Revés para los separatistas: dejan a Junqueras en prisión

El fallo demuele la posibilidad de que Cataluña forme gobierno por la vía normal
Martín Rodríguez Yebra
(0)
6 de enero de 2018  

Oriol Junqueras, exvicepresidente catalán
Oriol Junqueras, exvicepresidente catalán Fuente: AP - Crédito: Archivo

MADRID.- El líder separatista Oriol Junqueras, exvicepresidente catalán y diputado electo por Esquerra Republicana (ERC), continuará en prisión por tiempo indefinido al perder ayer el recurso de excarcelación que había presentado ante el Tribunal Supremo de España.

Un fallo de términos contundentes echa por tierra la última expectativa de que el proceso para formar el próximo gobierno de Cataluña discurra por caminos normales. Ni Junqueras saldrá a la calle en un futuro cercano ni el expresidente Carles Puigdemont podrá aspirar a moverse en libertad si regresa de su exilio voluntario en Bélgica.

Los jueces del Supremo rechazaron el pedido de Junqueras por considerar que existe riesgo de que reitere los delitos de rebelión, sedición y malversación, al no haber expresado el acusado -como tampoco hizo nunca Puigdemont- intención alguna de abandonar la vía unilateral para imponer la independencia de Cataluña.

Al contrario de lo que planteó Junqueras, el tribunal considera que el hecho de haber sido elegido el 21 de diciembre como cabeza de lista de ERC -quedó en tercer lugar- no disminuye sino que aumenta la posibilidad de repetir los delitos. Y descartan que sea motivo de excarcelación el derecho a ejercer el cargo para el que fue elegido cuando ya estaba preso, porque de ese modo alcanzaría con poner a alguien en una lista para obtener beneficios procesales.

El futuro político de Cataluña se adentra en un terreno oscuro. Puigdemont, de Junts per Catalunya, y Junqueras aspiran a reinstaurar el gobierno que el presidente español, Mariano Rajoy, destituyó a fines de octubre después de la fallida proclamación de la república catalana.

Salieron en segundo y tercer lugar, respectivamente, y suman 66 diputados, dos menos que la mayoría requerida para investir al presidente regional. Los anarquistas de la CUP ofrecen sus cuatro bancas para lograr ese objetivo. La sesión en la que se definirá será el 31 de este mes.

El problema es cómo materializar esa voluntad. Puigdemont, el más votado entre los independentistas, clama su derecho a gobernar, pero el reglamento le impide ser elegido sin presentarse ante el Parlamento, en Barcelona. Si pisa territorio español será detenido por los mismos delitos por los que está preso Junqueras.

Su partido coquetea con la idea de cambiar el reglamento y permitir una investidura por videoconferencia. Pero es muy probable que una reforma como esa fuera anulada por la Justicia antes de que pudiera ejecutarse.

Otro grave problema para los separatistas es que para ganar las votaciones que vienen necesitan que todos sus diputados electos se sienten en las bancas. Junqueras y otros dos -Jordi Sànchez y Joaquim Forn- están presos en Madrid, mientras Puigdemont y otros cuatro siguen en Bélgica, con pedido de captura vigente en España.

Si no se presentan en el Parlamento, podrían perder el gobierno a manos de la oposición constitucionalista.

La opción es que renuncien y asuman los siguientes en la lista, pero ninguno de los involucrados muestra por el momento voluntad de perder la protección y el sueldo que da el cargo. Y es una decisión personal.

El fallo contra Junqueras aumenta la presión. No les queda ya esperanza de recuperar la libertad antes de la sesión constitutiva del nuevo Parlamento, convocada para el miércoles 17. Ese día habrá una votación clave: la elección del presidente y las autoridades de la cámara, que tienen amplio margen para gestionar el proceso de investidura presidencial posterior.

Oriol Junqueras, exvicepresidente catalán

  • El líder de ERC, segundo en los comicios y socio de Puigdemont en la cruzada independentista, se encuentra detenido en Madrid.
  • La Corte Suprema teme que reitere los delitos de rebelión, sedición y malversación, al no haber expresado el acusado intención alguna de abandonar la vía unilateral para imponer la independencia de Cataluña.
  • El exvicepresidente y exministro de Economía de Cataluña representa al sector más radical de los independentistas catalanes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.