión y desacartonar la estética esteña, ayudada por una legión de maquilladoras profesionales que en medio de la fiesta esculpían con glitter los rostros de los invitados, sin distinción de sexo pero sí de edad.

Según los entendidos, la glittermanía es una tendencia veraniega exclusivamente para millennials, pensada para los festejos nocturnos y para contrastar un tipo de maquillaje que debe ser extremadamente natural. Bien aplicado -dicen- funciona como un accesorio.

"La licencia para el festival glitter es claramente hasta los 30 años por una cuestión de fineza. Pero se lo puede usar con moderación para fiestas si se tiene más edad. Es la tendencia que predominó este año en el maquillaje artístico", apuntó la reconocida maquilladora Marian Pereda. "Creo que fuera de las fiestas importantes o en la playa no es un look para usar habitualmente. A mi entender es un look del verano, que se usa para el verano y que muere en el verano. Pero, claro, va en lo que se permita cada uno. Las millennials están muy duchas con el tema maquillaje y se lo aplican ellas, porque miran mucho tutorial. Y las mujeres grandes, que saben maquillarse, lo harán más o menos bien y otras cometerán torpezas".

La artista plástica, especialista en moda y tendencias, Ana Bonamico, también alertó sobre la importancia de saber usarlo y combinarlo. "Es muy difícil que la gente lo haga bien o lo combine bien. Hay que tenerle respeto al glitter para no derrapar".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?