Oprah Winfrey, la encarnación del sueño americano

Oprah Winfrey, una voz que se destaca
Oprah Winfrey, una voz que se destaca Fuente: Reuters
Ayer, en los Globos de Oro, la conductora de TV, productora y actriz ofreció un discurso digno de una candidatura presidencial
María Fernanda Mugica
(0)
8 de enero de 2018  • 13:59

Al comienzo de la ceremonia de los Globos de Oro , Seth Meyers , conductor del evento, hizo un chiste sobre la posibilidad de que Oprah Winfrey sea candidata a la presidencia de los Estados Unidos. Para el final de la velada, "Oprah 2020" empezaba a instalarse como algo más que un chiste.

Al recibir el premio Cecil B. DeMille, que celebra la trayectoria de personas que han hecho contribuciones destacadas en la industria del entretenimiento, Oprah ofreció un discurso digno de una candidata a la presidencia, centrado en el tema que dominó la ceremonia: los abusos sexuales y de poder cometidos contra las mujeres.

"Por demasiado tiempo a las mujeres no se las ha escuchado ni creído si se animaban a contar su verdad ante el poder de los hombres. Pero su tiempo se ha terminado", dijo la conductora, con la entonación y fuerza de un pastor de iglesia.

Oprah no sólo tiene la inmensa popularidad de alguien que triunfó en la televisión sino que alcanzó el status de culto, de mito viviente. En los Estados Unidos es una figura a la que se alaba casi con unanimidad. Encarna el sueño americano a la perfección: construyó ella misma su carrera y fortuna, enfrentando los obstáculos que ese mismo sistema le puso en el camino.

Nació en una zona rural de bajos recursos de Mississippi, en 1954, hija de una madre adolescente y soltera. El nombre que se convertiría en uno de los más famosos de los Estados Unidos proviene de un error en la escritura y pronunciación de Orpah, de origen bíblico.

Según ella misma relató en su programa de TV, desde los 9 años fue abusada sexualmente por familiares y amigos de la familia. A los 13 se escapó de su casa y un año después tuvo un bebé que nació prematuro y murió pocos días después. En su discurso de los Globo de Oro, la conductora y actriz no se refirió a su experiencia personal, ampliamente conocida en los Estados Unidos, sino que prefirió hablar de Recy Taylor, otra mujer negra que fue abusada sexualmente por seis hombres blancos, en 1944, y luchó para que se haga justicia, sin conseguirlo hasta su muerte, hace pocos días.

Luego de mudarse con su padre a Nashville, Oprah pudo terminar el colegio secundario y obtuvo una beca para estudiar comunicación en la Universidad de Tennessee. Después de ganar un concurso de belleza consiguió un trabajo en la radio y luego en la televisión local.

Su primer programa de televisión de entrevistas fue People Are Talking, el cual hizo durante ocho años en Baltimore hasta que le ofrecieron ser la conductora de un programa matutino en Chicago, que se convirtió en un enorme éxito. Entonces llegó la fama en todo el país y la oportunidad de actuar en El color púrpura, de Steven Spielberg. Ese debut cinematográfico le valió una nominación al Oscar como Mejor Actriz de Reparto.

The Oprah Winfrey Show debutó en la cadena ABC, el mismo año en el que comenzó su relación con Graham Stedman, quién aún hoy es su pareja. Este talk show la consagró como una de las personalidades más reconocidas de los Estados Unidos y le permitió amasar una fortuna personal valuada en 2800 millones de dólares. Todos los famosos querían ser entrevistados por Oprah, quien procura crear un clima confesional en sus encuentros y es capaz de reír y llorar junto con sus invitados. El público quería sentarse en la platea de su estudio para verla de cerca y recibir los increíbles regalos que repartía.

Golden Globes 2018: El potente discurso de Oprah Winfrey

09:39
Video

Mientras hacía crecer su imperio multimedia (producción de cine y TV; edición de libros y de su propia revista; sponsor de un sistema de pérdida de peso, etcétera), su figura se iba convirtiendo en la de una ídola moderna a quien rendirle culto, alguien que se siente cercano pero también extraordinario. Por supuesto que tiene sus detractores: hay quienes la critican por ser muy "blanda" en sus entrevistas con celebridades y quienes no están de acuerdo con sus visiones políticas.

El activismo de Oprah es parte integral de su imagen y otro motivo por el que muchos la admiran. Donó millones de dólares y trabajó en causas como la educación de las niñas en Sudáfrica y la ayuda a las víctimas del huracán Katrina. Durante la presidencia de Bill Clinton contribuyó a que se redacte y apruebe una ley para crear un registro de abusadores de niños. En 2007 apoyó a Barack Obama como candidato a presidente de los Estados Unidos.

Michelle Obama, Oprah Winfrey y Barack Obama
Michelle Obama, Oprah Winfrey y Barack Obama

Al igual que, Donald Trump, Oprah es multimillonaria. Su carisma es mayor y proyecta empatía, lo cual la ayudaría en una posible carrera política. Claro que es mujer y afroamericana, una combinación difícil para alcanzar uno de los puestos políticos más poderosos del mundo. Pero su historia personal está marcada por la superación y la idea de la creación del propio destino, a pesar de todo. Sería un broche de oro para alguien cuya vida parece encarnar ese concepto tan utópico del "sueño americano".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?