0

El BCRA bajó apenas la tasa para evitar que el dólar impulse más la inflación

La recortó de 28,75 a 28% y avisó que será cauteloso para ajustar la política monetaria; busca frenar el pase a precios del alza de la divisa; influyeron la presión política y el próximo vencimiento de Lebac
Javier Blanco
0
10 de enero de 2018  

Antes de bajar, ayer el dólar tuvo un nuevo pico en su cotización
Antes de bajar, ayer el dólar tuvo un nuevo pico en su cotización Fuente: Télam

El Banco Central (BCRA) dispuso ayer la primera baja de los últimos trece meses en la tasa de interés de referencia para la economía, al reducirla del 28,75 al 28% anual, una poda inferior a la esperada. El objetivo es evitar que el alza del dólar se traslade a los precios y acelere la inflación.

Así, el presidente de la entidad, Federico Sturzenegger, cumplió el compromiso que había asumido ante el Gobierno de adaptar su política a la flexibilizada meta de inflación y dejó en claro que será él quien defina los tiempos de esa adecuación.

La entidad explicó que será "cautelosa" en la adecuación de la política monetaria a la nueva meta de inflación del 15% anual al sostener que "naturalmente, si se busca una menor velocidad de desinflación que la planeada originalmente, corresponde un sendero menos contractivo que el que antes se preveía".

Sin embargo no obvió las condicionalidades que enfrenta para relajar su política monetaria, al reconocer que se estima "que el IPC de diciembre reflejará el fuerte aumento de precios regulados y cierta incidencia directa de esos precios en la inflación núcleo".

Esta situación había sido advertida últimamente en el mercado, como dejaron ver los movimientos del dólar (que ayer directamente operó a la baja aun cuando justo esa divisa se encareció en el mundo, por una fuerte suba de tasas en Estados Unidos) y de las tasas de interés de corto plazo. De allí que las apuestas, que habían estado jugadas hacia una poda fuerte en la tasa, cambiaron hacia un consenso sobre una "baja simbólica".

La lógica que guió esa conclusión fue la siguiente:

Si el BCRA bajaba en más de 200 puntos, la tasa se exponía a dinamizar la carrera alcista que ensayó el dólar que, al comenzar a impactar sobre los precios, terminaría dando nuevo impulso a la inflación. "Así no solo dilapidaría la ganancia de competitividad cambiaria de las últimas semanas, sino que hasta se podría poner en riesgo el cumplimiento de la nueva meta", explicó el economista de Eco/Go, Federico Furiase.

Ese recorte, al tener impacto sobre el tipo de cambio, dejaría al BCRA mal plantado de cara al vencimiento -la semana que viene- de un tercio de la deuda que tiene asumida en Lebac, exponiéndose al riesgo de que la liquidez liberada terminara alimentando una corrida contra el peso.

Ambos supuestos estuvieron detrás de las señales de reversión que mostró ayer el dólar en la plaza local al cerrar en baja, paradójicamente, justo cuando pasó a subir en el mundo, ante el fuerte aumento de las tasas en Estados Unidos (ver aparte).

Con el recorte de la tasa, el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, cumplió con el "mandato" que le había impuesto el Poder Ejecutivo. Pero, a su vez, se cuidó de no contradecir los criterios básicos que, desde que asumió hace dos años su gestión, divulgó sobre la necesidad de mantener el sesgo contractivo de la política monetaria cuando se convive con un rebrote inflacionario impulsado por los fuertes aumentos de tarifas que dispuso la administración Macri, tras el respaldo conseguido en las elecciones parlamentarias.

"El BCRA hizo lo que tenía que hacer. No tenía espacio para mucho más", juzgó el economista Eduardo Levy Yeyati. "Al bajar en 75 puntos la tasa actuó con la precaución que se necesita si realmente aspira a cumplir la nueva meta", opinó, por su parte, Fausto Spotorno, de la consultora Ferreres.

Repasando lo sucedido, Leonardo Chialva, de Delphos Investment, resumió que "el primer round fue para la Jefatura de Gabinete y el segundo para el BCRA. Veremos qué pasa si hay tercero y ahí el gran miedo es qué pasa si Sturzenegger se pone muy duro".

Para el economista Germán Fermo, el BCRA jugó ayer a "anclar nuevamente expectativas" y si lo logra, el "Gobierno se lo debería agradecer de cara a las paritarias y la política fiscal; ayudarlo tirándole un centro". Esto, desde hoy, debería ayudar para "dormir al dólar, reabriendo al menos dos meses de tranquilidad cambiaria". Su colega Pedro Rabassa, ex economista jefe del BCRA, cree que la entidad lo que hizo fue "calibrar la baja de tasas para evitar saltos en el tipo de cambio que terminan siendo muy costosos". "Para el resto tiene tiempo, las reuniones de política monetaria son cada dos semanas", recordó. "El recorte fue significativamente menor al que el mercado estaba valorando. Ahora creemos que esta película continuará con otra baja de 75 puntos en la próxima reunión de enero y otra de 100 puntos en febrero y de 50 puntos en marzo", proyectó Juan Manuel Pazos, de Puente.

Un camino con condicionalidades

3,7% El temido "pass through"

Aumentó el dólar en solo 4 ruedas y si el recorte de tasas superaba los 200 puntos, la carrera alcista podía seguir. Esto, sumado a la suba del 7,8% que había tenido en diciembre, comenzaba a impactar sobre los precios

36% Los pesos "estacionados"

De la deuda que tiene asumida en Lebac el BCRA vence la semana que viene: son $398.437 millones

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.