Horóscopo 2018: el regreso de Aristóteles, Buda, Marx y Hayek

El caso de Apple sobre la lentificación "a propósito" del software del iPhone abrió una incógnita sobre el poderío de las firmas de la nueva economía para el año que comienza
Sebastián Campanario
(0)
7 de enero de 2018  

¿Qué pasaría si de un día para el otro Ford, Toyota o Renault aceptaran de manera pública que lanzaron al mercado vehículos peores, más lentos y menos seguros que los que podrían fabricar? ¿O si Unilever o Procter reconocieran que producen detergentes menos eficientes que los que pueden hacer, adrede, y sin que esto les implique un ahorro de costos significativo?

Con esta disyuntiva debió lidiar días atrás la empresa más grande del mundo, Apple , cuando emitió un comunicado en el que cual dio por ciertas las versiones que indicaban que la compañía lentificaba a propósito el software de las versiones viejas del iPhone cuando está por sacar un modelo renovado, para incentivar la compra de su nuevo producto y así mejorar sus ingresos. La admisión llega desde una compañía que hasta no hace mucho tiempo gozaba de un amor incondicional de sus clientes, gracias a sus procesos y diseños "con foco en el usuario", con lo cual la "traición" en redes sociales y sitios especializados se vivió con una doble desilusión.

La novedad coronó un año de desengaños con el gigante de Cupertino. En una columna publicada en Inc la semana pasada, Geoffrey James enumeró las "Siete razones por las cuales ya no estamos enamorados de Apple", entre las cuales figuran que "extrañamos demasiado a Steve Jobs" ("Es como ver a Queen sin Freddie Mercury"), que sus productos ya no tienen un diferencial con el resto del mercado como hace diez años y que ya no es el "David" que se enfrenta a los gigantes de la tecnología: con sus US$ 250.000 millones en cash podría comprar prácticamente cualquier empresa que se le ocurra. Pero más allá de esta serie de desencantos, el episodio del comunicado de admisión del pecado con el software deja varias lecciones de cara al panorama de la "nueva economía" en 2018.

Mares más transparentes. Aunque varios blogs de tecnología se adjudicaron haber comprobado la ralentización de Apple, la persona que primero comprobó que esta situación no era una leyenda urbana fue una economista argentina, Laura Trucco, quien tuvo una idea a partir de un comentario en clase de su profesor Sendhil Mullainathan. Trucco estaba cursando su doctorado en Harvard cuando un día Mullainathan comentó un dilema para el cual no tenía una respuesta que lo conformara: por un lado, como usuario de la marca de la manzana sentía realmente que su teléfono funcionaba peor en vísperas de un nuevo lanzamiento, pero, por otro, en términos estrictamente económicos, le parecía que la situación no tenía sentido: conllevaba riesgos legales y además un competidor podría ofrecer teléfonos que aguanten más tiempo con su velocidad original.

En otra época, responder esta pregunta hubiera involucrado costosas encuestas y estudios de mercado. Pero a Trucco, una ex estudiante de la Universidad de San Andrés, se le ocurrió una forma más sencilla de encararla: supuso que buena parte de los usuarios, cuando advertían este problema, iban a Internet a consultar cómo resolverlo. Así que armó una serie de tiempo con las búsquedas en Google de "iPhone + low (lento)" y se topó con que los picos de este tipo de búsquedas coincidían en forma exacta con la aparición de nuevos modelos del teléfono en el mercado. Luego de su paso por Harvard, Trucco trabaja actualmente para Amazon.

