"Cuando pase el temblor", la canción de Soda Stereo que anticipó el boom del rock latino

Gustavo Cerati, Charly Alberti y Zeta Bosio a mediados de los 80
Gustavo Cerati, Charly Alberti y Zeta Bosio a mediados de los 80 Fuente: Archivo
El clásico del trío, que fue decisivo para el boom del rock en América latina, está por cumplir 33 años y sigue tan vigente como en sus comienzos
Gabriel Hernando
(0)
11 de enero de 2018  • 07:34

Con su particular y original combinación de carnavalito con sonidos pop y new wave, “Cuando pase el temblor” no sólo es uno de los más grandes y emblemáticos temas de Soda Stereo sino además un auténtico clásico del rock latinoamericano. Incluida en Nada personal, el segundo álbum de estudio del grupo lanzado en 1985, la canción fue elegida como tercer corte de difusión detrás de “Nada personal” y “Juego de seducción”. Sin embargo, muy pronto acaparó la atención del público argentino y latino gracias al novedoso, y muy audaz por cierto (al menos en aquel momento), recurso de fusionar ritmos latinos con la sonoridad del rock internacional, tendencia que algunos años más tarde adoptaría la mayoría de las bandas latinoamericanas, como por ejemplo Café Tacuba.

Inspirado en paisajes del noroeste argentino que había visitado de chico junto a su familia, Gustavo Cerati le fue dando forma al tema y así lo explicó a lo largo de varias entrevistas: “Es un poco una fusión, no forzada, de una especie de reggae con un aire de carnavalito; nos empezó a gustar lo que surgía y me puse a escribir sobre ese lugar que recordaba. Al mismo tiempo, no hacía mucho que había ocurrido un terremoto terrible en México; me impactaba mucho esa noticia, y la relacioné con algo totalmente emocional”.

Es por eso que, más allá de las alusiones telúricas y el caso puntual mexicano, la canción tiene más que ver y hace referencia al temblor emocional, los miedos, las inconsistencias y las inseguridades que suelen envolver a una persona que está atravesando una situación compleja. No obstante, la letra deja entrever un mensaje esperanzador y positivo, abierto a la posibilidad de cambio y de salir del problema que provoca angustia en el protagonista de la historia.

Otro factor que incidió notablemente en el enorme suceso de “Cuando pase el temblor” fue el estreno de su correspondiente video, el primero de una agrupación argentina difundido por la cadena MTV que, hasta ese momento, no le había prestado demasiada atención al rock cantado en castellano. Bajo la dirección de Alfredo Lois, el clip fue rodado en el Pucará de Tilcara, en la provincia de Jujuy, una escenografía más que acertada para reflejar el clima autóctono que destila la canción. El contraste generado entre los parajes polvorientos, los paisajes desolados, los estoicos cardones y la presencia de Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti deambulando entre las ruinas del fuerte, maquillados y con un look un tanto dark, provocó un gran impacto en el público gracias a una estética muy lograda.

Además de la versión original aparecida en Nada Personal (1985), el trío registró otras en vivo y con leves arreglos en los álbumes Ruido blanco (1987), el Unplugged para MTV titulado Comfort y música para volar (1996), El último concierto (1997) y Me verás volver (2007), además del remix incluido en el disco Zona de promesas (1993).

Con el objeto de entrar en el mercado musical anglo parlante, Soda grabó una versión en inglés sólo para difusión y sin lanzamiento comercial. La versión no logró su cometido y está considerada como toda una rareza dentro de su discografía. Por aquellos días, FM Horizonte, que sólo pasaba música en inglés, solía pasar periódicamente la versión.

Mucho se ha hablado de la enorme influencia de la banda argentina en numerosos artistas latinoamericanos. Y precisamente “Cuando pase el temblor” posee particulares versiones, destacándose, entre otras, la mirada bizarra y en tiempo de cumbia electrónica a cargo del ecuatoriano Delfín Quishpe y la más rockera y despojada grabada recientemente en portuñol por Os Paralamas do Sucesso para su flamante álbum Sinais do Sim. De todos modos, y así sea en español, inglés, portugués o en cualquier otro idioma, el sentimiento que transmite aquello de “Hay una grieta en mi corazón/un planeta con desilusión” continúa resonando fuerte en los corazones de los millones de fans que Soda Stereo supo cosechar a lo largo de toda América latina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.