Se reactivaron los focos de incendios forestales en Mendoza y La Pampa

Llegan a casi 300.000 las hectáreas afectadas; un tercio del Parque Nacional Lihué Calel está quemado
Pablo Mannino
Mariana Reinke
(0)
9 de enero de 2018  

Brigadistas enfrentan el fuego en General Alvear, Mendoza
Brigadistas enfrentan el fuego en General Alvear, Mendoza Fuente: LA NACION

"Se me quemó el campo en 20 minutos: nunca vi una cosa igual", dijo Arturo Anaya, sobre su estancia de 12.000 hectáreas en el paraje Gaspar Campos, provincia de Mendoza. Con nuevos focos de incendios, ayer eran casi 300.000 las hectáreas afectadas en el interior: 140.000 en Mendoza y 157.000 en La Pampa.

Según fuentes del lugar, en Mendoza el fuego se acrecentó por los vientos cambiantes, las altas temperaturas y la falta de humedad en el suelo. Hasta ayer, los focos de incendio activos estaban en el paraje de Monte Comán, en el departamento San Rafael, y los parajes Línea de Goyco, Gaspar Campos, Ovejería y Corral de Lorca, en el departamento de General Alvear.

A pesar de la reactivación de algunos frentes, los encargados de las tareas oficiales afirmaron que la situación era "alentadora" y que empezaron a ser controladas las zonas más complejas en los campos de General Alvear y San Rafael. Sin embargo, los productores de la zona se quejaron de la reacción tardía de las autoridades y de la catástrofe que están viviendo.

El director de Defensa Civil de General Alvear, Adolfo Balverde, afirmó que la situación de ayer era mucho más prometedora que la de anteayer. Aclaró que seguían trabajando en tres puntos con toda la maquinaria para poder ponerle fin al avance de las llamas, aunque solo uno de los focos revestía gravedad.

Desde el organismo oficial comunicaron que, en el caso del foco de la ruta 188, se estaba trabajando con una guardia de ceniza y estaría extinguido, sin ningún tipo de actividad. También había otro frente en la calle A, en el campo de Sabio, que con maquinaria del municipio lograron controlar. Por último, en la zona de Corral de Lorca, hacia el oeste, sobre la costa del río Diamante, hasta ayer se encontraba operando personal del Plan Provincial de Manejo del Fuego con dos cuadrillas y cuatro aviones hidrantes.

"Están trabajando en la margen del río en Corral de Lorca, con actividad dentro de los cuadros que están quemados. Y en estos momentos está yendo hacia Gaspar Campos una maquinaria de Vialidad que fue pedida por el propietario porque hay un foco activo", agregó Balverde, quien destacó que este sería el único frente complicado.

"Con la esperanza a flor de piel, los brigadistas continúan trabajando de forma incansable para intentar sofocar los focos que aún quedan activos", indicó.

Fuente: LA NACION

Anaya, de Gaspar Campos, dijo a LA NACION: "Tengo 59 años y viví toda la vida acá. Hubo un episodio hace 20 años, pero nunca vi una cosa de esta magnitud. Se me quemó el campo en veinte minutos".

Los productores reconocen que todos los recursos se han puesto a disposición, pero se mostraron preocupados por los focos que podrían volver a activarse. "Aunque no alcance la maquinaria, vemos que se está trabajando para controlar este caos. Esperemos que el tiempo nos acompañe", explicó Denia Maya, hija del propietario de un campo afectado en General Alvear.

En un campo de 6000 hectáreas en el departamento de Gaspar Campos murieron más de 150 cabezas de ganado. Lo que más alarma a los productores son los altos costos de reposición de alambrados, que se elevan a $70.000 por kilómetro. Calculan que reponer el cerco perimetral de un campo de 3000 hectáreas superaría el millón y medio de pesos.

Por su parte, el jefe de la Agencia de General Alvear, Mauro Silvestre, declaró a LA NACION: "La situación es extrema, si bien todos los años teníamos pequeños focos de incendios, eran rápidamente controlados". Además agregó que factores como la falta de lluvias, los fuertes vientos y las grandes dimensiones de tierras que no fueron consumidas por la hacienda, y que hoy son altamente combustibles, acrecentaron la gravedad de los incendios.

En tanto, en La Pampa ya se quemaron 157.000 hectáreas, según informó el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que además consignó que hay cientos de cabezas de ganado muertas y miles de metros de alambrados dañados. Pese a esa información, el director de Defensa Civil de La Pampa, Luis Clara, afirmó que la situación mejoró y que el único foco de incendio que queda es dentro del Parque Nacional Lihué Calel.

Según la Administración de Parques Nacionales, un equipo de brigadistas y guardaparques de 50 agentes realizaba ayer tareas para combatir el incendio que comenzó el sábado pasado y que permanecía activo en la zona oeste de la reserva: se quemaron 10.800 de las 32.000 hectáreas de la superficie total.

Según explicaron, el área protegida se encuentra cerrada al público y el tramo de la ruta nacional 152 desde el cruce El Carancho hasta Casa de Piedra permanecía cerrado al tránsito de manera preventiva.

Los días previos, los departamentos más afectados fueron Hucal, Lihué Calel y Caleu Caleu, según el INTA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?