Rally Dakar: Federico Villagra avala en la arena su candidatura a la victoria final

El cordobés logró su primer triunfo en una etapa del Dakar y se afirma como protagonista en la división de los camiones, navegado por Yacopini y Torlaschi; quedó segundo en la general
Fernando Vergara
(0)
9 de enero de 2018  

Fuente: AFP

SAN JUAN DE MARCONA, Perú.- Sin saberlo, Federico Villagra se enteró mediante una entrevista televisiva que había logrado eso que tanto había venido a buscar al Rally Dakar 2018 a bordo de su camión: la primera victoria de su carrera en una etapa de la competencia más exigente del mundo. Así, con la tripulación de Adrián Yacopini y Ricardo Torlaschi el trío vivió su día soñado. Nada mal para empezar a darle batalla a la armada rusa de los Kamaz liderada por el vigente campeón, Eduard Nikolaev.

En esas moles enormes -miden hasta cuatro metros de alto y algunos camiones pesan más de 10.000 kilos- que resultan uno de los grandes atractivos para los espectadores, Villagra (Iveco) fue el más veloz al completar en 3h56m37s los 295 kilómetros del especial. La tripulación albiceleste había empezado de gran manera la etapa al punto que fueron los más rápidos tras el primer "waypoint". Aunque más tarde se quedaron atrapados en una duna y el ruso Nikolaev aprovechó para tomar nuevamente el mando. Sin embargo, los argentinos supieron achicar diferencias en el cierre y le ganaron al último campeón del Dakar por apenas 35 segundos. Con este registro, el trinomio comandado por Villagra ascendió al 2° puesto en la clasificación general, quedando a solo 8m58s del principal favorito, el propio Nikolaev.

Versátil, introvertido y de bajo perfil, Villagra vive con entusiasmo el presente del mismo modo que cuando compitió en autos en Dakar, en 2014 y 2015. Amante de los desafíos, -conduciendo coches suma 21 galardones en la Argentina-, el Coyote remarca una frase cada vez que puede: "Si solamente tuviera que dar la vuelta a la competencia, me quedo en mi casa. Me encanta competir", dice.

Su misión en esta edición no será sencilla: en los camiones lideran fundamentalmente los equipos rusos, holandeses y checos. Kamaz se impuso en siete de las nueve ediciones celebradas en Sudamérica. Para ellos se trata de una cuestión de estado y de orgullo nacional, pues la marca mantiene estrechos vínculos con el gobierno ruso. De todos modos, los argentinos cuentan con argumentos sostenidos para la pelea. "Me veo con chances, corro para ganar", añadió Villagra.

Quienes conocen al Coyote aseguran que tiene un don natural para el deporte motor. Empezó en motociclismo, corrió en autos y ahora, con 48 años, se da el gusto de presentarle batalla en la clasificación general de camiones del Dakar a la armada rusa que se exhibe en cada vivac con un ejército de moles de color azul. "Tuvimos un muy buen ritmo, sabía que en los últimos 150 kilómetros teníamos que descontar lo que perdimos y se logró. Se hizo un gran trabajo en equipo", remarcó Villagra, en compañía aquí de los mendocinos Yacopini y Torlaschi. "Estoy muy contento, es la primera etapa que ganamos juntos. En el medio un problema serio al quedarnos colgados en un médano, nos tiramos los tres a quitar arena abajo del camión. Ahí perdimos unos 6 o 7 minutos hasta que lo pudimos sacar" enfatizó el Coyote con gotas de sudor en su rostro producto del intenso calor en el desierto incaico.

Vencedores con Villagra del Rally de Marruecos en octubre de 2017, Yacopini y Torlaschi también son elementos vitales de un gran equipo que asume este nuevo reto con el piloto cordobés. Juntos, sobresalieron en las exigentes dunas de la tercera etapa entre Pisco y San Juan de Marcona. "No lo puedo creer. Fue muy duro y es un gran logro ganar una etapa, siento mucha emoción", expresó el Chino. "Perú es muy duro para la navegación, básicamente mi tarea dentro del camión. Por suerte salió sin errores. Acá hay muchas huellas, muchos autos y motos que confunden, pero hay que estar seguro en cada una de las decisiones", agregó Torlaschi.

Los camiones son gigantes de carrera que, además de ser uno de los vehículos más queridos por su espectacularidad, son completamente distintos al resto. Sin tiempo para el disfrute, son los últimos en salir y también quienes arriban a los campamentos ya entrada la noche, muchas veces a altas horas de la madrugada. De todos modos, Villagra tuvo su propia fiesta y también se hizo gigante en el desierto.

Vuelco e incendio

El experimentado español Nani Roma debió abandonar la competencia tras volcar con su Mini a 500 metros del final de la especial. Sin embargo, culminó la etapa y luego fue internado en Lima.

La rionegrina Alicia Reina, en tanto, quedó afuera en su quinta participación en el Dakar luego de que su camioneta Toyota se incendiara apenas comenzada la tercera etapa. "Estoy shockeada, no lo puedo creer. Quedarme sin la camioneta después de tanto esfuerzo que se hace durante el año, no sé si vamos a poder tener otra camioneta igual", reaccionó. Después se calmó: "Estamos bien y eso es lo más importante".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.