La historia de la joven indígena que ganó un ultramaratón en México sin zapatillas ni ropa deportiva

María Lorena Ramírez
María Lorena Ramírez
María Lorena Ramírez es tarahumara rarámuri y corrió más de siete horas en sandalias, sin ropa técnica y sin entrenamiento planificado
(0)
16 de enero de 2018  • 11:52

Se llama María Lorena Ramírez y es una joven tarahumara rarámuri de 22 años que sorprendió al mundo del trail running al ganar el ultratrail Cerro Rojo. Lo extraño, en estos tiempos modernos, es que lo hizo sin ningún tipo de equipamiento deportivo ni ropa técnica. ¿La causa? Lorena, fiel a las costumbres de su tribu, corrió con huaraches, las sandalias típicas de su pueblo, y una pollera larga. Y completó los 50 kilómetros en poco menos de 7 horas.

Ramírez se presentó a la competencia junto con su hermano gracias al apoyo de los organizadores del certamen. Tuvieron que viajar mas de dos días por tierra desde su comunidad, en la Ciénega de Norogachi (municipio de Guachochi), hasta el estado de México. Ahí se juntaron con el corredor Leonel Aparicio y ese mismo día recorrieron otras cinco horas en auto hasta el Pueblo Mágico poblano. Al día siguiente, Lorena corrió 50 kilómetros y ganó la competencia.

La familia de Lorena ya ha participado de otras pruebas junto con sus siete hermanos y su padre, Santiago. La ultramaratón de Chihuahua es un ejemplo. Allí, la joven corrió con tres de sus siete hermanos y con su padre, Santiago. Él contó al diario El Universal que corre desde pequeño, igual que su padre y que su abuelo, con la motivación de "ganar", "de no perder" y "de no tener hambre".

Sin embargo, esta no es la primera vez que Lorena se destaca por sus resultados. En 2016, la atleta finalizó segunda en "Caballo blanco', una prueba de 100 kilómetros de duración con uno de los recorridos más complejos del atletismo amateur y compartió el podio con su hermana Matía.

Ramírez, que recibió un premio de 6.000 pesos por su primer puesto en la prueba de 50 kilómetros, que equivale a poco menos de 300 dólares, ganó la prueba: "Sin ningún gel, ni dulces para la energía, ni bastón, ni lentes, ni estos tenis carísimos que todos llevamos para correr en la montaña. Sólo una botellita de agua, su gorra y un paliacate en el cuello", declaró el organizador del evento al diario El País.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?