La dinámica muestra cómo en la nueva economía basta algo de ingenio para dejar al desnudo cualquier conducta inapropiada por parte de una compañía. Meses atrás, en la revista Scientific American, el filósofo Daniel Dennett trazó una analogía entre el momento que estamos viviendo ahora a nivel social, cultural y económico con la irrupción de tecnologías exponenciales que le están restando opacidad -cada vez de manera más acelerada- al océano de interacciones entre los individuos y la "explosión del cámbrico", una ventana de 20 millones de años en la que 540 millones de años atrás explotó la diversidad de vida sobre la Tierra. Según el biólogo inglés Andrew Parker, esto ocurrió porque la composición química de los océanos en ese período los volvió más trasparentes y el sentido de la vista comenzó a ser un vector evolutivo muy fuerte. Esta explosión de diversidad biológica de hace más de 500 millones de años se asemeja a la explosión de diversidad en negocios e interacciones de la actualidad, con un eje en común: la mayor trasparencia.

Si funciona, es obsoleto. A menudo los economistas suelen sorprenderse con fenómenos que los estudiosos del mundo de los negocios vienen advirtiendo desde décadas antes. En rigor, la conducta de Apple no es una "inconsistencia de mercado" como suponía Mullainathan, sino un fenómeno con una tradición de décadas en el mercado de la tecnología (y en otros también), y que se conoce como "obsolescencia programada".

El término fue acuñado en 1954 por el diseñador industrial estadounidense Brooks Stevens en una conferencia que dio en una convención publicitaria de Minneapolis. El concepto, que a partir de allí se popularizó, alude a la determinación a priori, por parte de una empresa, de un tiempo de vida útil para un producto o servicio, a partir del cual ya no servirá más e inducirá a los consumidores a comprar una nueva versión. Hay autores como Philip Kotler que ven a la obsolescencia programada como un engranaje inherente al capitalismo. "Mucho de lo que se denomina 'obsolescencia programada' no es otra cosa que la dinámica competitiva de distintas fuerzas en una sociedad libre, que llevan a mejoras continuas en bienes y servicios", sostuvo Kotler en un artículo académico.

¿Peak Apple? Durante 2017 uno de los debates más interesantes en torno a la "nueva economía" planteó si los gigantes tecnológicos continuarán despegándose (en tamaño y poderío) del pelotón que le sigue. Aquí las posturas están divididas, pero circulan centenares de análisis y especulaciones sobre un mundo "post-Famga" (el acrónimo que refiere al grupo dominante de Facebook, Apple, Microsoft, Google y Amazon). El científico de datos y tecnólogo argentino Marcelo Rinesi cree que el caso de Apple es uno de los más vulnerables: "Si bien su tecnología está a la par de la mejor o es ligeramente superior, en la práctica su valor viene de la lealtad de marca, lo que es un valor enteramente sociológico y psicológico", sostiene. Y por eso la admisión del último miércoles de 2017 puede resultar tan costosa. En su genial libro Colapso, el geógrafo Jared Diamond describe por qué algunas sociedades dominantes en su momento (como los mayas, los cretenses o los habitantes de la Isla de Pascua) colapsaron en muy poco tiempo. Meses antes de la caída a nadie se le hubiera ocurrido vaticinar el suceso. Hay toda una matemática de sistemas complejos por detrás de este fenómeno que se puede aplicar a sociedades, empresas o personas.

La nueva economía trae algunos fenómenos inéditos, pero también involucra fallas de mercado, vicios y procesos de concentración del capitalismo tradicional. No por nada, en su último análisis de Exponencial View, Azeem Azhar, entre sus proyecciones para 2018, anuncia un regreso de "Marx, Hayek, Aristóteles y Buda". Marx, por las tensiones de la desigualdad y porque "el consenso de los últimos 50 años entre empresas, trabajadores y capital financiero" está crujiendo. Hayek, por el surgimiento de blockchain y una revalorización de la dinámica de mercados como mecanismo eficiente para transmitir información. Aristóteles, porque, a nivel agregado, nunca fuimos tan ricos y allí resuena el llamado del sabio griego al florecimiento humano en el marco de la "Eudaimonia" (término que remite a la prosperidad, buena fortuna y felicidad). Y Buda, porque en una era de atención fragmentada y la aceleración de estos tiempos turbulentos subirá el valor de su contrapeso escaso: la calma y la contemplación. Om y feliz año.

sebacampanario@gmail.com

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.